Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Un nuevo implante permite la recuperación total de las fracturas localizadas en el talón

El tratamiento que se realizaba hasta ahora se basaba en una cirugía abierta agresiva y con una tasa alta de complicaciones

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 12 marzo de 2006
Un implante patentado en España permite una recuperación total de las fracturas localizadas en el calcáneo, un hueso que se encuentra en el talón y cuya rotura suele estar vinculada a accidentes de tráfico y, en mayor medida, a los laborales, sobre todo a caídas desde andamios o alturas elevadas. Las lesiones de esta estructura ósea constituyen el 2% del total de fracturas que se diagnostican cada año en España y, hasta ahora, su tratamiento se basaba en una cirugía abierta bastante agresiva y con una alta tasa de complicaciones.

El doctor Felipe López-Oliva es el responsable de esta nueva fórmula. Ahora ocupa el cargo de director médico de la mutua de accidentes de trabajo Fremap, pero como especialista en traumatología cada año se enfrenta a entre 300 y 400 fracturas graves de este hueso. "El porcentaje de pacientes que arrastraban problemas e incluso se veían obligados a pedir la baja laboral de por vida era del 60%. Ahora, las personas que han sido tratadas con esta técnica se recuperan totalmente en apenas seis meses", afirmó López-Oliva.

El calcáneo es uno de los huesos más importantes del talón, porque representa una zona de apoyo crucial sobre la que, de hecho, aplicamos la fuerza de despegue a través del tendón de Aquiles para caminar, correr o saltar. Se trata de un sistema de cirugía ósea basado en un concepto que persigue una doble finalidad. Por un lado, un implante (el clavo y dos tornillos) y, por otro, una guía de aplicación, que permiten reconstruir de forma natural el pie y la anulación del movimiento de la articulación dañada.

El implante está fabricado en acero de alta resistencia y consta de tres componentes básicos. El clavo se sitúa en la zona posterior del calcáneo fracturado y los dos tornillos que lo acompañan sirven para fijarlo con el hueso inmediatamente superior, el astrágalo. "La verdad es que existen muchas ventajas, pero cabe destacar que la intervención es viable en roturas cerradas y abiertas", señaló López-Oliva. Además, permite una cirugía poco invasiva practicada con anestesia local y que se lleva a cabo mediante tres pequeñas incisiones en la piel.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones