Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Ponen en marcha una línea de atención telefónica para ayudar a los fumadores a dejar el hábito

Informa sobre los métodos eficaces que existen en el mercado y las unidades públicas de tratamiento

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 12 febrero de 2003
Los expertos estiman que sólo un 2% de los fumadores logra abandonar su adicción al tabaco con la voluntad. Otros lo consiguen inicialmente, pero recaen por no contar con apoyo médico inmediato y constante. Ante esta situación, el Comité de Expertos para una Vida sin Tabaco, en colaboración con el Hospital Carlos III de Madrid, ha puesto en marcha la primera línea de atención telefónica en España para ayudar a los fumadores que deseen abandonar el hábito. La iniciativa quiere ser una herramienta más para los diez millones de fumadores que existen en España, y especialmente para quienes los horarios laborales entorpecen el seguimiento de unas terapias que les permitirían dejar su adicción.

De lunes a viernes y de 9 a 14 horas, el número 901 120 239, permite el acceso a un equipo multidisciplinar del Hospital Carlos III que informa sobre los métodos eficaces y con base científica que existen en el mercado para dejar de fumar, así como de las unidades públicas de tratamiento que hoy funcionan en el Sistema Nacional de Salud (SNS). A mediados de marzo, cuando el servicio funcione plenamente, se ofrecerá también la posibilidad de concertar una primera cita para valorar de forma personalizada al paciente o realizar un cuestionario que permita diseñar un tratamiento a la medida de cada caso.

Pero el objetivo no es sólo ofrecer un abanico de ayudas, sino realizar un seguimiento a distancia de los pacientes que se incluyan en los programas de deshabituación, con o sin la ayuda de fármacos. Contra las recaídas se quiere proporcionar apoyo al paciente con llamadas de control telefónicas. Estas llamadas las realizará el equipo del Hospital Carlos III, desde el momento del abandono y durante los seis primeros meses.

El apoyo en esa fase es esencial, en opinión del doctor José Carreras, responsable de la Unidad de Prevención y Tratamiento del Tabaquismo del Carlos III. "No existen ex fumadores sino fumadores que ya no fuman", asegura. La recaída es fácil porque quien ha tenido contacto con la nicotina "queda marcado morfológicamente" y un nuevo contacto con la sustancia puede devolverle a la adicción. De ahí que los mejores resultados se logren cuanto más intenso sea el tratamiento.

Experiencia pionera

La Unidad de Tabaquismo que dirige la línea 901 también tiene previsto formar a médicos de Atención Primaria para que desde los centros de salud se puedan iniciar los tratamientos y despejar las listas de espera de estas unidades. Sólo la unidad del Hospital Carlos III atiende a 600 fumadores cada año con un equipo de tres personas (un neumólogo, una enfermera y una psicóloga), al que ahora se sumarán los pacientes de la línea 901.

El Plan Nacional de Control del Tabaquismo, que acaba de presentar el Ministerio de Sanidad para los próximos cuatro años, señala la necesidad de implantar este tipo de servicios de información y ayuda al fumador. Existen algunas iniciativas similares en la Comunidad de Madrid, Andalucía y Cataluña, pero de momento la línea presentada ayer es el único servicio de estas características de ámbito nacional.

La eficacia de este tipo de servicios de ayuda telefónica ha sido avalada recientemente en un estudio publicado en la revista médica "New England Journal of Medicine". Los autores del estudio hicieron un seguimiento de una línea telefónica para fumadores, impulsada por la Universidad de California, que ha atendido a más de 100.000 personas desde su puesta en funcionamiento. Entre sus conclusiones se destaca que los tratamientos para dejar de fumar, cuya eficacia ha sido probada, siguen siendo efectivos cuando se aplican a través de este tipo de servicios telefónicos. La experiencia de la Universidad de California se está imitando en otros Estados norteamericanos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones