Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Tipos de contenidos: Alimentación

Ahora no podemos parar
Λ

El cuidado del cabello, piel y uñas

Se sabe con certeza que el déficit de ciertos nutrientes de la dieta ocasiona alteraciones en su crecimiento y apariencia

  • Última actualización: 2 de julio de 2004


En más ocasiones de las que creemos, la alimentación inadecuada unida al estrés propio del actual ritmo de vida trepidante, y en verano, el efecto de los rayos del sol, se refleja en el estado del cabello, de las uñas o de la piel. El cabello se vuelve frágil, quebradizo y sin brillo o excesivamente graso y se cae sin una causa aparente; las uñas se reblandecen y unas manchas blancas aparecen y desaparecen; la piel se reseca y se descama dando un aspecto de descuido y falta de hidratación. Estos síntomas revelan a un organismo cansado, anémico o con carencias nutricionales diversas, principalmente de vitaminas y minerales.

El cabello y las uñas están compuestas de queratina, una proteína que endurece la epidermis para proteger al organismo de agresiones provocadas por agentes externos y contribuye a endurecer el cabello y las uñas. Para que la queratina se forme con normalidad son indispensables una serie de nutrientes: ciertas vitaminas, sales minerales y aminoácidos azufrados, que favorecen la queratinización y, por tanto, la formación de pelo y uñas.


Los nutrientes esenciales
La piel, el cabello y las uñas están en constante renovación, y para ello, necesitan un aporte continuado de nutrientes, pues se sabe con certeza que el déficit de ciertas sustancias en la dieta ocasiona alteraciones en el crecimiento y en la apariencia.
Los datos son elocuentes: cambiamos completamente nuestra piel cada 28 días, se calcula que una persona produce unos cien kilos de células de epidermis a lo largo de su vida. Cada año, la cabellera crece de media unos 125 mm. y la barba del varón, 145 mm. Las uñas crecen a razón de medio milímetro por semana.

Las sustancias que tienen mayor incidencia sobre las salud del cabello, la piel y las uñas son:

  • Proteínas: la deficiencia de estos nutrientes provoca un cabello lacio, despigmentado, fácil de arrancar y sin brillo. En la dieta habitual no deben faltar alimentos proteicos tales como carnes, pescados, huevos, lácteos y combinaciones de cereales con legumbres o frutos secos; que proporcionan una proteína de calidad nutritiva equivalente a la de los alimentos de origen animal.
  • Zinc: una gran parte se encuentra en la epidermis, pelo y uñas. Este mineral participa en la síntesis de queratina. La asociación de zinc y vitamina B6 constituye un buen remedio para tratar la caspa y la caída del cabello. La deficiencia de este mineral afecta al crecimiento del cabello y uñas y disminuye tanto el grosor como la longitud. El cabello se queda sin brillo, se vuelve quebradizo y puede llegar a producirse una alopecia. Fuentes dietéticas: ostras, nueces, huevos, almejas, anchoas, atún, germen de trigo, bebidas de soja, legumbres, queso, carnes magras, setas.
  • Hierro: su déficit suele ser la causa de cabellos frágiles y debilitados, caída del cabello y la aparición de manchas blancas diseminadas por las uñas. Además, la piel, las mucosas y las uñas están pálidas por la disminución de la hemoglobina circulante. Los alimentos con mayor contenido son: vísceras, carnes, pescados y huevos, levadura de cerveza, frutos secos y desecados, cereales integrales, legumbres y verduras de hoja verde. En los alimentos de origen vegetal se encuentra en su forma química no hemo, cuyo aprovechamiento por el organismo es muy bajo. La vitamina C aumenta la absorción de hierro, y es abundante en los cítricos (naranja, mandarina, limón, pomelo), kiwi y otras frutas exóticas, fresas, melón, tomates y pimientos.
  • Azufre: es indispensable en la síntesis de queratina y tiene también ejerce una acción antiseborreica. Abunda en: huevos, leche y derivados, cereales integrales, levadura de cerveza.
  • Yodo: participa activamente en el crecimiento y resistencia del cabello y uñas. Se encuentra en todos los pescados y mariscos, lácteos y en menor proporción en frutas y verduras (brécol, zanahorias, espinacas, espárragos, ajo, cebolla, etc.).
  • Magnesio: es muy eficaz en cabellos frágiles y en el tratamiento de la calvicie prematura. Los alimentos que más contienen son: frutos secos (almendras, nueces, avellanas...) y desecados (orejones de albaricoque, higos secos, ciruelas y uvas pasas...), cereales integrales, verduras de hoja verde, salvado y germen de trigo, levadura de cerveza, aguacate.
  • Calcio: proporciona una buena consistencia al cabello. Las fuentes por excelencia de este mineral son: leche y derivados, aguas ricas en calcio, pescados de los que se come la espina. En los frutos secos y desecados, las legumbres y ciertas verduras también es abundante, sin embargo, su aprovechamiento por parte del organismo no es tan eficaz.

Asimismo, un aporte insuficiente de ciertas vitaminas y de ácidos grasos esenciales son la principal causa de anomalías en el bulbo y la caída de los cabellos.

  • Vitamina B2 o riboflavina: tiene una acción anticaída del cabello y actúa contra la seborrea. Los alimentos en los que abunda son: leche y derivados (yogur, queso...), huevos, carnes, pescados, hígado, legumbres y frutos secos (almendras, nueces...).
  • Vitamina B3 o niacina: participa en la síntesis de la queratina. Se encuentra en: carnes, pescados, vísceras y cereales integrales y frutas desecadas (melocotón, orejones, higos, dátiles, etc).
  • Vitamina B5 o ácido pantoténico: esta vitamina desempeña un papel destacado en el crecimiento del cabello y en la salud de la piel y las uñas. Los suplementos de esta vitamina, siempre bajo prescripción facultativa, está indicada para el tratamiento de la seborrea y la caída del pelo. Las fuentes dietéticas por excelencia son: vísceras (hígado, riñones...), levaduras de cerveza, cereales integrales, verduras frescas y leche.
  • Vitamina B6 o piridoxina: Es indispensable para el metabolismo correcto del zinc, mineral que forma parte de piel, cabello y uñas. Está muy distribuida por todos los alimentos: alimentos frescos en general; pescados azules, carnes, huevos, frutos secos, cereales integrales, plátano, espinacas, levadura de cerveza, germen de trigo.
  • Vitamina A: su déficit se refleja en mayor medida en la piel; ésta se queda seca y rugosa como consecuencia del déficit en la secreción en las glándulas sudoríparas y sebáceas. Alimentos ricos en esta vitamina son los lácteos enteros, quesos, mantequilla, yema de huevo. Los vegetales de color amarillo, anaranjado o rojizo como calabaza, melocotón, albaricoque, mandarinas, naranja..., son fuente de beta-caroteno, una sustancia que se transforma en vitamina A a medida que éste la necesita.
  • Ácidos grasos esenciales (linoleico y linolénico): El aporte insuficiente de estos elementos esenciales, que el organismo no puede sintetizar y los debe suplir a través de la alimentación, se relaciona con la caída mantenida del cabello y provoca un desecamiento de la piel. Los alimentos más abundantes son: pescados azules (salmón, trucha, sardinas...) a consumir al menos 3 veces por semana, frutos secos, aceite de semillas (girasol, maíz, soja...), semillas de sésamo...



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto