Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Trucos y secretos de cocina

Tipos de contenidos: Alimentación

^

Bombas heladas

La semiesfera de helado es un postre veraniego sencillo y rápido de preparar, con diversos sabores según las preferencias

  • Última actualización: 29 de agosto de 2007

Las bombas heladas son, como su nombre bien dice, helados de forma semiesférica como resultado de forrar un molde con helados de diferentes sabores y de un relleno. Se presentan normalmente decoradas con nata montada. Generalmente su exterior está formado por una fina capa de cobertura de chocolate.

Los moldes de pastelería usados para prepararlos tienen forma semiesférica. El material de dichos moldes puede ser la silicona, el acero inoxidable y, aunque no de forma tan habitual, el aluminio. Deberán usarse enfriados previamente en el congelador.

Los rellenos

El relleno del interior consiste en diversas capas concéntricas de helado de varios sabores según los gustos. Helados combinados de mandarina, fresa, limón, chocolate, o vainilla son quizás los más habituales. Pueden incluir también una compota de frutas, frutos secos solos o con una crema de cacao o hasta mermeladas con trocitos de frutas.

Como consejo, se debe dar tanta importancia a la combinación de sabores como a la de colores. Así, cuando se vayan cortando las porciones para servir, se irán viendo diferentes colores en el relleno, algo que hará al helado más original y llamativo.

Elaboración de una bomba helada

Para elaborar una sencilla bomba de chocolate, el primer paso consiste en fundir la cobertura de chocolate al baño maría. Este tipo de derretido consiste en introducir, en un cazo con agua hirviendo, otro recipiente con la cobertura de chocolate. Así, ésta se derretirá por la acción del calor que transmite el agua hirviendo y no por el contacto directo con el fuego, algo que comportaría que el chocolate quedara pegado (la cobertura se suele «enganchar» con mucha facilidad).

Se debe dar tanta importancia a la combinación de sabores como a la de colores, algo que hará al helado más original y llamativo

Una vez se ha derretido la cobertura de chocolate, se cubre el interior de un molde semiesférico con dos capas de la misma, hasta que su interior quede totalmente forrado. Se guarda unos minutos en el congelador hasta que se endurezca.

En el interior del molde ya frío, se coloca una capa de helado de vainilla, dando forma alrededor de la semiesfera de manera que quede otro hueco. A continuación congelamos, para posteriormente incluir otra capa de helado de chocolate. Dejamos de nuevo un pequeño hueco central, lógicamente más pequeño. Congelamos de nuevo para que se asienten las dos capas de helado y, finalmente, rellenamos el pequeño hueco con una mermelada de frutas o de crema de cacao con frutos secos (avellanas o almendras tostadas).

Para acabar, el preparado se introduce de nuevo en el congelador por espacio de 15 minutos (no más tiempo, porque el relleno final se endurecería demasiado) y después se vuelca sobre una fuente, despegándolo del molde. Se debe servir al momento, acompañado de una salsa inglesa templada o con una salsa de frambuesas o de fresas.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto