Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Derechos y trámites burocráticos

Embajadas y consulados

Ofrecen protección y asistencia a los nacionales que viajan al extranjero

Pese a que su tarea es desconocida por muchos, las embajadas y consulados de cada país desempeñan una importante labor que permite a los nacionales que viajan al extranjero contar con ciertas garantías de protección y asistencia. Salir del propio territorio suele obligar a pasar antes por las oficinas consulares para obtener información de nuestro destino, así como el visado de entrada -en aquellos casos en que sea necesario- o la dirección de la diplomacia en el país que nos proponemos visitar. Su labor puede sacar de más de un apuro, pero conviene extremar las precauciones y las medidas de seguridad porque no siempre tendrán la posibilidad de ayudarnos.

Embajadas

Ubicadas en las capitales de cada país, las embajadas constituyen la representación diplomática de un gobierno en el extranjero. De esta manera, facilitan los contactos de un gobierno y otro, sin necesidad de que los correspondientes representantes políticos tengan que desplazarse, a la vez que sirven de protección a los ciudadanos nacionales que se encuentran en un país que no es el suyo. “El trabajo de las embajadas y consulados es el gran desconocido. Muchos creen que se limita a preparar visitas y acudir a actos sociales, pero ésa es sólo una parte. En realidad, es mucho más complejo”, explica un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores.

En total, España cuenta con embajadas en 186 países repartidos por los cinco continentes y que, en algunos casos, hacen las veces de consulados gracias a la ubicación en sus instalaciones de las denominadas ‘oficinas consulares’.

Entre las funciones que desempeña una embajada, además de la de poner en contacto al país de origen con el de residencia (donde se encuentra ubicada), se encuentra la de informar a su gobierno sobre los eventos políticos, sociales, económicos y militares que ocurren en el país de residencia, así como preparar tratados y visitas de estado. También se ocupan de promover la cultura, la economía y las ciencias de su país, propiciar sus intereses políticos y económicos y mantener las relaciones entre las Fuerzas Armadas del país de la embajada y aquel en el que está ubicada. Pero, sobre todo, resultan de gran ayuda ante los imprevistos que puedan surgir a los turistas nacionales durante la visita a un país.

En este sentido, las embajadas cuentan con un número de teléfono móvil para atender cualquier emergencia y estar disponibles las 24 horas del día. “El turista sólo tiene que llamar a la embajada, desde donde la llamada saltará al móvil de emergencia o bien se le facilitará el número para que sea él mismo quien llame”, precisan en el Ministerio de Asuntos Exteriores. Además, tienen la obligación de proveer a los nacionales la documentación necesaria en caso de que ésta les haya sido robada o la hayan perdido, mientras que, cuando sea necesario recurrir a la sanidad en el extranjero, la sede diplomática debe facilitar al turista información sobre médicos y hospitales, así como sobre determinados servicios jurídicos.

En cuanto a su localización, se distingue entre:

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones