Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

¿Escayolado en verano? Claves para mantener perfecto el yeso (y tus huesos)

Nunca hay que humedecer la escayola ni introducir objetos entre el yeso y la piel, pues pueden hacerse heridas que quedarán ocultas y podrían infectarse

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 17 julio de 2019

Una caída con el patinete que termina con un brazo roto o un mal paso que provoca un esguince de tobillo te conducen directamente a urgencias, y lo más probable que a una escayola en la extremidad afectada. ¡Y en verano! Siempre es mal momento para llevar un yeso, pero en los meses más calurosos, cuando apetece darse un baño y además tienes vacaciones, sienta aún peor. Para que la escayola se mantenga intacta y cumpla su función inmovilizadora, debes seguir algunos consejos como nunca humedecerla ni introducir ningún objeto entre la escayola y la piel. También debes mantener la extremidad en alto y mover los dedos con frecuencia. Estos cuidados, y más que te contamos ahora, te ayudarán a disfrutar del verano y hacer vida normal a pesar de estar escayolado.

Si te fracturas un hueso, te escayolan y quieres recuperarte, deberás cumplir todas las recomendaciones del traumatólogo. Algo que no todos los pacientes hacen, según reconoce Benjamín García González, médico especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital San Rafael de Madrid. Explica que "los niños se suelen comportar mejor que muchos adultos a la hora de seguir las indicaciones" y asegura que se debería "concienciar a los adultos de la importancia y objetivos de la inmovilización prescrita". Pequeños y mayores deben seguir algunos consejos clave, como los que exponemos en las siguientes líneas.

Clave 1. ¡No mojes la escayola!

Tener una escayola no es incompatible con pasar unas vacaciones en la playa o ir a la piscina. Pero "sí lo es con bañarse, porque si se humedece, se deteriora y pierde su función de inmovilización", aclara el especialista de San Rafael. Por eso, si tienes la pierna escayolada, puedes pasar el día en la playa desde la sombrilla y, si has tenido mejor suerte y es un brazo o una muñeca, al menos podrás meter los pies en el agua y pasear por la orilla. Pero nunca sumergirte ni mojar el yeso.

Imagen: Rachel Gardner

Tampoco puedes mojarla para ducharte. Respecto a la higiene personal, es mejor que te des un baño, y no una ducha, además de utilizar siempre un plástico protector (los venden en tiendas de ortopedia o farmacias, para piernas, brazos, de diferentes tallas...). Pero debes mantener la escayola fuera del agua. Y si hay que bañar a niños pequeños o a personas muy mayores, lo mejor es limpiarlos con la ayuda de una esponja.

Clave 2. Si te pica... ¡no te rasques!

Es muy habitual que al tener una escayola sientas picor. Pero ¡ni se te ocurra intentar rascarse! No es adecuado introducir ningún objeto (aguja de punto, lápices, etc.) por la escayola, "dado que podemos producir lesiones cutáneas", señala el doctor García. Estas heridas se pueden infectar y no podrá verse hasta la retirada de la escayola, cuando quizás ya estén en peor estado.

Si el yeso se humedece, se deteriora y pierde su función de inmovilización

Entonces, ¿qué hacer para aliviar el picor? "En casos puntuales, podrían tomarse antihistamínicos", indica el traumatólogo, pero además se puede echar un poco de aire frío con el secador o dar unos pequeños golpecitos en la escayola para intentar reducir la comezón.

Imagen: sferrario1968

Clave 3. ¡Arriba las manos! (y los pies)

En verano, a veces, los pies se pueden inflamar por el calor. ¿Qué hacer? Sencillo: "hay que elevar el miembro afectado y mover los dedos del pie o la mano, pues estimula la circulación de retorno", asegura el traumatólogo. En realidad, no solo debes mantener en alto pie o brazo si los sientes hinchados por el calor; siempre que estés inmovilizado con una escayola debes colocar manos y pies en alto durante ratos. La pierna puedes ponerla sobre cojines y almohadones, un poco más elevada que el corazón y, en caso de tener un brazo o mano escayolados, conviene llevar el brazo sujeto con un cabestrillo a la altura del pecho.

Asimismo, hay que mover los dedos de pies y manos varias veces al día para facilitar el drenaje de la sangre acumulada, y también es recomendable aplicar frío sobre la escayola, con una protección (trapo, toallita, etc.)

Clave 4. Mantén limpia la escayola y no la recortes nunca

Hay que tratar de mantener la escayola lo más limpia posible e intentar que nada "se cuele" dentro. Sí se puede decorar con pegatinas, dibujos, firmas (algo que gusta mucho a los pequeños)... pero siempre que no suponga deformar el yeso.

Asimismo, si ves un borde irregular -que puede hacer una herida- "no has de recortarlo por tu cuenta". Vuelve a urgencias para que lo rebajen o bien coloca una tirita para que ese pico no dañe la piel. Tampoco debes nunca recortar para estar más cómodo o mover mejor los dedos, puesto que los especialistas la han colocado de ese modo por algo. Si te molestan los dedos, acude de nuevo a la consulta, "donde valorarán qué se debe hacer en cada caso".

Motivos de alarma si llevas escayola

Hay algunos signos a los que debes estar atento en caso de estar escayolado. Si observas alguno de estos, acude al médico lo antes posible:

  • Dedos hinchados. Deben estar igual que los del otro pie o mano. Si están mucho más hinchados y tras moverlos, o ponerlos en alto no mejoran, hay que ir a urgencias.
  • Dedos fríos, morados o azulados. Los dedos deben tener mismo color y temperatura que el resto del cuerpo. No conviene pintarse las uñas, pues hay que observar si los dedos se ponen azulados. Si es así, hay que acudir a urgencias.

  • Manchas oscuras bajo el yeso o mal olor. Pueden indicar que hay una herida infectada debajo de la escayola, que está supurando.

  • Imposibilidad de mover los dedos o insensibilidad. Hay que mover los dedos de la extremidad afectada varias veces al día. Si no se puede, se debe ir al médico. Si la zona está «dormida» o insensible, también es necesario acudir a urgencias.

  • Mucho dolor. Si sientes mucho dolor, que no remite con analgésicos, debes ir al médico.

  • Fiebre sin causa. Hay que ir a urgencias de inmediato.

Etiquetas:

hueso

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto