Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Descargas de pago en BitTorrent

Los creadores de BitTorrent han decidido abrir una tienda de películas, pero los usuarios seguirán usando su sistema para compartirlas gratis

Los medios
en general se han hecho eco de la noticia:
BitTorrent sigue el camino recto y ofrece descargas legales en su
web. Lamentablemente, este enfoque lleva a confundir a la empresa
BitTorrent, Inc., con su producto, el sistema de intercambio
BitTorrent.
Además, da por supuesto que compartir películas o
música a través de BitTorrent es ilegal. En España,
y en otros países, el intercambio de archivos sin ánimo
de lucro es
legal
.

Los creadores de BitTorrent están utilizando la red que forman los usuarios de su sistema para hacer negocio

El programa BitTorrent es código libre, y como tal puede ser copiado y mejorado por cualquiera. La gran ventaja de BitTorrent es que no hay un servidor central. Se trata de un sistema descentralizado donde todos los usuarios pueden compartir archivos de forma anónima y rápida.

Sin embargo, BitTorrent tiene un punto débil frente a los estudios y discográficas, a quienes el intercambio de archivos les resulta una maldición. Para encontrar un archivo .Torrent hay que dirigirse a una página web como Torrent Spy o The Pirate Bay y hacer una búsqueda. En estas páginas aparecen los enlaces a los archivos que después se bajan como .Torrent.

Precisamente estas páginas son las que las empresas de contenidos han intentado cerrar a golpe de demanda judicial. Recientemente Pirate Bay, con base en Suecia, tuvo que recordar a los abogados de Dreamworks que las leyes de EEUU no tienen validez en Europa.

Hasta noviembre de 2005, en la página de BitTorrent se podía encontrar tanto el programa gratuito para compartir archivos como un buscador que enlazaba con todo tipo de contenidos a través de la red de usuarios del sistema. Pero en esa fecha la compañía, supuestamente por miedo a que las demandas les alcanzaran, llegó a un acuerdo con la MPAA ('Motion Picture Association of America') para evitar la piratería, y retiró los enlaces a contenidos protegidos.

Punto de venta con DRM y para Windows

Un año más tarde ha llegado el comercio. BitTorrent servirá como punto de venta o alquiler de películas de los estudios Warner Bros, 20th Century Fox y MGM, así como series de televisión y videojuegos.

Una película de estreno costará 3,99 dólares; una más antigua, 2,99 dólares, y un episodio de una serie de televisión 1,99 dólares

Una película de estreno costará 3,99 dólares. Una más antigua, 2,99 dólares, y un episodio de una serie de televisión 1,99 dólares. Las películas están en formato Windows Media e incluyen protección DRM. Las alquiladas sólo se pueden ver en un ordenador durante 24 horas. Las compradas, indefinidamente, pero sólo en dos ordenadores. Las películas sólo las podrán ver los usuarios de Windows.

Una vez realizada la compra se proporciona un enlace a un archivo .Torrent para realizar la descarga, como si se tratara de un archivo compartido cualquiera, a través de la red BitTorrent. En definitiva, los creadores de BitTorrent están utilizando la red que forman los usuarios de su sistema para la distribución de películas de pago. Con esto intenta llevarse parte del pastel de la distribución de películas online, donde Apple y Amazon están ganando la carrera.

Los expertos dicen que las descargas en el nuevo BitTorrent son lentas, y el DRM hace complicado llegar a ver las películas

Según un artículo de ArsTechnica, las descargas en BitTorrent son lentas, y la protección DRM hace complicado llegar a ver las películas. Tiene lógica, porque en una red BitTorrent la velocidad de las descargas depende, entre otras cosas, del número de personas que comparten un mismo archivo. Parece que, de momento, los archivos de pago no son demasiado populares.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones