Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Compra

Viviendas modulares

Hasta ahora se han construido casas unifamiliares de estas características, pero en un futuro próximo se construirán edificios de hasta doce alturas, polideportivos u hospitales

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 28 febrero de 2007
img_viviendasmodularesp

Los andamios en la construcción podrían tener los días contados. Los últimos avances en este sector pasan por viviendas realizadas en fábricas y levantadas a partir de módulos, que se colocan con un sistema de grúas controlado desde el suelo. Este pretende ser el futuro de la construcción: las denominadas viviendas modulares. En la actualidad hay en España casas de estas características destinadas a una única familia. Sin embargo, el reto es llegar a construir edificios de hasta doce alturas y otras grandes instalaciones, como polideportivos u hospitales. Por el momento, la apuesta es de Habidite Technologies, perteneciente al Grupo Afer, que basa la construcción en la implementación de avanzadas tecnologías. "Hoy las viviendas modulares unifamiliares existen, pero no de alta densidad, y eso es lo que queremos conseguir", explica un portavoz del Grupo.

Los primeros edificios de este tipo podrían ser una realidad en junio de 2011. Para esa fecha, la Diputación Foral de Bizkaia ha comprometido con la empresa la compra de 1.500 pisos, que pondrá a la venta con precio tasado (a medio camino entre el coste de una vivienda de protección oficial y una vivienda libre). Además, se están cerrando otros contratos en provincias como Zaragoza. Las peculiaridades de estos inmuebles comienzan desde el propio proceso de fabricación, que traslada a los obreros a las fábricas. El sistema es como el de una cadena de montaje de vehículos. Pieza a pieza, se van construyendo los módulos que darán forma después a cada una de las estancias de la vivienda. El objetivo de esta técnica es incrementar el rendimiento pero, sobre todo, la seguridad de los empleados y la prevención de riesgos laborales al trabajar en un entorno cerrado "más amable que el tajo a pie de obra".

El objetivo de esta técnica es incrementar el rendimiento pero, sobre todo, la seguridad de los empleados y la prevención de riesgos laborales al trabajar en un entorno cerrado "más amable que el tajo a pie de obra"

En cuanto al proceso de ejecución, hasta cota cero (a ras del suelo) los edificios se levantan mediante sistemas tradicionales, es decir, con cimientos. Los cambios comienzan a partir de esta altura, donde se ensamblan los diferentes módulos. El sistema de ensamblaje permite múltiples combinaciones que logran viviendas de hasta tres habitaciones y edificios de hasta doce alturas, con una estructura de hormigón armado. Los módulos son transportados hasta el lugar donde se ubica el edificio por medios de transportes convencionales y perfectamente embalados. "Además, cada módulo se transporta con todo dentro, es decir, con los muebles de la cocina o del baño ya instalados", explican desde Afer. Esta circunstancia permite reducir hasta en un 60% el tiempo de construcción, "de manera que si ahora se tarda algo más de un año y medio en construir un edificio, con este sistema se puede tardar algo menos de seis meses", añaden.

En cuanto al precio, se espera que sea "similar al de la vivienda actual" y que evite "sorpresas" de última hora, puesto que la elaboración en fábrica resulta más eficaz a la hora de cerrar plazos de entrega y cumplir con las calidades de los materiales acordadas. En esta línea, se hace hincapié en la "mejor calidad" de la estructura, capaz de soportar módulos de tres metros de ancho y tres de alto, por seis de largo, que dan lugar a pisos con superficies entre 36 y 90 metros cuadrados. Incluso está previsto el desarrollo de otras tipologías de viviendas, como dúplex o pisos de cinco habitaciones.

Cómo serán los pisos

Las dudas que pueden rondar en la cabeza de los compradores hacen referencia al resultado final: el acabado de los propios pisos. Los primeros diseños definen edificios con terrazas ajardinadas y una minuciosa instalación domótica, que permitirá el control de la iluminación, los sistemas de climatización y confort térmico, sensores lumínico-térmicos para la apertura o cierre de persianas, sistemas de información integral, alarmas anti-intrusión, sistemas de control de incendios, control remoto de electrodomésticos, apertura automática de puertas para discapacitados o sistemas de gestión de alarmas médicas. En cuanto a la estructura exterior, ofrecerá la misma gama de acabados y configuraciones que cualquier otro bloque de viviendas y se podrá elegir, por ejemplo, el tipo de ventanas que se quiere instalar en el momento de ensamblado de los módulos, en lugar de tomar la decisión sobre plano. Además, al tratarse de módulos independientes, se mejorará el aislamiento sonoro, ya que el forjado es independiente del techo y las paredes del resto de los vecinos.

Respecto al aprovechamiento energético, las cubiertas acogerán un sistema de placas solares térmicas y fotovoltaicas, que permitirán un ahorro de entre el 60 y el 70% sobre el consumo anual de la energía necesaria para la producción de agua caliente, y entre un 40 y un 70% de la energía eléctrica consumida en cada vivienda, que será devuelta a la red eléctrica. Tanto el sistema de refrigeración como el de calefacción, lavadoras, lavaplatos y equipos de alumbrado serán de bajo consumo y se instalarán sistemas de recuperación de aguas grises para cisternas, con un ahorro de entre el 30 y el 45% de agua potable, y sistemas de recuperación de aguas pluviales para lavadoras y lavaplatos. También habrá chimeneas solares y lucernarios naturales.

Ecotecnología

El concepto que resume la filosofía de las viviendas modulares es la ecotecnología: “respeto extremo al medio ambiente y aplicación intensiva de todas aquellas tecnologías que permitan un mejor aprovechamiento de los recursos naturales, un mayor confort y una óptima conectividad”, describen sus impulsores. Para ello, las terrazas ajardinadas reducirán las emisiones de CO2 y actuarán como aislante térmico. Además, se pretende conseguir una arquitectura ecológica y bioclimática, con la optimización de los recursos energéticos durante la construcción del edificio, la adaptación del proyecto a las circunstancias del entorno en donde será enclavado y el consumo de energías renovables durante el proceso de fabricación de los módulos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones