Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

Alternativas para reducir impuestos

Comprar o alquilar casa, contratar una hipoteca o suscribir un plan de pensiones son las opciones con mayores exenciones fiscales para los particulares

  • Autor: Por GRACIA TERRÓN
  • Fecha de publicación: 18 de noviembre de 2008

Vivienda: las mayores exenciones

Imagen: joan ggk

Se agota el tiempo y, como siempre, es en las últimas semanas del año cuando los contribuyentes se aplican en la realización de todo tipo de cálculos que les permitan reducir su factura fiscal y pagar menos impuestos. La cita es la próxima Declaración de la Renta, que se presentará entre mayo y junio del año próximo, pero que se liquida con todos los ingresos y gastos computados a lo largo de 2008. Por eso, apurar hasta el final del ejercicio para hacer las últimas operaciones entre productos de ahorro, inversión o inmuebles es básico para conseguir el ansiado objetivo de pagar menos al fisco. Este año, no hay muchas novedades respecto a 2007: los planes de pensiones, las hipotecas o las cuentas ahorro vivienda siguen manteniendo sus incentivos fiscales. Para dar más opciones, desde enero de este año se puede traspasar el ahorro desde un PPA (plan de previsión asegurado) a un plan de pensiones, o viceversa. También ha mejorado la desgravación por alquiler.

La vivienda, y los productos relacionados con su adquisición, son el gran activo para conseguir una jugosa desgravación en el IRPF.

  • Cuenta ahorro vivienda:

    Quien tenga una cuenta ahorro vivienda puede deducirse, en el territorio general y en Navarra, hasta 9.015 euros, por declaración. En el País Vasco la deducción sobre las cantidades aportadas en la cuenta es del 18%. En esta comunidad autónoma, la deducción máxima anual será de 2.160 euros. La suma de los importes deducidos por cada contribuyente a lo largo de los sucesivos periodos impositivos no podrá superar la cifra de 36.000 euros.

  • Hipotecas:

    Quien, por el contrario, ya haya encontrado vivienda y ahora esté pagando una hipoteca, como máximo podrá deducirse hasta 9.015 euros de las cantidades pagadas (incluidos intereses y amortización de capital) tanto en el territorio general como en Navarra. En el País Vasco, los contribuyentes que tengan una hipoteca podrán deducirse hasta 12.000 euros anuales. Además, en todos los casos, si es el primer año que se paga la hipoteca, se pueden incluir los gastos derivados de notaría y seguros.

    En el caso de los matrimonios, en el territorio común, para optar a la desgravación de 9.015 euros por cada miembro, es necesario realizar la Declaración de la Renta individual y no conjunta. Si se opta por esta última opción, sólo se podrá reducir 9.015 euros por la hipoteca, en lugar de los 18.030 que se pueden deducir si se hace la declaración por separado.

    Si la vivienda es propiedad de varias personas que conviven en ella (matrimonios, parejas de hecho, hermanos o amigos), cada una de ellas podrá desgravarse por un máximo de dicho importe, proporcionalmente a la participación en la titularidad de la vivienda que posean.

    Además, la Ley del IRPF mantiene la desgravación por reinversión cuando se vende la vivienda habitual y se adquiere una nueva con el dinero de la antigua. No obstante, no se puede practicar deducción por la adquisición o rehabilitación de la nueva vivienda si las cantidades invertidas en la nueva vivienda no superan las invertidas en las anteriores, en la medida en que haya sido objeto de una anterior deducción. Si el valor de adquisición de la nueva vivienda es superior a la de la antigua, la cantidad que exceda será desgravable igualmente.

  • Rehabilitación de vivienda:

    También se pueden desgravar las cantidades destinadas a la rehabilitación de la vivienda habitual, siempre que las obras se centren en las estructuras, fachadas y cubiertas, por un coste global que debe superar el 25% del precio de adquisición o del de mercado en el momento de efectuarla. En este caso, las cantidades invertidas con derecho a deducción están sujetas al límite de 9.015,18 euros, establecido con carácter general.

  • Alquiler:

    Se puede deducir el 10,05% del alquiler, hasta un máximo de 9.015 euros, si la renta de trabajo es inferior a 24.020 euros anuales

    Otra opción para reducir impuestos está en el alquiler de vivienda, donde sí que hay novedades este año. Desde 2008, en el territorio general, los contribuyentes podrán deducirse el 10,05% del coste del alquiler, hasta un máximo de 9.015 euros, siempre que sus rentas de trabajo sean inferiores a 24.020 euros anuales. En todo caso, la reducción de impuestos final dependerá del sueldo del inquilino. Cuanto más alto, menos beneficios.

    En este apartado, hay que tener en cuenta las particulares desgravaciones que aplican las comunidades autónomas. Las deducciones van desde 150 euros hasta 1.600 euros, pero esta deducción se aplicaría sólo sobre la cuota autonómica, no sobre la estatal.

    1. En Cataluña, los inquilinos pueden deducirse el 10% del alquiler con un máximo de 300 euros para los menores de 32 años, parados de más de 183 días o viudos mayores de 65 años. La base imponible no podrá superar los 20.000 euros individuales y los 30.000 euros conjuntos. El importe del alquiler debe superar el 10% de la renta.
    2. En Madrid, los inquilinos pueden deducirse el 20% del alquiler, con un límite de 840 euros para menores de 35 años con una renta inferior a los 24.000 euros individuales y 39.000 conjuntos. Esta norma es aplicable para aquellos a quienes el alquiler les suponga más del 10% de la base imponible.
    3. En Navarra, la deducción máxima es del 15% del coste del alquiler con un máximo de 601,01 euros para las rentas no superiores a los 30.000 euros anuales. Como en Madrid, para beneficiarse de esta desgravación, las cantidades satisfechas en concepto de alquiler deben superar el 10% de las rentas.
    4. En País Vasco, la deducción se eleva al 25% de las cantidades pagadas en concepto de alquiler, con el límite de 1.500 euros anuales para menores de 35 años y familias numerosas; y al 20%, con el límite de 1.200 euros anuales para mayores de 35 años.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto