Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Alimentos de primavera: cómo sacarles el máximo partido

Ideas prácticas para aprovechar lo mejor de la temporada, desde brochetas de carne y frutas hasta ensaladas de flores

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 6 mayo de 2013
Img alimentos primavera port Imagen: Nitrub

La primavera se instala en jardines y balcones, pero también en las fruterías, donde los escaparates se llenan de color, aromas y variedad. En esta época de brotes tiernos y flores, las frutas adquieren tonos más llamativos, mientras que todavía es posible conseguir algunas delicias del invierno. Cerezas y ciruelas conviven con alcachofas y cardos, al tiempo que aparecen las primeras nectarinas y melocotones. Ante este abanico cromático y sensorial es imposible no sentirse creativo y probar nuevas combinaciones en la cocina. El siguiente artículo ofrece algunas ideas para aprovechar las bondades de esta época del año y llevar la primavera a la mesa.

Img frutasp3 La primavera siempre trae novedades gastronómicas. Las frutas y verduras ocupan un lugar protagonista, aunque también hay cambios en otro tipo de alimentos. Las carnes, cuando proceden de animales criados en libertad y en contacto con su medio natural, se vuelven menos grasas y más digeribles, puesto que salen de los establos y se mueven más. Es el caso de los corderos, las terneras o los pollos de caserío. En el mar también hay variaciones, pues esta es la gran temporada de los pescados azules: anchoas, caballa o verdel, atún y bonito y, más adelante, sardinas. Los embajadores del marisco son, ahora, los langostinos, las nécoras, los bogavantes, las almejas y el apreciado calamar.

Con todo este fondo de nevera es normal dejar de lado las comidas invernales (como los guisos o los cocidos) y pasar a preparar otro tipo de recetas: ensaladas llenas de color y alimentos variados, zumos, platos de mar, frutas frescas, brochetas que combinan elementos dulces y salados e, incluso, flores. Aunque en general se utilizan para adornar la mesa, algunas de ellas son comestibles y pueden aportar un toque distinto a los platos.

Las siguientes son ideas prácticas para disfrutar y sorprender llevando lo mejor de la primavera a la mesa.

1. Ensaladas

A las básicas hojas de lechuga y de endibias, se pueden agregar unos trocitos de anchoas marinadas por nosotros, un chipirón salteado o unos trocitos de frutas que combinen con los elementos proteicos.

Es interesante buscar en los aliños y salsas la complicidad de los alimentos de temporada. Un ejemplo: la ensalada de anchoas aliñada con una vinagreta de fresas (muy refrescante para comenzar la comida), una salsa mayonesa que contenga unos trocitos de cereza o un zumo de fruta para que sea más ligera y refrescante.

2. Verduras

Un platito de guisantes muy tiernos de principio de primavera con un salteado de langostinos sorprenderá a los comensales por su frescura y la combinación de sabores de tierra y mar. También funcionan muy bien unas vainas -que estarán en su mejor momento- cocidas con patata y acompañadas de un refrito de ajos y pimentón, idóneo para el día a día de cualquier menú familiar.

3. Potajes

También para los menús cotidianos, los potajes de patatas son una excelente opción. Aunque no sea un marmitako de bonito o atún, en el comienzo de la primavera se puede experimentar con verdel o caballa, agregándolos al final de la cocción para que el guiso quede jugoso. Si se utiliza el lomo de los verdeles (la parte más carnosa y sin espinas), se conseguirá un plato marinero y económico.

4. Brochetas

Img mv3
Imagen: CONSUMER EROSKI

La combinación de elementos vegetales con carnes y pescados, aunque es muy común, en la primavera adquiere mayor presencia por los vegetales que aparecen en casi todos los platos, ya sean como guarnición o como elemento principal.

Pero, en el momento de jugar un poco con la comida, una idea es preparar unas brochetas de primavera. Una opción: insertar unos trozos de fruta (como el albaricoque fresco) con carne de cordero, unas setas de temporada y pincelar con aliño de aceite de oliva, vinagre, un toque de pimientas variadas y sal; esto se elabora a la plancha, de manera que se dore el exterior de la carne y la guarnición, pero quede jugoso por dentro.

5. Flores

Además de ornamentar la mesa, las flores pueden realzar un plato y utilizarse como guarnición. Las capuchinas, las violetas o las rosas, aliñadas con un toque de aceite y vinagre de frambuesa, son capaces de deslumbrar los sentidos, gracias a la novedad y a la combinación de sabores y colores. Entre las más conocidas y empleadas están las flores de calabaza y calabacín, que en primavera se encuentran con facilidad y que se pueden servir rellenas -fritas o al horno-, usarse para elaborar cremas o como un simple acompañamiento de ensaladas variadas, con un poco de queso cremoso y unos daditos de pera.

En cualquier caso, con respecto al consumo de flores hay que tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Comprarlas en establecimientos y a hortelanos de confianza, donde no se han utilizado pesticidas.
  • Lavarlas siempre muy bien y solo usar los pétalos.
  • En el momento de aliñar, hacerlo con mucho cuidado -si es posible, casi vaporizado- y al servir, para que no se quede lacia la flor y no pierda su textura y color.

6. Frutas

Son muy versátiles y se pueden presentar de múltiples maneras: en zumos, brochetas, helados, granizados, mezcladas con yogur o al natural. Lo importante es buscar el punto adecuado de maduración, sin tener prisa por comprar las primeras piezas de la temporada, que suelen estar un poco verdes y duras. Se sabe que están en su punto cuando desprenden su olor natural, su color es atractivo y no presentan golpes. Eso sí, habrá que vigilar la cantidad que se adquiera, puesto que la fruta tarda poco en pasarse.

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones