Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Dolor de cabeza

Las migrañas afectan al 12% de la población y causan cada año más absentismo laboral que la gripe

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 19 diciembre de 2006

Doce de cada cien españoles padece migraña y el 30% de estos afectados sufren tres o más crisis al mes. Además, el 75% de migrañas afecta a adultos de entre 25 y 45 años, la edad más productiva, por lo que esta enfermedad causa cada año más absentismo laboral que dolencias tan comunes como la gripe. El dato puede parecer excesivo, pero no debe extrañar. Hay que tener en cuenta la prevalencia de las cefaleas en la población general, tan alta que es la causa de casi el 30% del total de las consultas realizadas en atención primaria. En 2005 afectó a cerca de 4 millones de españoles, según señala Jordi Matías-Guiu, presidente de la Sociedad Española de Neurología, de los que entre un 4% y 5% las sufrió prácticamente a diario.

¿Quién no ha sufrido alguna vez dolor de cabeza? Los datos señalan que todos, en mayor o menor medida, hemos padecido este desagradable malestar ya que según la Sociedad Española de Neurología, el 90% de los adultos ha padecido cefalea algún día del año anterior. Pero ¿qué es en realidad esta dolencia? ¿Qué causas la provocan? ¿Qué diferencias hay entre un dolor de cabeza y otro? Cefalea, como refiere Exuperio Díez Tejedor, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Universitario La Paz, de Madrid, es un vocablo que proviene del griego y significa literalmente «dolor de cabeza» (cefalos- cabeza; algos-dolor) y engloba todos los dolores que se originan en el cráneo o la cara.

Sin embargo, no todos los dolores son iguales y puede hablarse de dos grandes grupos teniendo en cuenta las causas que los provocan: cefaleas primarias y cefaleas secundarias. Es entre las primeras donde se encuentran los dos tipos de dolor de cabeza más comunes: las cefaleas de tensión y las migrañas. La cefalea de tensión es el tipo de dolor de cabeza más frecuente y la padece un 33% de la población. Es un dolor entre leve y moderado, sordo y opresivo, y su origen está en la tensión de los músculos del cuello, los hombros o la cabeza. Generalmente, suele estar provocada por el cansancio, un exceso de estrés o una postura incorrecta. Este tipo de dolor puede ser episódico y durar desde 30 minutos a 7 días; o tratarse de una cefalea crónica, considerada así cuando se presenta más de 15 días al mes o 180 días al año.

El dolor más frecuente

La migraña es el otro tipo de cefalea que más afecta a los adultos, un trastorno con un alto componente hereditario. La padece un 12% de la población y en la mayoría de ocasiones el principal síntoma es la aparición de dolor en una mitad del cráneo (de donde procede su nombre, hemicrania). Además, es pulsátil, tiene una intensidad de moderada a severa, y es episódica. Generalmente va asociada a otros síntomas como vómitos, náuseas, palidez, fotofobia, hipersensibilidad a los ruidos y a los movimientos?Las crisis suelen durar entre cuatro y 72 horas y sus efectos son tan demoledores que en España es la primera causa de absentismo laboral, por delante de la gripe.

Las crisis de migraña, la cefalea que más afecta a los adultos, suelen durar entre cuatro y 72 horas siendo la primera causa de absentismo laboral

Dentro de las cefaleas primarias se encuentran también la cefalea en acúmulos o las del esfuerzo, la de la actividad sexual...Además, existen cefaleas secundarias, que son aquellas que obedecen a un proceso orgánico (tumor, hematoma o traumatismo, entre otros), o a un proceso infeccioso como la meningitis. Ni unas ni otras tienen, sin embargo, la misma relevancia entre la población que las migrañas o la cefalea de tensión.

Más en las mujeres

Las cefaleas no entienden de sexo, aunque tanto la tensional como la migraña atacan en mayor medida a las mujeres, en el caso de esta última en una proporción de tres mujeres por cada hombre. Entre el 5% y el 10% de las migrañas femeninas guarda una estrecha relación con el síndrome premenstrual, ya que esta cefalea va muy unida al ciclo hormonal de la mujer. Los dolores de cabeza suelen presentarse en las mujeres varios días antes de la llegada de la regla, o bien, durante el período menstrual. Hay mujeres que sufren los dolores de cabeza en la mitad del ciclo y en el momento de la ovulación ya que el nivel de estrógenos fluctúa durante todo el ciclo menstrual, y los dolores de cabeza están relacionados con la caída del nivel de estrógeno. Así, en la mayoría de las mujeres, las hormonas actúan como un precipitante del trastorno, según señala el neurólogo del Hospital Universitario La Paz.

El dolor de cabeza tampoco discrimina por razón de edad y en los últimos años se ha observado un aumento de la prevalencia de las cefaleas en la infancia. Según recoge la Guía Oficial de la Sociedad Española de Neurología, los dolores de cabeza afectan casi a la mitad de los niños (lo padecen entre un 38% y un 46% de menores). El diagnóstico en los niños es muy complicado, ya que no es fácil identificar y valorar los síntomas porque hasta una edad cercana a la pubertad los pequeños no saben describir con exactitud las características del dolor de cabeza, por lo que es necesario guiarse por factores orientativos.

Así, si un niño está muy pálido y sufre vómitos repetidos, puede padecer migraña. Además, muchos de los niños que tienen tendencia a marearse, a partir de la pubertad pueden padecer migraña. En los más pequeños también aparece la cefalea de tensión esporádica en gran medida originadas por sus interminables jornadas, en las que acuden a múltiples actividades extraescolares tras el colegio. El estrés que soportan los adultos y que, de manera inconsciente, se traslada a los niños, puede explicar también el aumento de la cefalea entre los niños.

LA SOLUCIÓN

Los dolores y molestias provocados por cefaleas de tensión y, especialmente, migrañas son de tal calibre que en muchas ocasiones provocan incapacidad para realizar tareas cotidianas. Además, las personas que sufren crisis de migraña, en muchas ocasiones, sólo encuentran alivio cuando se aíslan y permanecen en una habitación a solas y a oscuras. ¿Es posible terminar con este dolor de algún modo? El tratamiento terapéutico de primera línea para las crisis de migraña son los triptanes, que tienen una gran eficacia y quitan el dolor hasta un 70%. Para los casos en que se producen más de dos o tres episodios al mes es necesario utilizar tratamientos preventivos, como antiepilépticos, antidepresivos y betabloqueantes.

Pero, además, pueden seguirse una serie de pautas de comportamiento para tratar de evitar o empeorar los síntomas de estas cefaleas, como intentar identificar el factor que provocan los episodios de migraña, para poder evitarlos o controlarlos en lo posible. Además, es aconsejable evitar situaciones que produzcan estrés, dormir siempre el mismo número de horas y de manera regular, y comer siempre a la misma hora y en cantidades similares. También es conveniente no acudir o permanecer en lugares ruidosos y, en el estudio o trabajo, permanecer en un lugar que tenga buena ventilación, con una temperatura agradable, sin ruidos y con buena iluminación, además de alternar períodos de trabajo con pequeños períodos de relajación.

En ocasiones existen alimentos que pueden ser responsables de que se desencadene una cefalea, por lo que controlar la dieta es también importante. Pueden favorecer el dolor de cabeza los alimentos con alto contenido en tiramina, histamina, fenilalanina o flavoniodes fenólicos, entre los que se encuentran el chocolate (histamina, tiramina), los quesos fermentados (histamina, tiramina), los cítricos y plátanos, el marisco, las carnes rojas y las procesadas que tengan nitrato sódico (fiambres, salchichas o beicon), el vino tinto, la cerveza, la cafeína, los frutos secos como las nueces y cacahuetes, y la mayor parte de conservantes o aromatizantes. Por otro lado, existen alimentos pobres en tiramina, que pueden evitar la aparición de migrañas, como el consumo de carnes y pescados frescos, de huevos, sopas, verduras, frutas, leche fresca, legumbres y féculas.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones