Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Tipos de contenidos: Alimentación

Haces compras por la Red?
Λ

Cáncer de mama: alimentos para prevenirlo

Para prevenir el cáncer de mama conviene tener presentes estos diez consejos dietéticos, muy prácticos, sencillos y fáciles de recordar

  • Autor: Por JULIO BASULTO
  • Última actualización: 16 de octubre de 2014
Imagen: Mike65444

Poner una alfombrilla en el suelo de la ducha previene peligrosos resbalones. ¿Hay algo tan simple como la alfombrilla que prevenga el cáncer de mama? De todos los cánceres, este es el más frecuente en las mujeres: se calcula que una de cada ocho padecerá un cáncer de mama a lo largo de su vida. Este doloroso dato, aportado en febrero de 2013 por el prestigioso American Institute for Cancer Research (AICR), debe acompañarse de la siguiente consideración: es una dolencia, en gran parte, prevenible. Tanto como la caries si nos cepillamos los dientes, los accidentes de tráfico si cumplimos las normas de circulación o el resbalón de la ducha gracias a la alfombrilla. Ya que las decisiones en lo relativo a la salud debemos tomarlas con toda la información en nuestro haber, el presente artículo aporta las claves dietéticas (y algunas no dietéticas) que influyen en la prevención del temido cáncer de mama.

Cáncer de mama: más del 40% de los casos son prevenibles

Muchos casos de cáncer de mama se pueden prevenir mediante el ejercicio, una alimentación saludable y la lactancia materna

El Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (AICR) tiene una gran reputación. Junto al Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer, financia y lleva a cabo investigaciones que evalúan la relación entre nutrición, actividad física y cáncer, con el objetivo de que la población reduzca sus probabilidades de sufrir esta enfermedad. Su reciente posicionamiento con respecto al cáncer de mama debe ser, por tanto, un lugar de referencia para cualquier profesional sanitario. Sobre todo si se tiene en cuenta que para el AICR el 40% de casos de cáncer de mama son prevenibles mediante el ejercicio, una alimentación saludable y la lactancia materna. Si al porcentaje le sumamos el efecto negativo del tabaco, tal y como ha confirmado un sólido estudio publicado en abril de 2013 la revista Journal of the National Cancer Institute, entenderemos por qué las autoridades sanitarias insisten en que nos responsabilicemos de nuestra salud.

No obstante, mientras que el AICR considera que solo entre el 5% y el 10% de los cánceres de mama son responsabilidad de factores genéticos heredados, una reciente encuesta ha indicado que casi seis de cada diez personas atribuyen por error el cáncer a una causa hereditaria. Algo que choca de frente con la opinión de la Sociedad Americana del Cáncer, según la cual dos terceras partes de las muertes producidas por cáncer se pueden evitar gracias a un estilo de vida saludable.

Diez consejos dietéticos para prevenir el cáncer de mama

La Academia de Nutrición y Dietética considera que la dieta es "uno de los factores más importantes bajo tu control [para prevenir el cáncer]". Para el AICR y el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer, una dieta que prevenga el cáncer de mama debe tener en cuenta las siguientes diez recomendaciones:

  • Tomar a diario frutas frescas. En cuanto a los zumos, el AICR aconseja limitar su consumo a no más de un vaso al día, aunque sea 100% natural, en línea con lo detallado en este artículo de EROSKI CONSUMER.
  • Priorizar el consumo de hortalizas (tomates, verduras de hoja verde, pimientos, zanahorias, etc). Según la encuesta más reciente, la población española no cubre las recomendaciones de ingesta de frutas u hortalizas.
  • Sustituir los cereales refinados por sus versiones integrales. Son ejemplos de cereales integrales (o alimentos elaborados con ellos) el pan integral (mejor sin sal), la pasta integral, el cuscús de trigo integral, el arroz integral, la avena, el mijo, la quínoa o la cebada.
  • Incrementar el consumo de legumbres (garbanzos, judías, lentejas, etc.).
  • Limitar el consumo de carnes rojas (carne de res, cerdo y cordero). El consumo de carne roja en España excede las recomendaciones de la SENC, la semFYC o el WCRF. Anque no hay evidencias sólidas al respecto de su vinculación con el cáncer de mama, el AICR aconseja limitar su consumo debido a que "tienden a tener una alta densidad calórica" y porque incrementan el riesgo de cáncer de colon (es el segundo más frecuente en mujeres, después del de mama).
  • En caso de tomar fast food (comida rápida), que su consumo sea ocasional. El más reciente consenso español de obesidad indica que consumir fast food más de una vez por semana incrementa de forma notable el riesgo de obesidad, patología implicada con el cáncer de mama.
  • Evitar las carnes procesadas (embutidos, salchichas y charcutería en general), que también aumentan el riesgo de padecer cáncer de colon. Un reciente estudio señala que incluso las versiones "bajas en grasa" pueden perjudicar la salud a largo plazo.
  • Evitar las bebidas azucaradas. Según el AICR, estas bebidas se asocian con 180.000 defunciones por enfermedades crónicas en adultos cada año, 6.000 de las cuales son por cáncer.
  • Se debe intentar mantener un peso saludable. Si se padece exceso de peso, lo más recomendable es acudir al médico para que valore si existe alguna patología asociada y al dietista-nutricionista para disminuir de forma lenta y progresiva los kilos de más.
  • Cuanto menos alcohol, mejor. Debido a la importancia de este punto (y a que muchos autores se niegan a considerar a las bebidas alcohólicas como "alimentos"), se amplía aparte a continuación.

Alcohol y cáncer de mama

La relación entre bebidas alcohólicas y cáncer es indiscutible. Datos publicados en el año 2009 señalaron que el consumo moderado (que en realidad debería llamarse "de bajo riesgo") de alcohol, se asocia a un incremento del riesgo de sufrir cáncer de mama con independencia del tipo de bebida. Dos rigurosos estudios divulgados en 2011 y 2013 confirmaron que cantidades bajas de alcohol aumentan el riesgo de esta enfermedad. De hecho, se considera que cada bebida alcohólica diaria incrementa de un 10% a un 12% el riesgo de cáncer de mama al comparar mujeres abstemias con las no abstemias.

El AICR concluye que "incluso pequeñas cantidades de alcohol incrementan el riesgo de cáncer de mama". Aunque hay más motivos que justifican el conocido mensaje de la Organización Mundial de la Salud (OMS) -"cuanto menos alcohol, mejor"-, ya que nada menos de uno de cada siete varones y una de cada trece mujeres mueren cada año a causa del alcohol. Conviene tener en cuenta que el alcohol perjudica no solo a quien lo toma, sino también a terceros, a causa de accidentes de tráfico, agresiones, violencia doméstica, daños fetales y un largo etcétera.

Pese a ello, la última encuesta a adultos españoles ha revelado que dentro del listado de alimentos que los adultos españoles toman "a diario", las bebidas alcohólicas figuran en los primeros puestos, junto a alimentos básicos como frutas u hortalizas. No está de más recordar el mensaje de la OMS al respecto: "el alcohol es teratogénico, neurotóxico, adictivo, inmunosupresor, perjudicial para el sistema cardiovascular, carcinogénico y aumenta el riesgo de muerte".

Dos consejos más para prevenir el cáncer de mama: dar el pecho y hacer ejercicio

Amamantar no solo es positivo para los bebés, también es beneficioso para la mamá. Se aconseja amamantar de forma exclusiva a los bebés durante 6 meses y luego ofrecerles otros líquidos o alimentos. Las evidencias científicas confirman de manera convincente que la lactancia materna puede ayudar a proteger a las madres de cáncer de mama, debido, entre otros posibles factores, a que la lactancia disminuye los niveles de algunas hormonas relacionadas con el cáncer en el cuerpo de la madre.

En cuanto al ejercicio físico, las tres características que debe cumplir, para el AICR, son las siguientes:

  1. Nuestro corazón debe latir más deprisa.
  2. Nuestra respiración debe ser más profunda.
  3. Debemos pasárnoslo bien mientras lo practiquemos.

Cada hora, como mínimo, deberíamos levantarnos de la silla y hacer un pequeño paseo. Ahora mismo, de hecho, es un buen momento. Nuestra salud presente y futura se lo merece.

Etiquetas:

cáncer, dieta


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto