Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Jardín

Tipos de contenidos: Bricolaje

Ahora no podemos parar
Λ

Conocer algo más sobre el mantillo

Un aporte orgánico excepcional para enriquecer el suelo

En algunas ocasiones, los que no somos expertos en jardinería aplicamos elementos y materias a nuestras plantas y jardines sin conocer muy bien cuál es la función que desempeñan ni los componentes que los forman.

Este puede ser el caso del mantillo, que sabiendo todos que es muy beneficioso para la tierra ignoramos algunos aspectos que a continuación pasamos a comentar.

La importancia del mantillo recae sobre todo en que es un elemento que incrementa la riqueza orgánica del suelo y a su vez retiene el agua en la tierra y no deja que ésta se endurezca con el calor que puede hacer en verano, mejorando notablemente todos los suelos, y en especial los arcillosos.

Por lo tanto podemos decir que el mantillo es un abono orgánico que mejora la estructura del suelo y favorece la actividad microbiana, clave de la fertilidad. Es precisamente en el mantillo donde las plantas encuentran la mayor parte de los nutrientes que necesitan para vivir.

Cómo cualquier otro alimento este se va consumiendo según van necesitando de él las plantas así que es conveniente que de forma periódica se esparza mantillo a los suelos de nuestro jardín. La mejor época para aplicar una capa de mantillo es al final de la primavera pero es aconsejable hacerlo siempre sobre tierra mojada para que la absorción sea mejor.

No todo el mantillo es igual, existen diferentes tipos pero en general podemos hablar de:

- mantillos con tierra: especialmente adecuados para árboles y arbustos están fabricados con césped de prado y retienen bien el agua.

- mantillos sin tierra: son los más adecuados para plantas cultivadas en macetas y están compuestas por turba o sustitutos.

Algunos de estos tipos se descomponen rápidamente, como es el caso del abono de corteza de pino que enriquece notablemente la composición de la planta. Por otro lado, para árboles frutales, un buen mantillo es el césped segado o el mantillo artificial que mantiene muy bien la humedad, pero que sin embargo resulta desagradable al olfato.

Esperemos que estas líneas les hayan servido para saber algo más sobre un elemento fundamental en jardinería que por común podíamos desconocer algunas de sus propiedades.

Etiquetas:

Tierra, jardín, mantillo




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto