Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Hardware

Bluetooth, adiós a los cables en las distancias cortas

Sustituye a la mayoría de los engorrosos cables de un ordenador o aparato electrónico

Unir e interactuar

Hablar de Bluetooth es hacerlo de unificación. Traducido al castellano, Bluetooth significa “Diente Azul”, el apodo de un rey vikingo que, en el siglo X, logró unir políticamente bajo su reinado a Dinamarca y Noruega, ambas separadas por el mar. Al igual que este rey, Bluetooth une y conecta distintos dispositivos entre sí de forma inalámbrica, solventando uno de los problemas que la vida digital provoca: la masiva proliferación de cables.

El problema del exceso de cables no es nuevo. Disponer de un ordenador normal, con ratón, teclado, altavoces y una impresora supone que más de cinco cables llenen el espacio útil sobre la mesa o debajo de ella. La incomodidad que provoca una situación así, y más ante la falta de espacio, se hace casi impracticable si a ello le sumamos un escáner, un módem o router ADSL o el cable sincronizador de la PDA (ordenador de mano).

Además, la gran mayoría de cables sólo tienen un uso, y no funcionan para unirse a otro periférico. Se hace necesario encontrar una solución a esta selva de cables. Aquí es donde Bluetooth entra en juego. Consiste en un estándar de comunicaciones a través de ondas de radio de muy corto alcance, que permite a cualquier dispositivo electrónico comunicarse con otros tal y como lo harían si estuviesen unidos por un cable físico. Es un estándar abierto, documentado y dirigido por el “Bluetooth Special Interest Group” (SIG), una asociación de empresas de informática, automoción, telecomunicaciones, etc. Para poder usar Bluetooth sólo hace falta disponer de un chip o pequeña tarjeta instalada en cada dispositivo.

Si utilizan el estándar Bluetooth, el teclado, el ratón, la impresora, o los altavoces, por ejemplo, se comunican con el ordenador sin necesidad de la conexión física de un cable, liberando espacio y evitando incomodidades. Esta comunicación se realiza llenando una parte del espectro radioeléctrico libre, (las frecuencias de 2.45 gigahercios). Aunque tiene un corto alcance; no suele superar los diez metros, es una distancia más que suficiente para interconectar dispositivos domésticos entre sí.

Además de evitar el uso de cables, Bluetooth aporta sencillez de uso: sólo hay que acercar físicamente los dispositivos equipados con esta tecnología para que todo funcione correctamente, sin necesidad de intervención humana. Por ejemplo, acercando el PDA al ordenador, ambos se conectan automáticamente, pudiendo sincronizar la agenda o descargar el correo. Y si se acerca el PDA a un coche equipado con un ordenador Bluetooth, también se conectan automáticamente: a través del PDA es posible abrir las puertas del coche, encender las luces, conocer el estado del depósito de gasolina, etc.

Para disponer de Bluetooth es necesario que el dispositivo o periférico lo lleve incorporado por defecto (normalmente suele ser una pequeña tarjeta o chip ya integrado en el dispositivo). En la gran mayoría de los casos, si Bluetooth no viene por defecto, ya no será posible añadírselo. Así, por ejemplo, a la hora de adquirir un teclado hay que asegurarse de que entre sus características figure Bluetooth. Si no cuenta con esta tecnología, ya no será posible añadirla. Sin embargo, a un ordenador personal sí que se le puede añadir Bluetooth a posteriori, comprando para ello una pequeña tarjeta (normalmente con conexión USB y cuyo precio ronda los 30 euros) y conectádola al PC.

En la actualidad se calcula que existen cerca de 200 millones de dispositivos Bluetooth en el mundo, con un alto ritmo de crecimiento. Según Gartner, una firma de investigación de mercados, para finales de 2004 serán más de 350 millones.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones