Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Compra

Tasación de una vivienda

Del resultado de una tasación depende la cantidad que el banco o caja de ahorros presta

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 4 diciembre de 2002

Uno de los numerosos trámites que hay que completar para pedir un crédito hipotecario es la tasación de la vivienda. Se trata de una gestión poco conocida pero de vital importancia para el solicitante, pues del resultado de la tasación dependerá la cantidad que el banco o caja de ahorros le prestará. Al consumidor le interesa que la valoración que la tasación otorga a la vivienda se acerque lo máximo posible al precio final que pagará por ella, pues de lo contrario puede ocurrir que el banco le conceda un préstamo por una cantidad notablemente inferior a la que él necesita.

La figura del tasador

La tasación es un informe en el que se recoge la opinión de un profesional, denominado tasador, acerca del valor de una vivienda. Se realiza de acuerdo a las Normas de Valoración de bienes inmuebles y reporta fiabilidad al prestamista a la hora de conceder un crédito hipotecario. Se trata de una labor poco conocida pero, según aseguran expertos de la sociedad de tasación Tinsa, “es un sector muy regulado en el que cada empresa tiene asignado un inspector del Banco de España, que vigila el funcionamiento y constata el rigor profesional”.

El tasador pertenece a una sociedad de tasación o a la entidad bancaria a la que se solicita el préstamo. También se puede encargar la valoración a una agencia inmobiliaria. El cliente suele ser quien decide. Por ello, para evitar dar un paso en falso que retrase el proceso, resulta de gran utilidad saber que cada entidad tiene homologadas determinadas empresas de tasación, cuyo informe final, por lo general, será aceptado una vez concluido.

Segunda opinión

Conviene saber que la valoración de una vivienda realizada por la sociedad tasadora no equivale al precio de la vivienda, lo que el comprador ha pagado o pagará por ella, habitualmente tiende a la baja. En estos informes se observan factores comparables a los que comprador y vendedor no siempre prestan atención al adquirir un inmueble y/o establecer su precio. El tasador recoge todo tipo de información, desde cómo se están vendiendo en el mercado inmuebles de iguales características hasta la situación urbanística. “Las calidades y dotaciones comunes y del entorno, obviamente, influyen también en el valor de una vivienda. Carpintería interior y exterior, alicatados, pavimento, comunicaciones o servicios (centros comerciales) son otros factores importantes. En el caso de urbanizaciones, influye además la presencia de zonas deportivas o piscina”, explican en Tinsa.

Aunque no deja de ser una opinión, y siempre se pueden solicitar los servicios de un segundo experto, el informe de tasación es un documento que certifica el valor de mercado que tiene un bien inmobiliario en un momento dado y su finalidad es la de formar parte de un proceso hipotecario legal. En este sentido, la ley establece que dicho informe y su certificación deben ser firmadas por un Técnico Profesional Competente, lo que otorga seguridad tanto al solicitante del préstamo como a la entidad financiera. Los tasadores son arquitectos, aparejadores o arquitectos técnicos, capacitados para firmar informes y sus certificados cuando se trata de fincas urbanas, solares e inmuebles edificados con destino residencial. “En los demás casos, los estudios son realizados por ingenieros o ingenieros técnicos de la especialidad correspondiente según la naturaleza del objeto de la tasación”, añaden desde Tinsa.

Cuando se trata de un A.P.I., Agente de la Propiedad Inmobiliaria, los requisitos son igualmente exigentes. “Debemos estar preparados para defender los derechos de los consumidores”, indica uno de estos profesionales de la agrupación madrileña. El API se encargará de mediar en la concesión del préstamo al emitir el dictamen sobre el valor de venta, pero además, deberá velar por el cumplimiento de la legalidad asegurando la exactitud de la operación. “Con ella garantizamos la transparencia del mercado inmobiliario”, concluye.

La labor del tasador, ya sea uno u otro, consistirá en examinar el estado global de la casa y establecer el valor de la misma de acuerdo al informe resultante. Investigará también otras circunstancias que puedan aportar algún dato significativo a la tasación. Por ejemplo, el estado de ocupación del inmueble, la ubicación del mismo o si pertenece a alguna promoción de vivienda de protección pública. Sobre todo, comprobará a través del Registro de la Propiedad que los datos coinciden con los aportados por el interesado, un requisito básico a la hora de conceder un crédito hipotecario.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones