Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

^

Silicona platino, un material muy recurrente en la cocina

En la elección de los utensilios para cocinar, los fabricados a base de silicona platino son excelentes por sus cualidades antiadherentes, higiénicas y resistentes

  • Autor: Por FERNANDO MOURA
  • Fecha de publicación: 23 de marzo de 2007
Imagen: Lékué

Los instrumentos que habitualmente se utilizan para cocinar están fabricados con diversos materiales, pero quien se encarga de adquirirlos pocas veces analiza el material de su composición. Sin embargo, en el abanico cada vez más amplio de estos materiales aplicados a utensilios de cocina, se pueden identificar cuáles son los menos perjudiciales para la salud o cuáles dan mejores prestaciones para que el proceso de cocción sea perfecto. La silicona platino se ha convertido en la última novedad para que el arte culinario no se vea alterado por el utensilio utilizado.

Con la evolución industrial han aparecido nuevos materiales más útiles y menos perjudiciales. En la antigüedad, los más conocidos eran el hierro y el barro, pero con el paso del tiempo estos fueron reemplazados por los de aluminio, cobre y, posteriormente, por los productos de teflón. Ahora la última novedad en el mercado son los fabricados con silicona platino, aliado de los mejores cocineros de nuestro país.

Con la evolución industrial han aparecido nuevos materiales más útiles y menos perjudiciales

Lékué es una de las empresas pioneras en la fabricación y comercialización de productos fabricados con este material. José María Llorente, fundador de esta compañía, argumenta que los utensilios de este compuesto destacan por "su alta moldeabilidad, ya que adoptan cualquier forma que se les quiera dar. Pese a esta flexibilidad, pueden cobrar rigidez mediante aleaciones con otros materiales y admiten cualquier color y textura".

Llorente añade que la silicona platino es el material ideal para fabricar estos nuevos moldes destinados a la cocción de alimentos, ya que asegura flexibilidad, resistencia térmica y antiadherencia. Además, en el proceso de fabricación este material resulta muy maleable porque, si bien es flexible debido a que se dilata con el calor y se contrae con el frío, recupera su forma cuando la temperatura vuelve a ser normal.

Estos moldes están preparados para cocinar en el horno tradicional o en el microondas y soportan temperaturas de hasta 260º C. Pero también resisten muy bajas temperaturas, como unos 60º C bajo cero en el congelador.

Entre las ventajas que aporta la silicona platino se encuentra la gran variedad de fórmulas y composiciones a las que puede ser sometida. Por este motivo se fabricar en diversos formatos, como gel, aceites, etc. "Además -revela Llorente-, se usa en la elaboración de muchos productos médicos e infantiles como, por ejemplo, las tetinas de los biberones".

Entre las ventajas que aporta la silicona platino se encuentra la gran variedad de fórmulas y composiciones a las que puede ser sometida

El descubrimiento de la silicona platino

El "nacimiento" de este compuesto químico tuvo lugar cuando Llorente, buscando una solución comercial para extraer el hielo de las cubiteras de manera fácil y práctica, comenzó a fabricar las actuales cubiteras de caucho. Más tarde se centró en la utilización de este material en otros productos, como moldes para pasteles.

Llorente comenzó así a producir utensilios utilizando la silicona platino en 2001, después de haber obtenido la patente europea que le habilitó el uso de la silicona catalizada con platino para la fabricación de moldes para hornear. Esta patente le ha otorgado a Lékué el derecho exclusivo de explotación de la silicona mediante un proceso químico con platino para la fabricación de recipientes para repostería y horneado en general. En ellos se puede cocinar desde hojaldres, tartas, pasteles dulces y salados, cremas, lasaña, flanes, magdalenas, canapés, aperitivos, hasta tapas y pan, así como platos fríos como helados, gelatinas, muses y patés.

Características del platino

El platino es un metal de propiedades únicas que se encuentra de forma natural en la arena, en el cuarzo y en las rocas. Después de diversos procesos químicos u una vez aplicado a moldes grandes, se obtienen propiedades mecánicas de resistencia al desgarro y a las roturas.

Propiedades:

  • Resistencia a temperaturas extremas. Soporta temperaturas desde los 260º C hasta los 60º C bajo cero.
  • Antiadherencia. Los utensilios no necesitan ser engrasados (sólo la primera vez) y se desmoldan fácilmente.
  • Cocción uniforme. Todos los moldes incorporan un diseño exclusivo y patentado que asegura una cocción homogénea de la masa.
  • Ergonomía. El estudiado diseño de todos los productos garantiza una gran facilidad uso.
  • Facilidad de limpieza. Resulta sencillo retirar los restos de alimentos.
  • Ecológicos. Son factibles de reciclar.

Precauciones:

  • No se puede cortar en el molde.
  • El molde no se puede colocar sobre una fuente directa de calor (fuego, grill, placas eléctricas).
  • El molde no se puede limpiar con detergentes abrasivos.

Inconvenientes

Lekué es la empresa que tiene exclusividad de explotación de los utensilios de silicona platino, puesto que ha sido la única en conseguir la patente europea para la fabricación de moldes para repostería y para horneado en general. La clave la ha encontrado esta compañía al conseguir un eficiente proceso de "postcuración". Este proceso consiste en someter el molde de silicona a una temperatura de 200º C durante cuatro horas para eliminar materias volátiles. Si este proceso no se realizara correctamente, tendría un impacto en la calidad del producto final, motivo por el que es obligatorio que estos moldes cumplan con las normativas de materias para contacto con agua y alimentos. (BfR XV; FDA 177.2600, KTW y WRAS).

Precios

La materia prima de estos productos elaborados mediante silicona es accesible, lo que permite ofertar en el mercado moldes de hornear a un precio inferior a los tradicionales. Por ejemplo, el 'molde silicona quiche 28 centímetros' se comercializa por 20 euros, mientras que un 'molde soufflé redondo 24 centímetros de cerámica' cuesta cerca de los 30 euros. Otro ejemplo es la cubitera de silicona, cuyo coste es de 13,50 euros, algo menos que la metálica, que supera los 15 euros.

En términos generales, estos utensilios elaborados a partir de la silicona platino resultan ser más económicos que los metálicos o de cerámica, aunque la diferencia no supera los 10 euros. Este margen de ahorro para el consumidor también se observa en otros utensilios, como el 'molde de silicona flanera de seis cavidades', que cuesta 18 euros; 'el molde desmontable de silicona para pasteles', 24 euros; y 'el molde de silicona para hacer helados', 15 euros.

Otros materiales

Las propiedades positivas de la silicona platino han conseguido el reconocimiento de los fabricantes de utensilios porque, ante otros elementos "base", como el plomo o el fluor, garantiza la no contaminación de los alimentos, lo que ocurre con otros materiales frente al calor de la cocción.

En términos jerárquicos, después de la silicona platino, los mejores materiales "base" para cocinar son el acero inoxidable, el níquel y la porcelana o el vidrio, porque resisten el calor.

  • Acero inoxidable: Suele ser uno de los más recomendados. Incrementa el precio final del producto, pero resulta ser un material muy estable, que no se corroe y permite cocinar de manera homogénea y rápida.
  • Barro: Utilizado en la antigüedad y, en apariencia, un material obsoleto, es uno de los más recomendados porque permite cocciones largas y no altera el sabor original de los alimentos. En su contra tiene el peso y la fragilidad, que son sus puntos más débiles.
  • Vidrio resistente al calor (pirex o similares). No se corroe ni se oxida y es muy útil para cocinar al horno.
  • Hierro colado: Se encuentra en multitud de cazuelas y sartenes fabricadas; mantienen el calor durante bastante tiempo, pero el inconveniente es el peso y el mantenimiento, ya que se oxidan con mucha facilidad.
  • Hierro esmaltado: En comparación con el hierro colado, aporta el beneficio de no oxidarse.
  • Aluminio: El auge de este material se debió, en un principio, a su ligereza. Sin embargo, no es muy recomendable porque desprende residuos.
  • Cobre: Años atrás fue un material muy utilizado, pero actualmente no se recomienda por el peligro de envenenamiento que conlleva.
  • Revestimientos de Teflón: Aunque se utiliza mucho en sartenes, cacerolas y moldes de todo tipo, cuando se limpian es muy usual que se rayen.
  • Amianto: Su uso se limita a los difusores de cocina, que se ponen debajo de las cazuelas para cocinar de forma más uniforme. Es un material altamente cancerígeno por lo que hay que tener cuidado en que no entre en contacto con los alimentos.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto