Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Cáncer de piel

Al menos una de cada cien personas padecerá un melanoma en el futuro

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 31 agosto de 2005

Nadie duda de que el sol es fuente de salud y que la acción de los rayos en la piel favorece tanto un buen estado de ánimo como la producción de vitamina D, que regula, entre otras cosas, la concentración de calcio en los huesos y la sangre. Sin embargo, tomado en exceso puede llegar a causar serios problemas y la aparición de melanomas, un tumor maligno de gran agresividad que, en poco tiempo, puede extenderse a otros órganos del cuerpo. Se calcula que una de cada cien personas padecerá un melanoma en el futuro por no protegerse adecuadamente del sol y sus efectos, pero el afán por estar bronceados aún impera y son muchos los que se exponen al sol sin protección o en las horas de mayor intensidad. Tener la piel clara o gran cantidad de lunares son dos situaciones que favorecen la aparición de un melanoma, aunque también puede darse de forma espontánea, por lo que conviene acudir al dermatólogo ante la menor sospecha.

Tipos de cáncer

En los últimos cien años los casos de cáncer de piel se han multiplicado por doce, sobre todo, en las personas que tienen ahora entre 45 y 65 años. “La generación que no se protegió adecuadamente del sol en la infancia y juventud, probablemente por la desinformación que había, es la que presenta una mayor incidencia debido a las quemaduras que padecieron entonces. Así lo asegura el portavoz de la Academia Española de Dermatología, Miguel Aizpun, quien matiza que la edad de mayor protección frente al sol se sitúa entre los tres y los dieciocho años, “puesto que nunca se debe exponer a un bebé menor de tres años a los rayos del sol”.

Es por esta razón que las posibilidades de desarrollar cáncer de piel o no dependen en gran medida de la actitud de cada persona, puesto que siguiendo unos sencillos consejos se pueden evitar consecuencias, en algunos casos, irreversibles. En este sentido, los dermatólogos distinguen <dos tipos de cáncer de piel: el tipo no melanoma, más frecuente y con un índice de supervivencia alto y el tipo melanoma, menos común y más grave:

Cáncer de tipo NO melanoma. En este grupo se incluyen todos los tumores que no son melanomas y que se dan principalmente entre quienes tienen la piel blanca o han pasado muchas horas expuestos al sol. Lo más frecuente es que se localice en la cara, el cuello, las manos o los brazos, aunque también puede aparecer en cualquier otra parte. Las variedades más habituales son el:

  • Carcinoma de células basales, que se desarrolla en la capa inferior de la epidermis, en zonas que han estado expuestas al sol, como la cabeza y el cuello. Su crecimiento es lento, lo que facilita que no se extienda a otras partes del cuerpo y supone el 75% de los tumores que se diagnostican.
  • Carcinoma de células escamosas, que aparece en las capas intermedias de la epidermis, en zonas que suelen estar expuestas al sol -como la parte superior de la nariz, las orejas, la frente, el labio inferior y el dorso de las manos- o que hayan estado en contacto con productos químicos o sometidas a radioterapia. Supone el 20% de todos los casos de cáncer de piel.
  • Sarcoma de Kaposi, que se localiza en la dermis, aunque también es posible detectarlo en órganos internos. Su diagnóstico es poco frecuente. Los principales afectados son las personas enfermas de Sida y los niños y jóvenes que viven en el África ecuatorial.
  • Linfoma cutáneo, que se crea como consecuencia de la transformación de los linfocitos (células del sistema inmunológico) en células malignas. Su crecimiento es muy lento, puede durar varios años y extenderse mediante los vasos linfáticos hacia el pulmón o el hígado.

Cáncer de tipo melanoma. En este caso, el menos común y más grave, el tumor se origina en los melanocitos o productores de melanina que se encuentran en la epidermis y puede extenderse, a través de la sangre o el sistema linfático, a otras partes del cuerpo. El melanoma surge a partir de un nuevo lunar o de otros ya existentes que cambian de forma o color. Sobre su localización, en los hombres se da con más frecuencia en el tronco, mientras que en las mujeres lo hace en la parte inferior de las piernas. Supone el 4% de todos los tipos de cáncer de piel y a él se deben ocho de cada diez muertes producidas por esta enfermedad.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Síntomas »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones