La crisis amenaza a los viajes de novios

Los destinos exóticos dejan paso a una luna de miel más económica, aunque las parejas invierten una media de 4.000 euros en este viaje
Por Blanca López-Caballero 14 de febrero de 2009
Img novios
Imagen: Petr Kurecka

Tres años después de que la economía mundial saltara por los aires, nuevas tendencias surgen en la programación de los, hasta el momento, considerados “sagrados” viajes de novios. Exóticos destinos de moda, favoritos en años anteriores, dejan paso a una luna de miel más económica. A pesar de todo, las parejas invierten una media de 4.000 euros en un viaje que reservan con especial antelación y cuya carestía dependerá en un 70% de la tarifa aérea conseguida. Los profesionales aseguran que los novios financian el 90% de su luna de miel con el efectivo recaudado a través de su lista de bodas, aunque para abaratar costes, lo más aconsejable es viajar fuera de temporada, seleccionar destinos que cuenten con vuelos directos, y estar atentos para conseguir alguno de los descuentos aplicados por los minoristas.

Desaceleración

Los coletazos de la crisis económica mundial hacen también estragos en los viajes de novios, una parcela que hasta hace poco, por su especial condición, continuaba su actividad de espaldas al huracán económico. Pero los profesionales del sector reconocen una desaceleración “importante” en su actividad, una preocupación que concretan en un acusado descenso en el número de contrataciones, y una significativa modificación en los destinos más buscados.

La crisis provoca el descenso de contrataciones y la modificación de los destinos más buscados

A pesar de estas afirmaciones, lo cierto es que no se puede hablar de una “verdadera crisis” puesto que las parejas, ya sea en épocas de bonanza o de estrechez, se casan y celebran una fiesta cuya guinda es el viaje de recién casados. Debido a la crisis, es posible que los destinos cambien, y quizás los novios no se vayan a dar la vuelta al mundo, algo factible hace un par de años y hoy impensable, sino que pasarán unos días en Canarias. Pero siempre harán alguna escapada. Aunque también es cierto que, para la luna de miel, el cliente que decide viajar viaja bien. Por eso, aún se continúan confeccionando viajes a costosos destinos como Argentina o la Polinesia, ya que algunas parejas invierten los ahorros de varios años en un viaje de ensueño, que consideran especial y único.

Vuelos directos, la opción más barata

Por regla general, en la primera visita a la agencia de viajes, los novios se interesan por destinos lejanos y exóticos, aunque estos son modificados en numerosas ocasiones hasta ajustarlos a su presupuesto. Si antes de la crisis encabezaban el ranking de destinos más buscados lejanas islas del océano Índico o el sudeste asiático, hoy el primer puesto es para el viaje más económico, que encaja como un guante con las circunstancias actuales, y permite disfrutar de una semana de sol y blancas playas en el Caribe por un precio que oscila entre 2.000 o 3.000 euros por pareja.

Algunas parejas invierten los ahorros de años en un viaje de ensueño, considerado especial y único

Ahora, en todas las quinielas el destino más solicitado es el combinado Nueva York-Caribe, la conjugación perfecta entre una estimulante visita a la Gran Manzana y relajantes días de sol en una exótica playa cercana al primer destino, en cualquiera de sus diversas modalidades: Nueva York-Riviera Maya, Nueva York-México, Nueva York-República Dominicana, e incluso Nueva York- Jamaica, entre otras opciones, que puede incluir también una vista hasta la vecina Canadá antes de volar al Caribe. Estos destinos tienen, además, la ventaja de contar con vuelos charter directos que aseguran un precio económico.

Tailandia, y en general todo el continente asiático, permanece también entre los destinos favoritos, aunque hay nuevas tendencias a precios asequibles, como los cruceros, que empiezan a adquirir protagonismo entre las parejas jóvenes.

Reservar con antelación

Otra de las claves para conseguir un viaje que no deje “a cero” la cuenta corriente, o que incluso permita hacer “un negocio redondo” es reservar con la suficiente antelación para abaratar costes. Algo factible hoy en día, ya que las celebraciones de boda se prevén en muchos casos hasta con un año de anticipación. Lo aconsejable es efectuar la reserva seis o siete meses antes de la fecha en que se realizará el viaje, lo que permite al cliente optar por auténticas “gangas”.

Algunos contratistas aseguran un ahorro en tasas de hasta 900 euros, al reservar con dos o tres meses de antelación, debido al precio del carburante del avión. Otros minoristas, sin embargo, advierten de que una reserva anticipada no conlleva un descuento seguro, ya que las tasas pueden cambiar cada año.

4.000 euros de media

El presupuesto destinado a financiar la luna de miel depende del nivel adquisitivo del consumidor, pero los profesionales del sector señalan que cada pareja realiza un gasto medio mínimo de 3.000 a 4.000 euros, aunque en no pocos casos la cifra invertida alcanza los 5.000 e incluso los 6.000 euros. Por regla general, las parejas abonan el 20% o el 25% del precio total al efectuar la reserva del viaje; diez días o una semana antes de la partida abonan el resto de manera íntegra, mediante tarjeta de crédito, transferencia o pago en efectivo.

La anulación de un viaje de estas características conlleva unos gastos de cancelación muy altos, aunque depende tanto la antelación con que se realice como del destino previsto. Algunos seguros consideran razones justificadas para no iniciar un viaje motivos médicos graves, o daños importantes causados en la vivienda. En estos casos se comprometen a devolver el 100% del importe abonado.

Sin ofertas ni descuentos

Es difícil encontrar contratistas que partan con una rebaja previa a favor del cliente, aunque algunas agencias sí cuentan con especiales deducciones, como la aplicación del 5% de descuento en los viajes de novios (exige la presentación de alguna prueba concluyente de que el enlace es verídico, por ejemplo, una invitación a la celebración). Además, ofrecen la posibilidad de añadir a este descuento de base, alguna otra promoción, como reducciones por venta anticipada.

Lo habitual, sin embargo, es que las parejas no se beneficien de ofertas en el transcurso de su viaje de novios, ya que todas las empresas saben que en tan especiales circunstancias casi todo el mundo está dispuesto a “tirar la casa por la ventana”. Aunque hay novios que aprovechan las ofertas de última hora, aquéllas que salen cuando hay un avión cuyo pasaje no se ha completado. En estos casos, los novios pueden ahorrar hasta 1.000 euros por viajar a Punta Cana, la Riviera maya o Jamaica, pero habrán de esperar hasta el último momento.

Algunas agencias ofrecen descuentos del 5% a los novios, que deben demostrar la veracidad del enlace

A pesar de que la tecnología se impone, la mayoría de parejas desestima contratar su luna de miel a través de Internet. Los novios optan de manera mayoritaria por un viaje sin sorpresas desagradables, ya que se trata de una ocasión especial, y prefieren contratar los servicios de una agencia de viajes que no deje cabos sueltos, y que (a pesar de que suponga un incremento del gasto) blinde con seguridad sus vuelos, hoteles, e incluso los billetes internos para moverse en el interior de país que visitan.