Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Marearse en los viajes

Palidez, sudoración, náuseas, fatiga, debilidad y nerviosismo son algunos de los síntomas del mareo que pueden condicionar un viaje

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 3 junio de 2004
Img mareo coche Imagen: Mariah

Ante la decisión de emprender un viaje, el mareo, o cinetosis, determina en más de una ocasión el destino final, según el transporte que se requiera. Este trastorno, que de manera habitual se acompaña de náuseas, malestar general e, incluso, vómitos, se debe a una pérdida de equilibrio provocada por el movimiento externo. Aunque son muchos los productos farmacéuticos destinados a evitar esta situación (chicles, pastillas, parches…) no todos garantizan su eficacia. Los médicos aconsejan medidas como no comer en exceso antes de iniciar el viaje, no leer y evitar las altas temperaturas, entre otras.

Las causas del mareo

/imgs/2011/04/mareo-coche1.jpg

Está comprobado que la mayoría de los pasajeros que viajan en un barco que navega con marejada se marean y tienen ganas de vomitar, en caso de no estar preparados o entrenados para ello. Es lo que, en términos médicos, se conoce como “cinetosis” y está causado por la falta de coordinación en la información que recibe el órgano del equilibrio desde sus diferentes fuentes: la vista, el oído y el sistema osteomuscular. El cerebro percibe el movimiento a través de las señales del oído interno, los ojos, los músculos y las articulaciones. Cuando estas señales no coinciden, es posible sentir el mareo. En el caso de un barco, el oído interno percibe el movimiento, pero los ojos no. Esto causa una pérdida de orientación y equilibrio.

El jefe del servicio de Otorrinolaringología del hospital de Txagorritxu de Vitoria, Enrique Rodríguez, explica la razón de esta sensación cuando se viaja en diferentes medios de transporte: “En el oído interno están los líquidos de los canales laberínticos, que se conoce como laberinto. Es una estructura anatómica que mantiene el equilibrio en el ser humano. Cuando hay un movimiento, esos líquidos también se mueven y provocan el mareo”.

La cinetosis mantenida puede provocar hipotensión arterial y deshidratación, además de agravar el estado de personas con otras enfermedades

Esa sensación comienza siempre con los mismos síntomas: palidez, sudoración, salivación, náuseas, fatiga, aerofagia, vértigo, vómito, debilidad o somnolencia, nerviosismo, aprensión u otras alteraciones. Algunas personas sufren todos ellos a la vez y otras, solo alguno de forma aislada. Pero, ¿por qué en las mismas circunstancias unos se marean mucho y otros no se alteran en absoluto? Depende de la sensibilidad de cada individuo, que es muy variable. Los estímulos visuales (el horizonte en movimiento), la mala ventilación y factores emocionales (ansiedad) actúan junto con el movimiento y precipitan un episodio.

“Es evidente que algunas personas son más susceptibles porque en el tema del equilibrio hay un elemento congénito muy importante, puesto que hay un aprendizaje infantil. Desde pequeños se aprende a integrar y asimilar cómo llega al órgano del equilibrio la información de cada fuente en cada momento”, comenta Antón Digón, neurólogo del hospital Santiago de Vitoria.

Los enfermos del oído también tienen más sensibilidad. Según explica el especialista en otorrinolaringología, “la tolerancia depende de la persona, aunque esté sana. Ocurre lo mismo que con los problemas de estómago: hay quien puede comer de todo y a quien todo le sienta mal. En cuanto al mareo, hay personas que lo sufren con mayor frecuencia porque tienen una sensibilidad aumentada en el laberinto”.

Se debe tener en cuenta que una situación de cinetosis mantenida puede provocar hipotensión arterial, deshidratación, inanición y depresión, además de agravar el estado de personas con otras enfermedades.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones