Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Liposucción

No es un tratamiento para perder peso y, como cualquier intervención quirúrgica, no está exenta de riesgos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 10 junio de 2005

La liposucción es, junto al aumento de mamas, la intervención más demandada de cirugía estética en nuestro país, donde más de 100.000 personas se someten a este tipo de operación cada año, muy a menudo sin conocer los riesgos que conlleva. Para reducir las posibilidad de complicaciones y solventarlas si surgen, este tipo de operaciones únicamente se deben practicar en hospitales, con personal médico, y asegurándose la presencia de un anestesista durante toda la intervención. En cuanto al coste, siempre hay que solicitar presupuestos cerrados.

Lipoescultura, lipoaspiración

Liposucción, lipoaspiración o lipoescultura son denominaciones de la misma técnica, aclara el presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), José Manuel Pérez-Macías. Algunos también se refieren a la aspiración de los cúmulos de grasa localizados en diferentes áreas del cuerpo como lipomodeling o refining. “Son maneras de ‘vender’ la misma cosa”, explica la doctora Anna Agustí, cirujana estética de la clínica Teknon de Barcelona.

/imgs/2006/10/liposuccion2.jpg

La liposucción es, junto al aumento de mamas, la reina de las intervenciones de la cirugía estética, según el cirujano estético Jesús Benito Ruiz. “Está indicada sobre todo para el tratamiento de zonas con exceso de grasa que no responden a dieta y ejercicio”, asegura. Este especialista, que opera en el Clinic de Barcelona y en el Institut Universitari Dexeus, insiste en que “no es un tratamiento de adelgazamiento” y en que su aplicación “reduce volumen, no peso”.

Este tipo de técnica se puede realizar en el abdomen (abdominoplastia), muslos, nalgas, brazos, rodillas, entrepiernas, pantorrillas, tobillos, caderas, mamas en los hombres y también en la cara. La intervención suele durar entre una y tres horas. Pero, “no se debe practicar en consultas”, aclara el doctor Benito, porque se precisan unas mínimas condiciones de asepsia. Y cualquier hospital o clínica privada puede practicar técnicas de liposucción si tiene autorización para llevar a cabo otro tipo de intervenciones quirúrgicas. Pero no está indicada para personas con obesidad como tratamiento único; las personas obesas deben adelgazar mediante dieta y ejercicio No está indicada para quienes padecen obesidad como tratamiento único; las personas obesas deben adelgazar mediante dieta y ejercicio . Esta es la opinión generalizada entre los especialistas. “Como cualquier intervención quirúrgica no está exenta de riesgos”, remacha el presidente de la SECPRE.

“La liposucción tiene indudables ventajas estéticas y por ello se demanda cada día más. Es una técnica genial”, afirma la doctora Agustí, mientras asegura que si se extrae la grasa acumulada en los trocánteres (pistoleras o cartucheras) ésta no se vuelve a reproducir más, aunque no ocurre lo mismo con los “michelines” de los flancos, (cintura) o el abdomen.

La lipoescultura con fines estéticos no está incluida dentro del catálogo de prestaciones de la Seguridad Social.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones