Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Derechos humanos

Acogida de menores en Navidad

En la actualidad en España más de 15.000 niños crecen en residencias esperando una familia de acogida

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 22 diciembre de 2015

El acogimiento sigue siendo un gran desconocido en nuestro país, pero es un recurso que evita la institucionalización de niños cuyos padres, por circunstancias personales o sociales, no pueden hacerse cargo de ellos de forma temporal o permanente. Las Navidades son un periodo en el que se dan más acogimientos temporales y que favorece que los pequeños sientan el calor de una familia en unas fechas tan especiales. Este artículo muestra la realidad del acogimiento en España y cómo durante la Navidad también se pueden acoger a menors procedentes de los orfanatos de Ucrania.

Imagen: hoyasmeg

Modalidades de acogimiento familiar

Hay centros de acogida de menores que se hacen cargo de la educación y la comida de niños cuyos padres no pueden hacerlo de forma temporal o permanente. Pero todos ellos necesitan un cariño personalizado y sentir el abrazo y el beso de una familia. De ahí surge el acogimiento.

La legislación española recoge tres modalidades de acogimiento familiar:

  • El acogimiento simple tiene un carácter temporal cuya finalidad es el retorno del pequeño con su familia de origen.
  • El acogimiento permanente trata de garantizar al menor una continuidad y estabilidad en la familia acogedora, dado que no es posible el retorno con la familia de origen por la gravedad de los problemas en la misma.
  • El acogimiento preadoptivo tiene como finalidad la adopción, lo que implica la ruptura de los vínculos legales con su familia de origen.
  • Cómo se puede colaborar

    Se puede colaborar acogiendo a un niño de forma permanente, temporal o como paso previo a una adopción. También se puede ayudar a través de la acogida durante los fines de semana y vacaciones de verano o Navidad.

    Es lo que hace la Asociación Asistencia a la Infancia. Formada por un grupo de familias aragonesas, se constituyeron para mejorar las condiciones de vida de los menores afectados por el gran desastre de Chernóbil. Ayudan mediante el envío de materiales de primera necesidad y económicamente, pero también con acogimientos temporales no preadoptivos durante los meses de verano y en Navidad. La semana pasada llegaron a Barbastro, Huesca y Zaragoza un grupo de pequeños que pasarán estas fiestas con sus familias de acogida.

    La Fundación Acrescere organiza diferentes jornadas y charlas informativas dentro de la campaña "Ningún Menor sin Familia" para dar a conocer y promover el acogimiento familiar de los menores.

    A través de ASEAF, Asociación Estatal de Acogimiento Familiar, se pueden conocer otras asociaciones en España dedicadas al acogimiento familiar en las diferentes comunidades autónomas.

    Responsabilidades de la persona o familia acogedora

    La acogida conlleva una serie de responsabilidades para la familia que ha de asumir y que conviene conocer de antemano teniendo en cuenta que el bienestar de los pequeños es el principal interés.

    Como persona o familia acogedora se espera una actitud generosa y una entrega humana. La intención es que los niños pasen unos días en un espacio en paz, con un clima de respeto y evitando posturas paternalistas.

    Es importante conocer las circunstancias personales del niño

    Por supuesto, hay que entender que es una ayuda gratuita y desinteresada por la que no se espera ningún tipo de compensación material. A las familias que acogen en Navidad se les pide que asuman el coste del traslado y su estancia.

    Es importante conocer la situación en la que llega el niño y tener en cuenta sus circunstancias personales. Atendiendo a sus necesidades, también se le informará con amabilidad de los hábitos familiares para integrarle y hacer que se sienta como uno más.

    Aunque a veces el periodo de acogimiento sea breve, es importante fomentar en los menores la superación personal y la autonomía y, por supuesto, ser pacientes al esperar resultados de las acciones realizadas.

    Además, en el caso de los programas de acogimiento de menores en Navidad, se promueve que las familias mantengan el contacto durante todo el año, se interesen por sus estudios e incluso puedan ir a visitarlos a su ciudad.

    Ideas clave sobre el acogimiento de menores

  • Cualquier persona o familia que cumpla los requisitos establecidos según cada comunidad autónoma puede acoger a un niño. Entre ellos están tener medios de vida estables y suficientes; salud que no dificulte el cuidado del menor; capacidad para cubrir sus necesidades de desarrollo; respeto hacia la historia del pequeño; e implicación y participación en el seguimiento.
  • Los niños que necesitan una familia son de todas las edades y de cualquier raza. Algunos poseen características que hacen más difícil encontrar un acogimiento, bien porque son mayores de ocho años, pertenecen a grupos de hermanos, están enfermos o tienen alguna discapacidad.
  • No se recibe ningún apoyo económico por acoger a un menor. La acogida es un acto de generosidad y solo en algunas comunidades autónomas ofrecen ayudas económicas en función de la atención sanitaria o educativa que pueda necesitar.
  • Las asociaciones que intervienen en el acogimiento ofrecen cursos de preparación y asesoramiento de profesionales como psicólogos, trabajadores sociales, abogados y educadores. Incluso favorecen el contacto con otras familias acogedoras.
  • Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

    Te puede interesar:

    Infografías | Fotografías | Investigaciones