Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Muere Jong-wook Lee, director general de la OMS

La obesidad, la promoción de la salud reproductiva y sexual y el acceso de los países pobres a medicamentos genéricos han marcado su mandato

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 22 mayo de 2006
Img jong
Imagen: Valter Campanato/ABr
La inauguración hoy de la Asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha teñido de luto por la muerte la pasada madrugada del director general de este organismo, el surcoreano Jong-wook Lee. La OMS será dirigida a partir de hoy de forma interina por el doctor sueco Anders Nordstrom. Lee, de 61 años, falleció a causa de una embolia cerebral en el Hospital Cantonal de Ginebra, en donde fue ingresado el pasado sábado y sometido a una intervención quirúrgica de urgencia para extraerle un coágulo de sangre. Su muerte se produce en un momento en el que la OMS está sumida en múltiples retos, como el desarrollo de medidas de control ante una eventual pandemia de gripe aviar.

Nacido el 12 de abril de 1945 en Seúl, Lee obtuvo el título de Medicina en la Universidad Nacional de Seúl y un diploma de postgrado en Salud Publica en la Universidad de Hawai. Entró a trabajar en la OMS en 1983 y fue director del Programa Mundial de Vacunas entre 1994 y 1998, cargo en el que llevó a cabo una importante campaña para la erradicación mundial de la poliomielitis.

A continuación fue consejero principal y después representante especial de la entonces directora general de la organización, Gro Harlem Brundtland, antes de convertirse, en diciembre de 2000, en director del Programa contra la Tuberculosis. El 28 de enero de 2003 fue nombrado director general de la OMS en sustitución de Brundtland.

En mayo de 2004 presidió su primera Asamblea Mundial de la Salud, en la que se adoptaron una serie de acuerdos destinados a combatir la obesidad, promover la salud reproductiva y sexual, y garantizar el acceso de los países pobres a medicamentos genéricos.

Sin embargo, no todo fueron parabienes en la carrera del fallecido director general de la OMS. Durante su mandato, que finalizaba en julio de 2008, Jong-wook Lee tomó algunas medidas polémicas, como el despido de 300 trabajadores interinos a lo largo de este año o la decisión de no contratar a fumadores. Asimismo fue implicado por la cadena BBC en un escándalo de vacunas contra el tétanos combinadas con una sustancia abortiva.

Jong-wook centró su actividad en la lucha contra las epidemias

J.M.

Basta echar un vistazo a la agenda de trabajo de la Asamblea General de la OMS, reunida estos días en Ginebra, para concluir que el malogrado Jong-wook Lee había prestado siempre una gran atención a las cuestiones epidémicas. La gripe aviar, la erradicación de la polio o la malaria y el SIDA asumen en dicha agenda un papel relevante, no menos que otras epidemias de origen no infeccioso pero de consecuencias igualmente devastadoras: la ceguera infantil o la desequilibrada nutrición de niños y adolescentes.

Jong-wook capitaneó en su mandato al frente de la OMS una actividad frenética en la lucha contra la malaria. En palabras suyas, «es hora de pasar del qué al cómo». Bajo su mandato, la OMS puso en marcha sistemas homogenizados para monitorizar el estado de la enfermedad en todo el mundo. El Programa Global contra la Malaria, a iniciativa del fallecido director, eliminó las diferencias existentes entre distintas regiones del planeta y coordinó los medios disponibles para hacer frente a la epidemia.

«La malaria es una enfermedad prevenible y controlable», había insistido Jong-wook, por lo que atrajo en su mandato la atención de estamentos y administraciones, incluidos el Banco Mundial o el presidente de EEUU, además de financiadores privados como Bill Gates, fundador de Microsoft, para conseguir compromisos firmes.

«Trabajar juntos en pro de la salud» fue el lema del último informe mundial sobre salud que la OMS elaboró bajo la dirección de Jong-wook. Buscó de manera incesante el flujo de recursos humanos y materiales desde los países ricos a los pobres, ejemplificando la necesidad de semejante colaboración con la epidemia del SIDA. Ante los líderes mundiales reunidos en la cumbre del G8, Jong-wook hizo un llamamiento para que ningún reajuste presupuestario se saldara con falta de suministro de antiretrovirales a los países más necesitados.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones