Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Hardware

Pantallas táctiles: la tecnología en la punta de los dedos

Las tecnologías para manejar los más diversos aparatos por contacto digital se imponen con rapidez en todos los campos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 10 octubre de 2007
img_touchpp

Año 2000.
Minority Report: Tom Cruise maneja con la punta de los dedos decenas
de fotografías digitales sobre el cristal de una ventana. La
escena supuso para los espectadores todo un impacto, la muestra de un
futuro casi inalcanzable. Sin embargo, pocos sabían que
aquello no sólo era posible desde hacía más de
veinte años, sino que además, un lustro más
tarde, se convertiría en una práctica corriente en los
móviles, los cajeros automáticos, los puntos de venta
de billetes de los aeropuertos, los ordenadores e incluso las de las
ventanas de oficinas. La tecnología táctil se impone
por muchas razones: entre ellas su gran usabilidad, su versatilidad y
su resistencia al desgaste.

¿Adiós al teclado y al ratón?

/imgs/2007/10/touch1.jpg

El teclado y el
ratón fueron dos puntales para que el ordenador personal se
perfilara como una de las revoluciones más notables en la
historia moderna de la humanidad y, sin embargo, tal vez pasen a
posteridad como meros comparsas, simples intermediarios entre el
hombre y la máquina informática.


Pronto la mano
podría desecharlos para interactuar directamente con la
pantalla del ordenador, de un modo mucho más gráfico, y
simple, que lo que supone teclear botones con letras, o mover un
artefacto periférico sobre una superficie horizontal para que
el movimiento se refleje en una pantalla.


Basta con seleccionar visualmente la opción deseada y poner el dedo encima del icono gráfico para que se realice la operación

Basta con acudir
a un aeropuerto con el fin de obtener la tarjeta de embarque de un
billete electrónico para darse cuenta de que la usabilidad
juega en favor de los sistemas de manejo táctil. En primer
lugar porque disponer de toda la superficie de la pantalla para
realizar las funciones permite situar sobre la misma un abanico de
posibilidades de operar mucho más amplio.


Basta con
seleccionar visualmente la opción deseada y poner el dedo
encima del icono gráfico para que se realice la operación.
Además, el cerebro identifica antes las imágenes que
las palabras; funciona con imágenes, no con palabras.


Por otro lado en
el caso de los teclados de pantalla, al tratarse realmente de
programas gráficos intercambiables por otros ‘interfaces’
(entornos gráficos), y no de hardware periférico que
ocupa un espacio físico, las teclas son grandes y claramente
visibles, con lo que además de usables se hacen más
accesibles.


Navegar por Internet, por ejemplo, no exige ya escribir más que un par de palabras en Google o Yahoo!

En los casos en
los que no se deba escribir un texto superior a las dos o tres
palabras, los teclados de pantalla son mucho más cómodos,
y tal es el caso de la mayoría de las acciones que se realizan
con un ordenador. Navegar por Internet, por ejemplo, no exige ya
escribir más que un par de palabras en Google o Yahoo!, y lo
mismo ocurre cuando se ve un vídeo, se escucha una canción
o se reserva un vuelo en una agencia online.


Aún así,
es cierto que, de momento, el teclado resulta imprescindible para
escribir textos, organizar tablas de datos o chatear por el cliente
de mensajería instantánea. El ratón también
resulta sumamente útil en la edición de
imágenes, aunque con los
recientes avances en pantallas multicontacto

estás funciones podrían ser mucho más sencillas
de realizar con los dedos.

/imgs/2007/10/touch3.jpg

Otro factor que
juega a favor de las tecnologías de contacto es que se
muestran mucho más resistentes que el hardware periférico.
Mientras que en un servicio público el teclado y el ratón
tienen que ser especialmente sólidos y resistentes para
soportar el continuo paso de usuarios, las últimas pantallas
táctiles desarrolladas soportan perfectamente el polvo, las
manchas de suciedad e incluso los arañazos. Y si algo falla,
no hay que reponer el material; basta con reiniciar el software del
entorno gráfico.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones