Medicina alternativa: para cuando la tradicional no funciona

Hay que exigir siempre el respaldo de un médico titulado
Por miren 12 de febrero de 2002

Cuando la medicina tradicional no logra obtener resultados frente a una enfermedad determinada, muchos pacientes y sus familiares recurren al auxilio de remedios llamados alternativos.

¿Qué es?

Cada vez son más las terapias que prometen curar o mejorar una determinada patología con procedimientos que, hasta el momento, han estado al margen de la medicina avalada por la ciencia.

¿Qué es? La llamada medicina natural o alternativa está formada por distintas disciplinas, algunas de ellas milenarias, que tienen un denominador común: todas consideran que cuerpo y mente son un todo sobre el que hay que trabajar el equilibrio para vencer o evitar las enfermedades. O lo que es lo mismo, todas están basadas en la creencia de la capacidad del cuerpo para autocurarse. Sus remedios proceden de la naturaleza: propiedades del aguas, aceites y esencias florales, principios activos de las plantas,… De la relación entre lo físico y lo natural, de los colores y de la música.

Terapias que mueven millonesUna gran mayoría de la población, en España (según datos de la Sociedad Española de Medicina Naturista, uno de cada cuatro ciudadanos hace uso de estas terapias complementarias, que son practicadas en nuestro país por más de 2.000 médicos, a razón de entre 4.000 y 10.000 pesetas por consulta) y en otros países, ha recurrido alguna vez a un terapeuta que no está avalado por las autoridades sanitarias. También la mayoría ha probado o toma habitualmente algún remedio supuestamente curativo que no ha pasado los controles que se exigen a los fármacos. En todo el mundo, la llamada medicina alternativa mueve miles de millones de dólares. En Estados Unidos cada año el 30% de los enfermos que han visitado en un primer momento a un médico tradicional, acaba probando la medicina alternativa. Sólo los productos homeopáticos mueven en ese país 25.000 millones de pesetas al año.

Las más aceptadasEl concepto de Medicina Alternativa agrupa procedimientos muy dispares, pero sólo algunos, como la acupuntura, la quiropráctica o las hierbas medicinales han demostrado su eficacia para tratar diversas patologías. Y de todas ellas, la homeopatía es la más aceptada por el profano, la que goza de mayor crédito entre los médicos y, en definitiva, la principal alternativa a la medicina oficial. Un ejemplo de la aceptación de la farmacopea homeopática lo tenemos en Francia: uno de cada cuatro médicos galos prescribe remedios homeopáticos.

Objetivo: salud con garantías En lo que están de acuerdo unos y otros, defensores y detractores, es que la medicina complementaria debe someterse a una regulación estricta que controle la calidad de sus productos y la preparación de sus profesionales para ofrecer total garantía a los que quieran recurrir a ella.

Cualquiera que sea la opción elegida: homeopatía, naturoterapia, acupuntura, hidroterapia,.. hay que exigir siempre el respaldo de un médico titulado. El objetivo no es otro que garantizar un conocimiento científico. Se trata de saber distinguir entre una cefalea persistente de un tumor cerebral.

Algo está cambiando Un estudio revela que el 80% de los españoles haría uso de estas terapias si estuvieran dentro de la Seguridad Social. Las razones del Ministerio de Sanidad para no incluir estas terapias en la Seguridad Social son tres: no son especialidades acordes a la normativa europea, el real decretos de prestaciones de 1985 no menciona la medicina alternativa y las competencias acreditadoras son de las comunidades autónomas. Sin embargo, algo está cambiando y algunos países ya han incorporado en sus facultades de medicina asignaturas sobre fitoterapia y acupuntura y, en otros, la quiropráctica ya es una carrera universitaria. Incluso los seguros privados y los sistemas sanitarios de gran parte de Europa cubren los tratamientos quiroprácticos prescritos por un especialista. En nuestro país, la medicina naturista cuenta con una vocalía en el Colegio Oficial de Médicos de Valencia, y la propia Universidad valenciana, en colaboración con la de Cuba, organiza un curso específico de postgrado.

Terapias para todos los gustos y dolencias

Las terapias de la medicina natural se pueden dividir en dos grandes grupos: las terapias físicas y las de energía vital. Las primeras incluyen, entre otras disciplinas, la hidroterapia, la fitoterapia y la aromaterapia. Entre las terapias de energía vital destacan la reflexoterapia, la homeopatía y las flores de Bach. Además, hay otra serie de terapias que también están íntimamente relacionadas con la llamada medicina alternativa. Son las terapias de movimiento (yoga, taichi,…) y las terapias psicológicas (de relajación y creativas).

  • Acupuntura. Estimula el sistema nervioso y los órganos internos mediante la aplicación de agujas bajo la piel, que se dejan actuar durante unos minutos (de 5 a 30). Indicada en casos de artrosis y estrés, y como tratamiento preventivo y de ayuda en los primeros estadios de dolor en afecciones agudas.

  • Aromaterapia. Aplicación de aceites esenciales por vía oral, tópica, inhalaciones o baños, con el objeto de conseguir beneficios a nivel mental y emocional.

  • Cromoterapia. Busca provocar reacciones en el organismo a través de las ondas o vibraciones que emiten los colores. El color verde tiene propiedades relajantes y alivia el dolor; el rojo aporta vitalidad y mejora la circulación sanguínea; el azul tiene propiedades sedantes,…

  • Fitoterapia. Cura a través del principio activo de las plantas medicinales, administrado por vía oral en forma de tisana, extracto, fluido o aceite esencial. Útil para tratar síntomas menores (estreñimiento, insomnio,…) o como complemento en dolencias agudas o crónicas (depresiones,…).

  • Flores de Bach. Tratamiento que estimula las emociones positivas y elimina las negativas a través de las propiedades que tienen 38 esencias extraídas de flores o brotes de las plantas. Indicado para tratar miedos, fobias, celos, ansiedad,…
  • Hidroterapia. Aplicación terapéutica del agua (termalismo y talasoterapia), tanto a nivel externo (baños, vapor) como a nivel interno (bebida, inhalación, enemas). Complemento a los tratamientos convencionales en caso de problemas respiratorios, reumáticos, de insomnio,…
  • Homeopatía. Los remedios homeopáticos estimulan el sistema inmunológico con un tipo de medicamentos, hay cerca de 1.500 sustancias homeopáticas, que tienen un efecto similar a la enfermedad o afección que es tratada con ellos. Para la homeopatía “lo igual cura lo igual”, pero en dosis mínimas. Actúa eficazmente frente a las alergias, los dolores de cabeza crónicos, la otitis, la depresión, en procesos alérgicos, etc.
  • Iridiología. Diagnóstico de las enfermedades a través de la observación del iris.
  • Musicoterapia. Utiliza la música (melodías, instrumentos musicales, canto) para estimular el sistema nervioso y favorecer así el estado general del cuerpo o determinados síntomas. Indicado para tratar estados anímicos negativos, estrés, nerviosismo, ansiedad, etc.

  • Osteopatía. Actúa sobre las enfermedades mediante masajes, estiramientos y manipulaciones óseas. Indicada para dolores de espalda, estreñimiento, migrañas, dolores menstruales,…
  • Quiropraxia. Alinea las vértebras y los nervios asociados a ellas mediante la manipulación o presión sobre un punto concreto. Alivia los dolores de cabeza, las inflamaciones de la columna vertebral, los dolores de espalda, etc. Útil en la recuperación de lesiones deportivas o de accidentes.
  • Reflexoterapia podal. Palpación y presión en las terminaciones nerviosas de los pies que reflejan las distintas partes de nuestro organismo. Alivia los dolores más diversos.