Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Tendencias

Tipos de contenidos: Alimentación

Navidad 2017
^

Objetivo: reducir los desperdicios de comida

El Ministerio de Alimentación pone en marcha una iniciativa para revertir las actuales cifras del despilfarro de alimentos, que casi alcanzan los 8 millones de toneladas anuales

  • Autor: Por MAITE ZUDAIRE
  • Fecha de publicación: 6 de enero de 2014
Imagen: Wesley Nitsckie

En diciembre fuimos testigos -y, quizá, también protagonistas- de la generosidad de las personas con el Banco de Alimentos. Estas acciones son necesarias y suman, aunque no excluyen un reto pendiente: reducir las cantidades de alimentos que se tiran. Esta otra realidad, cuantificada en casi 8 millones de toneladas al año, plantea cuestiones éticas, económicas, sociales, nutricionales y ambientales. Para analizar en profundidad las causas del despilfarro y así frenar la tendencia y comenzar a disminuir las cifras, el Ministerio de Alimentación ha puesto en marcha una estrategia. El siguiente artículo explica en qué consiste esta iniciativa, de la que EROSKI forma parte.

¿Cuál es la diferencia entre perder alimentos y desperdiciarlos?

La primera pregunta que responde el informe es semántica. No es igual hablar de pérdida que de desperdicio, despilfarro o residuo, si bien, a la hora de cuantificar, todos suman. Para no perderse en la filología, el informe distingue entre pérdida y desperdicio.

  • La pérdida se produce durante las etapas de producción, poscosecha, elaboración y distribución, y es causada por un funcionamiento ineficiente de las cadenas de suministro.
  • El desperdicio, en cambio, está relacionado con los malos hábitos de compra y consumo, y por una mala gestión y manipulación de alimentos.
Imagen: CONSUMER EROSKI

Parte del desperdicio se puede reducir y la sociedad tiene la oportunidad de lograrlo. Lo primero que tiene que hacer es tomar conciencia de que se están descartando alimentos que son comestibles pero que, a falta de darle uso, se eliminan. Por eso, hay que tener presente que los desechos pueden ser:

  • evitables (se eliminan sin causa)
  • potencialmente evitables (a pesar de ser óptimos, depende de la habilidad de quien lo use)
  • inevitables (no son comestibles, son desechos en sí mismos).

¿Dónde se pierden los alimentos?

La pérdida de alimentos, es decir, los alimentos que no se aprovechan durante la producción y el procesamiento, es propia de los países del hemisferio Sur, o de países con poca distribución de riqueza. Sin embargo, los desperdicios por hábitos de consumo inadecuados se producen en los países occidentales y en países emergentes con cotas de riqueza alta. Al saber esto, se ha concluido que es fundamental acometer el problema de las pérdidas y el desperdicio con un concepto global de cadena alimentaria, pero teniendo en consideración las circunstancias específicas de cada una de sus fases. En nuestro país, la solución está en el cambio de hábitos de los consumidores y la restauración. La conclusión es así de contundente.

Imagen: CONSUMER EROSKI

Los datos apuntan a que en los hogares, si se adquirieren buenos hábitos a la hora de planificar y hacer la compra, si se logra una gestión adecuada de los alimentos y se presta atención a acciones como la presentada por EROSKI a principio de diciembre, se podrían evitar cantidades importantes de desperdicios.

Por otra parte, el informe que enmarca la estrategia 'Más alimento, menos desperdicio' señala que es necesario incidir en la información de las etiquetas en cuanto a la conservación o caducidad de los productos, ya que su aspecto y claridad es muy mejorable.

La estrategia 'Más alimento, menos desperdicio'

Los estudios, como el último que realizó la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios (HISPACOOP), indican que en Europa se desperdician unos 89 millones de toneladas de alimentos (7,7 millones en España). Para lograr una disminución drástica de estas cifras, la hoja de ruta de la estrategia marca varias actuaciones y traza ciertos objetivos.

  • Imagen: CONSUMER EROSKI

    Promover la realización de estudios y generación de conocimiento para conocer el cuánto, cómo, dónde y el porqué de las pérdidas y desperdicio alimentario. El objetivo es conocer en qué etapa y procesos se producen las pérdidas a lo largo de la cadena de producción, su cuantificación y valor, su impacto económico, social, nutricional y ambiental, y cómo se valorizan o reutilizan actualmente las pérdidas y desperdicios.

  • Diseñar indicadores de evaluación para medir las actitudes, percepción, prácticas y comportamientos de las empresas y ciudadanía en materia de prevención, reutilización y revalorización de los desechos alimentarios y evaluar el impacto real de las medidas emprendidas tanto sectorialmente como territorialmente.

  • Imagen: CONSUMER EROSKI

    Divulgar y promover buenas prácticas y acciones de sensibilización para elaborar y difundir entre los agricultores, empresas y operadores de la cadena guías de buenas prácticas, que faciliten el conocimiento de los problemas existentes y promuevan la adopción de medidas correctoras.

  • Desarrollar campañas de información dirigidas a consumidores y a la restauración, que mejoren el conocimiento de las prácticas para la conservación de alimentos y la importancia de la reducción del desperdicio alimentario.

Los responsables se han dado un tiempo de dos años para poder concluir. Mientras se alcanza el punto de llegada, se ha elaborado un Decálogo de Buenas Prácticas que antecedan y refuercen el éxito.

Decálogo de buenas prácticas para reducir el desperdicio de alimentos

  1. Reforzar la colaboración y la mejora del intercambio de información entre productores, fabricantes, distribución y administraciones públicas para evitar que, una mala planificación, genere un stock de productos que no vayan a ser consumidos y deban ser destruidos/eliminados.
  2. Optimizar, dentro de las propias compañías, mecanismos y prácticas de eficiencia que favorezcan un transporte, manipulación y comercialización adecuada de los productos, que permita aprovechar la totalidad de su vida útil garantizando, en todo momento, su calidad y seguridad alimentaria.
  3. Apostar por un clima de colaboración entre los diferentes agentes de la cadena de valor que facilite esa gestión eficiente y global necesaria para evitar desperdicios innecesarios en los diferentes eslabones de la cadena y, en caso de que se produzcan y siempre que estén en correcto estado, puedan canalizarse hacia otros usos evitando su destrucción.
  4. Investigar e innovar en técnicas, tamaños y modelos de envasado y packaging más acordes con los nuevos modelos de hogar y hábitos de consumo de la sociedad actual.
  5. Trabajar en la mejora de la comunicación al consumidor sobre las condiciones y recomendaciones de consumo de los productos alimenticios.
  6. Establecer o reforzar mecanismos de medición del producto consumible destruido registrado a lo largo de toda la cadena de valor, así como llevar a cabo informes periódicos de los avances conseguidos para frenar esta problemática, colaborando con el MAGRAMA en aquellos casos en que puedan producirse sinergias.
  7. Impulsar prácticas que permitan a las empresas maximizar el aprovechamiento del "excedente" que se genera a lo largo de la cadena (elaboración de otro tipo de productos, alimentación animal, cosméticos...), redistribución, etc.
  8. Establecer los mecanismos oportunos para que la mayor parte de ese excedente pueda redistribuirse, así como para que la redistribución de alimentos se lleve a cabo cumpliendo estrictamente, y a lo largo de todo el proceso, las normativas de higiene y seguridad alimentaria.
  9. Compartir información con las comisiones de seguimiento del proyecto (formadas por expertos de toda la cadena de valor y las Administraciones Públicas) para testar los avances experimentados en el proyecto.
  10. Trabajar y colaborar de manera honesta, transparente y eficaz, en definitiva, para fomentar una producción, comercialización y consumo responsable que ayude a posicionar al sector de la alimentación como un colectivo "sensible" a las necesidades e inquietudes de la realidad social y económica del país.

RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto