Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Trucos y secretos de cocina

Tipos de contenidos: Alimentación

Recetas para cocinar con nios
Λ

La elaboración de pan casero

El pan casero es un producto de similares propiedades al que se obtiene en una panadería artesanal

  • Fecha de publicación: 18 de marzo de 2009
Imagen: Annika Vogt

Cuando hablamos de elaborar pan en casa hay una tendencia a remontarse a los tiempos en los que los panes se hacían en hornos de leña, en un proceso al que se le atribuía algo de alquimia o toques especiales que sólo nuestros mayores sabían dar a este alimento. Pero aunque parezca una elaboración dificultosa en las casas actuales, ya sea porque necesita cierto tiempo de espera en la fermentación o porque creemos que no disponemos del horno adecuado, debemos perder el miedo a este tipo de preparación casera.

Lo básico

Harina de fuerza, levadura de panadería y un líquido, que puede ser agua o leche, son los tres ingredientes imprescindibles para elaborar pan

Para la elaboración de pan no se necesita usar una sofisticada tecnología. Es suficiente con un simple horno y los ingredientes. En primer lugar debemos de aprovisionarnos de la denominada "harina de fuerza", un tipo de harina específica para panadería y repostería que podremos encontrar en cualquier comercio. También necesitaremos levadura de panadería, que se vende en pastelerías, hornos de panadería y en sitios especializados. El tercer ingrediente imprescindible es un líquido, que puede ser agua, leche, jugo o licuado de alguna hortaliza (zanahoria, remolacha o cebolla, entre otros).

Por último, y como ingrediente de guarnición, podemos mezclar con la masa frutos secos, frutas desecadas, pulpa o ralladura de hortalizas, como la pulpa sobrante del licuado de las hortalizas después de sacar su jugo.

Paso a paso

La receta básica consiste en primer lugar en elaborar la masa madre. Para ello mezclamos 75 gramos de levadura prensada con dos cucharadas de azúcar y después lo disolvemos en 250 centilitros de agua tibia, agregamos 300 gramos de harina normal poco a poco a la preparación anterior, echamos la sal y, finalmente, batimos unos 20 minutos.

Tapamos el recipiente y fermentamos durante 20 minutos a 40º C hasta que se eleve alrededor del doble del tamaño original de la masa. Formamos un volcán con 500 gramos de harina de fuerza y 200 gramos de harina normal y, en el centro del volcán, añadimos la masa madre, dos cucharadas de aceite de oliva y dos decilitros de agua o del jugo que hayamos decido agregar.

Amasamos hasta formar una masa que no se nos pegue en las manos y de nuevo fermentamos a 40º C hasta que la preparación, tapada con un paño húmedo, alcance el doble de su altura. Una vez fermentada la masa, volvemos a trocearla y amasamos de nuevo dando la forma deseada a los panes (individuales, baguettes, redondos, ovalados). Una vez divididas las porciones, las colocamos en placas de horno con silpat o placas antiadherentes ligeramente enharinadas. Horneamos durante 40 minutos a 200º C. Pasado este tiempo, humedecemos con un spray la superficie del horno y dejamos otros cinco o diez minutos más de horneado con el horno ya apagado.

Por último, sacamos los panes del horno, los dejamos enfriar sobre la rejilla elevada de una superficie para que se aireen por todos los lados.

Variedad de panes

Para elaborar tipos de panes diferentes, el horneado tiene el mismo procedimiento que el descrito, aunque teniendo en cuenta que si utilizamos elementos grasos como leche, mantequilla o frutos secos deberemos vigilar un poco más el final de la cocción para que no se queme la superficie. Entre los distintos tipos de pan que podemos hacer en casa están el pan de higos, pan de cuatro cereales, pan de pipas de girasol o pan de pasas.

HERRAMIENTAS ESPECIALES

Contar con la tecnología que ofrecen los hornos actuales para elaborar pan en casa da unos buenos resultados, sobre todo porque tienen aire caliente que reparte el calor de manera uniforme y permite una cocción de los panes por igual en todos los lados. Además, desprenden calor tanto del suelo como del techo, un aspecto fundamental en la cocción del pan, e incluso algunos tienen vapor, lo que permite humedecer el ambiente de cocción dentro del horno de manera que quede un producto más esponjoso.

Para los más exigentes, desde el punto de vista tecnológico, el mercado dispone de amasadoras semiprofesionales que facilitan la mezcla de la masa, fermentadoras para el proceso necesario en la elaboración del pan e incluso de pequeñísimos hornos que hacen las funciones primero de fermentadoras y, posteriormente, de horno, con los que se consiguen unos panes tipo pan de molde de una manera muy cómoda y fácil.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto