Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Trucos y secretos de cocina

Tipos de contenidos: Alimentación

Navidad 2014
Λ

Una forma sencilla de elaborar caramelo

Un producto fácil de elaborar y que tiene múltiples aplicaciones.

  • Última actualización: 12 de febrero de 2004

El caramelo es una mezcla viscosa y dulce que se obtiene a partir de azúcar y agua. Se emplea sobre todo como revestimiento de moldes en los que se van a elaborar con posterioridad flanes y pudines. También se usa para aromatizar cremas pasteleras, helados, pasteles, y como recurso para eliminar el sabor amargo de caldos y sopas o bien para darles un toque de color, en especial en la sopa de tomate y salsas de caza.

Cómo prepararlo

  • Por cada 100 gramos de azúcar se han de añadir 4 cucharadas de agua fría.
  • Se pone al fuego una cazuela baja o una sartén antiadherente con el azúcar y el agua y se lleva a ebullición lentamente.
  • En primer lugar se formará un almíbar espeso llamado "jarabe". Conforme pasa el tiempo, unos 5 minutos, dicho jarabe comenzará a tornarse de un color oscuro. En ese momento hay que coger la cazuela o la sartén y moverla con cuidado para que el caramelo vaya esparciéndose por aquellas partes donde el azúcar no ha empezado a deshacerse.
  • Cuando el caramelo tenga el color deseado, se aparta del fuego y se utiliza inmediatamente, antes de que se endurezca.


Los trucos del cocinero

  • Es mejor no remover el caramelo con una espátula, ya que de ese modo se introduce aire frío y se forman pequeños grumos y no un caramelo transparente que es lo que deseamos.
  • Su color puede variar desde el llamado color rubio al dorado o hasta el color moreno, pero nunca negro. Si el caramelo se ennegrece, nos indica que está quemado y su sabor no sería el apetecible por su amargor.
  • Cuando el caramelo se enfría se solidifica en el recipiente. Si se quiere reutilizar, hay que añadir una cucharada de agua y volver a llevar a ebullición suave.
  • Si se pretende conseguir un caramelo líquido para su utilización en frío, hay que añadir el zumo de ½ limón o una cucharada de vinagre de Jerez cuando esté caliente. De esta manera se consigue que cuando se enfríe se mantenga fluido para poderlo utilizar incluso recién sacado de la nevera.



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto