Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Tomar una aspirina reduce en un 30% el riesgo de sufrir el síndrome de la clase turista

Investigadores españoles han elaborado un documento con recomendaciones para evitar la trombosis del viajero

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 19 mayo de 2003
Realizar vuelos de más de tres horas puede provocar la aparición del temido síndrome de la clase turista, una patología desconocida hasta hace unos años pero cuya incidencia aumenta en la medida en que crece el número de personas que viajan en avión. Sin embargo, este cuadro, que aparece por estar inmóvil mucho tiempo, no es privativo de los pasajeros que realizan trayectos aéreos, ya que también afecta a quienes se desplazan en coche o en autobús y, en consecuencia, están mucho tiempo sin moverse.

El ambiente seco, la inmovilidad de las extremidades, los asientos estrechos y sin amplitud, así como la deshidratación constituyen factores que pueden producir la obstrucción del flujo sanguíneo debido a la presión que se ejerce sobre las venas. Al dificultarse la circulación de la sangre, aumenta la formación de coágulos capaces de generar episodios de trombosis venosa profunda y que, incluso, resultan mortales cuando el trombo invade los pulmones. No obstante, la mayoría de los trombos desaparecen en cuanto la persona se pone de pie y empieza a caminar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) inició en 2002 un estudio para precisar la relación entre la trombosis venosa profunda y los vuelos en avión de larga duración. Hasta que se disponga de una información más completa y detallada -las investigaciones se prolongarán hasta el 2006-, especialistas españoles pertenecientes a la Fundación para el Estudio y Prevención de Enfermedades de las Venas (FESPREV) han elaborado un documento que contiene algunas recomendaciones básicas.

Mover las piernas cada cierto tiempo realizando contracciones que faciliten la circulación, dar vueltas por el pasillo, beber suficiente agua para evitar la deshidratación, llevar ropa cómoda y los zapatos desabrochados, evitar el alcohol y las bebidas con cafeína, y no cruzar las piernas si se va a dormir, son los principales consejos facilitados por los expertos médicos.

Tomar aspirina

El ácido acetilsalicílico o aspirina desempeña también un papel importante en la prevención de este síndrome, y así lo asegura Farol Kahn, responsable del Instituto para la Salud en la Aviación del Reino Unido: "Es aconsejable ingerir aspirina antes de tomar el vuelo y durante dos o tres días después del mismo, ya que el riesgo de padecer una trombosis se reduce hasta en un tercio como mínimo".

Esta idea es corroborada por un estudio realizado en Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Suecia y Reino Unido a 17.000 pacientes de hospitales, que concluye que bajas dosis de este medicamento pueden reducir en un 30% el riesgo de sufrir una trombosis venosa aguda.

La trombosis del viajero fue descrita por primera vez en una revista médica en 1968, aunque el término síndrome de la clase turista no apareció hasta 1998.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones