Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

Economía doméstica
^

Copyleft, derechos para el autor

Las licencias Creative Commons ofrecen a los autores la posibilidad de elegir cómo quieren proteger sus obras

El movimiento copyleft trata de extender una idea nacida con el software libre: la libertad de copia, modificación y circulación de las obras no sólo fomenta la difusión de la cultura, sino que a la postre es útil para el reconocimiento de los autores, e incluso para su recompensa económica. Las licencias copyleft de Creative Commons (CC), ya adaptadas a legislación española, pretenden facilitar a los artistas la divulgación de su creación mediante un rango flexible de protección, sin que tengan que elegir entre el todo o la nada que representan el dominio público y el copyright: o cualquiera puede atribuirse los textos, o nadie puede difundirlos sin permiso hasta 70 años después de la muerte del autor. CC no quiere competir con el copyright, sino complementarlo.

Reescribir la propiedad intelectual

Explicaba Cory Doctorow, novelista y activista digital, en una reciente conferencia en Madrid, cómo el copyright y el derecho de autor -mecanismos para regular la tecnología - se han ido adaptando a la evolución de los sistemas de copia y distribución de obras originales. Las nuevas tecnologías siempre han provocado el pánico entre los titulares de los derechos de cada época. "Cuando se inventó la radio, los intérpretes en directo intentaron llevar a Marconi a juicio por crear un aparato que permitía a los oyentes sintonizar una emisión sin pagar la entrada. El videograbador le dio tal susto a Hollywood que mandaron a su portavoz al Congreso para decir que 'el videograbador es a la industria norteamericana del cine lo que el Estrangulador de Boston es a la mujer que está sola en casa'", cuenta Doctorow.

Los legisladores han tenido que ir adaptando los derechos de autor a la tecnología para bien de la sociedad y de los propios autores. Se dieron cuenta de que el hecho de que el vídeo pueda grabar, copiar, avanzar rápidamente y saltarse los anuncios de las películas emitidas por televisión es una cualidad, no un defecto... "Los avances tecnológicos han permitido que un número mil veces mayor de artistas hagan una cantidad mil veces mayor de arte, ganando mil veces más dinero a la vez que llegan a un público mil veces más extenso", según el co editor del popular weblog Boing Boing .

Con la llegada de Internet, "una tecnología que como la fotocopiadora, el fonograma, la televisión por cable o la gramola, necesitaba una nueva legislación de derechos de autor para poder coexistir pacíficamente con el resto del mundo", las cosas cambiaron de rumbo. Doctorow cree que la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) decidió que "la característica principal de Internet, la capacidad de mover datos de un sitio a otro sin coste ni control, era un problema a resolver y no una solución en sí misma".

Para "arreglar" Internet se establecieron tratados internacionales que la "criminalizaban", asegura Doctorow. Las nuevas leyes "crearon nuevos delitos para las personas que copiaran ficheros contraviniendo la vieja ley de copyright, crearon la idea de la 'antielusión', que dice que es ilegal romper el cerrojo a una obra con copyright, ilegal decirle a alguien cómo romper el cerrojo, e ilegal decirle a alguien cómo averiguar cómo romperlo". El efecto de estas nuevas leyes ha sido nefasto, dice: "no han conseguido que una sola obra original deje de circular libremente por Internet ni han puesto un solo céntimo en el bolsillo de un titular de derechos, pero han respaldado a un montón de negocios que se aprovechan de los derechos de autor a expensas del público".

Este estado de cosas, con una progresiva extensión de los derechos de autor, que cubren más ámbitos durante más tiempo -en España los derechos de explotación de la obra duran toda la vida del autor y 70 años después de su muerte-, en un contexto donde las nuevas tecnologías facilitan como nunca antes la copia y distribución, ha provocado el movimiento "otro copyright es posible". Unos (entre los que están muchos autores) defienden que la cultura (la información) quiere ser libre, y que facilitar la difusión de una obra no sólo beneficia a la sociedad, también termina por recompensar a los autores. En el lado contrario, parte de la industria (grandes discográficas, estudios de cine, editoriales, etc.) y muchos artistas se aferran al viejo copyright como único modo de combatir a la rampante piratería, que en forma de 'top manta' o intercambio de archivos en Internet lacera la venta de originales.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: ¿Qué es Copyleft? »



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto