Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Hardware

Trucos para que dure más la batería del portátil

Existen numerosas estrategias para reducir el consumo de las baterías y así poder trabajar más tiempo sin tener que conectarse al enchufe

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 16 mayo de 2007
img_batedurap

Si la manejabilidad es una de las dos
principales ventajas de los ordenadores portátiles, la otra es
la autonomía respecto a los enchufes. O al menos así
debería ser, puesto que en realidad las baterías suelen
tener una duración limitada y tienden a reducirla con el
tiempo de modo inexorable. Sin embargo, en muchas ocasiones tanto la
capacidad de las mismas como su estado de conservación
dependen de las estrategias que tome el usuario a la hora de trabajar
sin cables.

Trucos de hardware I

Es importante definir unos parámetros de brillo bajo cuando se va a trabajar usando la batería

Hay una serie de factores limitantes en
la batería que tienen que ver con las características
del ordenador con el que se trabaja, y por tanto modulando diferentes
parámetros del mismo se puede conseguir mejorar mucho duración
y conservación. Cada parte del portátil tiene su
‘culpa’ en el gasto de la energía almacenada en la pila.


La pantalla

La pantalla LCD de cristal líquido,
por ejemplo, es uno de los componentes que más contribuye al
consumo en los portátiles: un 33% de la energía se va
en mostrar imágenes.

Por un lado estará el tamaño
de la pantalla; lógicamente, a mayor tamaño, mayor
consumo, por lo que si el usuario quiere comprarse un portátil
para trabajar en muchas ocasiones ‘desenchufado’, debería ser
comedido en este aspecto, dado que las dimensiones de la pantalla no
es algo que se pueda regular posteriormente.


Si el usuario quiere comprarse un portátil para trabajar en muchas ocasiones ‘desenchufado’, debería ser comedido en el tamaño de la pantalla que elija

Sí es regulable, sin embargo, uno de
los factores que más intervienen en el elevado consumo de las
pantallas: el brillo. Es importante definir unos parámetros de
brillo bajo cuando se va a trabajar usando la batería, porque
si se hace adecuadamente se puede ganar hasta una hora extra de
trabajo sin enchufes.

En los portátiles actuales esta
función se define con la tecla ‘Fn’ (color azul) y los
cursores que están en la parte inferior derecha del teclado:
el derecho y el izquierdo marcan el aumento y la disminución
del brillo respectivamente. En muchos modelos, incluso, el brillo se
reduce automáticamente, cuando el aparato detecta que se está
usando la batería, hasta el modo óptimo de consumo.

Por otro lado existen una serie de
atributos de pantalla, que se refieren a la apariencia de la misma, que
aumentan el consumo de recursos energéticos. Estos atributos
están (en Windows XP) en ‘Inicio/Panel de control/Apariencia y
Temas/Pantalla’. En esta misma ruta es especialmente interesante
prescindir del efecto
de pantalla ClearType

si se va a trabajar desconectado, pues el redondeo de las letras, tan
usado en los portátiles por sus beneficios a la hora de leer,
tiene un elevado consumo.

También se pueden modular los fondos de escritorio; cuanto más oscuros sean, menos recursos consumirán del procesador

Otros temas de apariencia que se pueden
modular desde la ruta indicada son la resolución de pantalla
(‘Inicio/Panel de control/Apariencia y Temas/Pantalla/Configuración’)
de modo que si se pretende exclusivamente escribir, se puede bajar la
resolución de pantalla hasta un punto razonable para ganar
hasta media hora más de autonomía.

También se pueden modular los
fondos de escritorio. Cuanto más oscuros sean, menos recursos
consumirán del procesador y por tanto de la batería.
Hay incluso un código
de tonos
de paleta relacionados con lo que consumen. Por
descontado, hay que prescindir de todo tipo de imágenes y
gráficos en el fondo de escritorio, ya que son lo que mayor
consumo aporta a la pantalla.

Otra posibilidad , en Windows XP, es
utilizar un entorno
gráfico
que corresponda a una versión anterior, con
lo que dada su menor complejidad consumirá menos. Si se aplica
la ruta ‘Inicio/Panel de
control/Rendimiento y mantenimiento/Sistema/Opiciones
avanzadas/Rendimiento’, y se pide ‘ajustar para obtener el mejor
rendimiento’, automáticamente el entorno cambiará de
apariencia para adoptar una similar a la de Windows 95. Las
funciones se conservan exactamente igual, pero el entorno gráfico
es menos elaborado.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones