Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Hardware

Enredados con los cables

Cuando el teléfono móvil, el reproductor MP3, la cámara digital y otros aparatos tienen cables con clavijas diferentes, es hora de poner orden

img_clavijasp

En los
viajes a países extranjeros se puede comprobar cómo
enchufar el secador o la afeitadora no es un asunto trivial, sobre
todo cuando la forma de los enchufes no coincide. Algo parecido
ocurre con los aparatos electrónicos, principalmente con
aquéllos que se conectan a un ordenador, ya que obligan a los
usuarios a llevar encima docenas de cables y adaptadores.

Hace diez años, la parte trasera de un ordenador personal era un inmenso lío de cables. El cable paralelo para la impresora y el escáner; el cable serie para el módem y el PDA; el cable PS2 para el ratón y el teclado; los cables de sonido para los altavoces y el micrófono... Cada uno con una clavija diferente.

Afortunadamente llegó el cable USB. Un solo tipo de enchufe que permitiría conectar cualquier dispositivo: impresoras, escáneres, cámaras digitales, discos externos. Rápido en la transferencia de datos. Además, con un enchufe múltiple (también llamado 'hub') se pueden conectar varios aparatos a un solo puerto. Se acabaron las peleas con los cables, ¿cierto? Pues no.

USB, no tan universal

Un lado del cable estaba claro: la clavija que tenía que entrar en el puerto USB del ordenador, lo que se llama conector USB A. Pero el otro lado, llamado B, quedó a disposición de los fabricantes. Así, la clavija que se conecta a la cámara digital es diferente de la clavija de la impresora, a su vez diferente de la del reproductor MP3, y así sucesivamente.

Esto significa cargar con un cable diferente para cada dispositivo. Los fabricantes pueden vender accesorios que sólo son compatibles con un modelo determinado, y surge un boyante mercado alrededor.

No obstante, hay algunos conectores USB que son estándar, y son los que se deben buscar a la hora de comprar un nuevo aparato:

  • USB B estándar: es el que tiene cable USB en el lado de la impresora, pero también se utiliza en otros dispositivos, como discos duros externos. La desventaja es el tamaño, demasiado voluminoso para aparatos pequeños.

  • Mini USB: por su tamaño más reducido, se encuentra en muchas cámaras fotográficas, discos duros externos, PDA, teléfonos móviles y reproductores MP3.

La ventaja de estos cables estándar es que basta con llevar uno para conectar todos los aparatos que tengan la misma clavija.

FireWire

Al mismo tiempo que USB apareció un puerto más rápido llamado FireWire (o IEEE 1394), que se incluyó de serie en los ordenadores Apple. Hoy muchos ordenadores personales disponen de esta entrada, sin embargo, la gama de dispositivos disponibles en el mercado es reducida. El motivo es que USB 2.0 puede llegar a ser tan rápido como FireWire, y además es compatible con la versión anterior de USB, por lo que ha ganado en popularidad. Una clavija menos de que preocuparse.

Los particulares teléfonos móviles

Si los
periféricos luchan por diferenciarse con el cable de datos,
los teléfonos móviles tienen otro campo de batalla: el
cargador. Este sencillo aparato es un transformador de tensión
que se conecta a la red eléctrica por un lado, y por otro al
teléfono para cagar la batería. La clavija que se
conecta al teléfono es un prodigio de variedad.

Mientras
que algunas marcas como Nokia o Sony Ericsson intentan mantener uno
o, como mucho, dos tipos de clavijas diferentes, otros fabricantes
cambian el tipo de conector de un modelo de teléfono al
siguiente. Es decir, hay que comprar de nuevo el cargador del coche.
Lo mismo se puede decir de los ‘pinganillos’, ese juego de auricular
y micrófono con cable, para hablar con las manos libres. Cada
marca y modelo tiene el suyo.

Aún
así hay opciones estándar en medio del caos. Una es
usar el propio puerto USB de datos para recargar el teléfono,
cosa que hacen los dispositivos Blackberry, por ejemplo. Otra opción
es mantenerse fieles a una marca para poder utilizar el mismo
cargador del modelo antiguo, o bien emplear cargadores con clavijas
intercambiables, que sirven para diferentes modelos de teléfonos.
Algunas incluso permiten recargar el teléfono conectándolo
al puerto USB del ordenador, con lo cual se evita transportar el
cargador.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones