Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Parque Natural de Somiedo: entre osos y ‘teitos’

El Parque natural de Somiedo, reserva de la biosfera, ofrece al viajero sosiego y paisajes espectaculares

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 25 febrero de 2007

Escarpadas montañas, profundos y verdes valles, inviernos crudos, otoños restallantes de tonalidades mágicas y una quietud trascendente, guardada con celo durante siglos por una orografía rica que ha preservado herencias milenarias y una fauna y flora especial, gobernada por esquivos y escasos ejemplares de oso pardo ibérico. Todo esto, y mucho más, aguarda al visitante que se adentra en las 39.164 hectáreas del Parque de Somiedo, declarado como tal en 1998; un enclave natural que por la armonía entre la preservación de su diversidad biológica, la salvaguarda de sus valores culturales y el aprovechamiento sostenible de sus recursos naturales ostenta desde 2000 la calificación de reserva de la biosfera que concede la UNESCO.

Lagos de altura

/web/es/viajes/ideas_y_consejos/2007/02/25/poladesomiedod.jpg

Situado en el concejo asturiano que le da nombre, el parque se halla en el suroeste del Principado y limita al oeste con el también parque natural de Narcea y al sur con el norte de la provincia de León y su zona de Babia, a la que tantas veces se menta en el habla coloquial. Cuatro son los valles principales que jalonan el parque: Saliencia, Valle, Somiedo y Pigüeña. Por ellos bajan las aguas de otros tantos ríos que les dan su nombre.

En los alrededores del Parque Natural de Somiedo

se diseminan 38 núcleos de población. La dureza de las condiciones de vida y la emigración a las ciudades han provocado que en la actualidad sólo 1.600 personas continúen en estos pueblos y aldeas. El efecto llamada que supuso su declaración como parque natural en 1998 -fue el primero de Asturias en recibir tal denominación- ha permitido a los lugareños contar con otro modo de vida diferente a la tradicional actividad ganadera. No son pocos los habitantes del concejo que tratan de potenciar el turismo rural en la zona y, de esta forma, revivir y crear un futuro.

Precisamente, pese a los rigores que implica el día a día en un paraje tan agreste, el carácter amable y hospitalario de los habitantes del concejo se convierte en un aliciente más que debe sumar el visitante. A ello se añade la sensación de sosiego y de pureza inmaculada que ofrece la visión de una naturaleza protegida desde tiempos inmemoriales por la tortuosa orografía del parque. La cumbre más alta es la del Cornón (2.194 metros), aunque no le van a la zaga la Peña Orniz (2.190 metros), Picos Albos (2.109 metros) y el Mocosú (1.989 metros).

Pero si algo destaca entre la diversidad de sustratos geológicos de la cordillera Cantábrica que forman el parque de Somiedo ?conformado tanto por rocas calcáreas como por silíceas- son sus lagos de montaña. Fruto de la acción glaciar y cárstica, el mayor de todos ellos, y también de toda Asturias, es el lago del Valle, que tiene una superficie de casi 24 hectáreas, una profundidad media de unos diez metros y un calado máximo de casi 45. Pero es el complejo lacustre de Saliencia el que causa mayor impresión en el viajero, por la hermosura y el número de sus lagos, entre los que aparecen el de La Cueva, el Cerveriz y el lago Negro o de la Calabozosa.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: Brañas y pastoreo »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones