Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Litiasis renal

La formación de "piedras" en los riñones es una dolorosa enfermedad que puede evitarse con una dieta equilibrada y mediante la práctica de ejercicio físico

Las piedras en el riñón son acúmulos en las vías urinarias de productos cálcicos o ácido úrico, sustancias que de ordinario se disuelven en la orina. Se trata de una afección muy dolorosa, que afecta al 5% de la población española al menos una vez en la vida, y que siempre debe ser tratada por un profesional de la Medicina. Para intentar evitar su aparición, que aumenta cada año de manera significativa en los países desarrollados, es conveniente practicar ejercicio físico con regularidad y seguir una dieta sana y variada.

Origen de los cálculos

La litiasis renal, nombre científico de las conocidas popularmente como “piedras” en el riñón, son un mal conocido desde hace 7.000 años de antigüedad, tal y como demuestran las pruebas realizadas a un esqueleto del Antiguo Egipto que padecía esta dolencia. La dolorosa enfermedad (la expulsión de las piedras es más temida que un parto), consiste en la formación de productos cálcicos o ácido úrico en las vías urinarias. De manera habitual el organismo los elimina disueltos en la orina junto con otros residuos. Cuando estas sustancias no se disuelven, este material precipita y se forman acúmulos conocidos como cálculos renales. El doctor Jesús Cebollada Muro, jefe de servicio de Nefrología del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza, señala que la acumulación de estos productos puede originarse por dos causas:

  • Por saturación: Cuando hay mucha cantidad de esas sustancias en la orina.
  • Por déficit de disolución: Cuando no se eliminan de manera adecuada. No se disuelven bien al existir alteración en el medio ácido de la orina. La orina hace normalmente de efecto tampón, ya que su ph (pH) ácido facilita que se disuelvan muchos de estos componentes.

Los temidos cálculos pueden pertenecer a dos grandes grupos, según sea su componente mayoritario, explica el nefrólogo:

  • Cálculos producidos por exceso de calcio: El calcio aparece normalmente en forma de fosfatos, y se encuentra disuelto en la orina. Bien por exceso de calcio o debido a la alteración del medio ácido de la orina, el calcio precipita y produce la formación de “piedras”. Se producen por un exceso en el consumo de productos que contienen una notable concentración de calcio, como leche, queso, moluscos, espárragos, puerros, e incluso chocolate. También por defectos congénitos que aumentan la expulsión o dificultan la disolución del calcio, aunque se trata de casos más raros.
  • Cálculos provocados por ácido úrico: El urato sódico se transforma en la orina en ácido úrico. Estos cálculos están producido, generalmente, por un consumo excesivo de carnes, mariscos, vísceras, bebidas alcohólicas, embutidos, tabasco?

Además, existen otras sustancias que están presentes en la orina como el oxalato de cal que normalmente no producen formación de piedras. Sin embargo, sí contribuyen a empeorar el cuadro de la enfermedad, ya que se trata de pequeños cristales en forma de dobles pirámides que favorecen la formación de la piedra y dificultan la expulsión del cálculo.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Síntomas »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones