Los neumólogos advierten de la nocividad de los cigarrillos bajos en nicotina y alquitrán

Dicen que los que consumen estos pitillos inhalan más cantidad de estas sustancias de lo que indica la cajetilla
Por mediatrader 25 de abril de 2006

Los cigarrillos que se anuncian como bajos en nicotina y alquitrán son igual de perjudiciales o más que el resto. Lo dice la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), que recuerda que el uso del término «light» en las cajetillas de tabaco ya está prohibido en toda la Unión Europea (UE).

Pese a ello, los fabricantes «siguen dando muestras de querer seguir explotando esta vertiente supuestamente edulcorada del tabaco mediante la presentación en el mercado de nuevas cajetillas que imitan a las anteriores, con el fin de continuar engañando al personal», señala el doctor Carlos Jiménez Ruiz, director de la Unidad de Tabaquismo del Instituto de Salud Pública de la Comunidad de Madrid.

Este experto explica que los cigarrillos bajos en nicotina y alquitrán «no son más saludables, primero, porque sirven para tranquilizar la conciencia de muchos fumadores y retrasar su decisión de dejar de fumar; y segundo, porque quienes los consumen tienden a compensar el cambio inspirando con más intensidad, con lo que aumenta la absorción de las sustancias nocivas presentes en el tabaco».

«La compensación para muchos fumadores consiste en fumar más cigarrillos al día», añade el doctor, para quien la cantidad de nicotina y alquitrán que se inhala durante el consumo de tabaco depende, en efecto, «del número y la fuerza de las caladas, por lo que las personas que fuman estos cigarrillos pretendidamente más suaves, en realidad inhalarían mucha más cantidad de alquitrán y nicotina de lo que indica la etiqueta de la cajetilla».

La conclusión es que los niveles de estas sustancias especificados en los paquetes de cigarrillos «no valen más que el papel sobre el que están escritos», toda vez que «no sólo confunden al consumidor, sino que además subestiman los riesgos y animan a los fumadores preocupados por su salud a cambiarse a estas marcas en vez de quitarse de fumar», denuncia Carlos Jiménez Ruiz.