Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

La secuenciación del genoma de la abeja de la miel puede ayudar en la lucha contra el cáncer

Este insecto surgió en África y se expandió por Europa en dos grandes migraciones

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 27 octubre de 2006
Un grupo internacional de científicos ha logrado desentrañar el genoma de la abeja de la miel ("Apis mellifera"). Este hallazgo, publicado en las revistas "Nature" y "Science", además de desvelar que este insecto evolucionó en África, abre la puerta a nuevas investigaciones contra enfermedades como el cáncer.

El equipo de científicos, entre los que se encuentran los españoles Mireia Jord y Miguel A. Peinado, del Instituto de Investigación Oncológica de Hospitalet (Barcelona), ha descubierto en esta abeja un mecanismo implicado en el cáncer, lo que puede convertir a la "A. mellifera" en un modelo para el estudio de esta enfermedad. Este mecanismo se conoce como la metilación del ADN y nunca hasta ahora se había visto en invertebrados.

Todas las abejas tienen un antepasado común en África, según el equipo que ha estudiado el origen geográfico de la especie. "Nuestros análisis indican que la abeja de la miel apareció en África y se expandió por Europa en al menos dos grandes migraciones", dice Charles W. Whitfield, entomólogo de la Universidad de Illinois (EE.UU.). El experto asegura que "las dos poblaciones europeas de abejas son más parecidas a las africanas que entre sí".

Sociabilidad

La abeja -el tercer insecto cuyo genoma ha sido secuenciado, después de la mosca de la fruta y el mosquito de la malaria- tiene una compleja estructura social, que se ordena alrededor de una reina cuyas crías cuidan y alimentan las llamadas obreras. Los científicos quieren descubrir las bases moleculares de esa sociabilidad.

La "A. Mellifera" dispone en su genoma de casi tres veces más receptores olfativos que la mosca de la fruta y el doble que el mosquito de la malaria, pero una séptima parte de los receptores gustativos. Los investigadores creen que se debe a que necesita un buen sistema olfativo para detectar las señales químicas que controlan su comportamiento dentro y fuera de las colmenas y que son la base de su éxito.

Etiquetas:

aveja cáncer genoma

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones