Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

^

Alquilar una caja fuerte al banco

Su coste mínimo es de 150 euros anuales, y varía según el tamaño de la caja y la entidad que provea el servicio

  • Autor: Por LAURA SALI
  • Fecha de publicación: 26 de octubre de 2008

Con la crisis económica y financiera que se ha desatado, las cajas de alquiler se han convertido en un "búnker" de seguridad para los ahorros de muchos consumidores, aunque también allí se pueden depositar otros valores, alhajas y bienes. Tienen un coste que puede ir desde 150 euros a 600 euros anuales, dependiendo del tamaño de la caja y de la entidad que provea este servicio.

Confidencialidad

Los bancos y cajas de ahorro españoles cuentan entre sus productos y servicios financieros con las denominadas "cajas de alquiler" o "cajas fuertes" para que sus clientes puedan depositar documentos, valores, alhajas y cualquier otro tipo de bienes. El contenido es de carácter estrictamente confidencial, y el cliente no tiene obligación de declararlo ante la entidad crediticia. Esta confidencialidad es una de las características peculiares de las cajas de alquiler, ya que la entidad que las cede tiene total desconocimiento de lo que se encuentra en su interior.

El titular de la caja es quien responde sobre los objetos depositados allí, que deben ser lícitos y no perjudiciales para las instalaciones. En caso necesario, "se tiene derecho de inspeccionar el contenido", según señalan fuentes de Caixa Galicia. Y, en circunstancias extremas, el cliente puede verse obligado a abrir su caja mediante una orden judicial.

El titular de la caja responde sobre los objetos depositados, que deben ser lícitos y no perjudiciales para las instalaciones

De antemano, las entidades tienen un cuidado especial a la hora de proporcionar este servicio, y desde el departamento de Seguridad de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) explican que, como existe una Ley de Prevención del Blanqueo de Capitales, las entidades financieras "están obligadas a conocer a sus clientes, qué actividad desempeñan y disponer de datos exhaustivos, no sólo para dotarle de una caja fuerte, sino también para poner a su disposición una simple cuenta corriente".

Se estima que el sistema bancario español cuenta, en total, con unas 15.000 cajas fuertes de alquiler, en su mayoría ocupadas. Pero, a título individual, los grandes bancos y cajas de ahorro se niegan a facilitar la cifra de cajas de alquiler de que disponen, "por cuestiones de las políticas de privacidad".

A raíz de la desconfianza creciente sobre la solvencia de las entidades crediticias y los temores de los clientes sobre el futuro de sus ahorros, los expertos aseguran que se ha detectado un aumento en la demanda de las cajas, aunque no está realmente cuantificada. Sin embargo, señalan también que del abanico de productos y servicios que ofrecen los bancos y cajas, éste es uno de los menos explotados por las entidades. Las cajas de alquiler son un "servicio residual" para la mayoría de los bancos porque suponen un gran coste para las entidades financieras y no generan una alta rentabilidad, si se compara con otro tipo de productos financieros, según explica un directivo de una de las cajas de ahorros más importantes de España.

Quién puede disponer de una caja de alquiler

En términos legales, para ser titular de una caja fuerte o de alquiler, es suficiente con ser cliente de cualquier banco o caja que ofrezca este servicio; es decir, contar con una cuenta corriente en dicha entidad, solicitarlo y que sea aprobado por la entidad en cuestión. Según la definición del Banco de España, son "lugares especialmente reservados en las cajas fuertes de las oficinas bancarias que los clientes que lo deseen pueden alquilar para el depósito de bienes o efectivo, sin necesidad de declarar su contenido". Aunque esta norma tiene una excepción tácita: para abrir una caja de alquiler las entidades suelen "analizar en profundidad" a quién se le otorgará. "No es un producto que se le facilite a cualquier cliente", según insisten desde fuentes bancarias. ¿Cuánto cuesta una de estas cajas?

Cada entidad establece unos costes determinados, tanto para la apertura como para el mantenimiento, y por cada visita que se realice a la caja de alquiler, que puede ir desde 150 euros a 600 euros anuales, cifra a la que hay que añadir el precio de cada visita (que ronda entre tres y seis euros), y la contratación del seguro y un depósito o fianza inicial. Además, si se indica otro titular o persona autorizada adicional se deberá abonar el 50% del coste de la caja.

Las entidades analizan "en profundidad" a quién se concede el alquiler de una caja fuerte

En general, el coste de la caja de alquiler varía en función de su tamaño. El contrato se establece por años sucesivos, y es renovable tácitamente, es decir, si el cliente no indica su extinción a la entidad. Los bancos y cajas que disponen de este servicio cobran las siguientes tarifas aproximadas de acuerdo con la superficie de la caja:

  • 11 x 29 x 46 cm: 102,13 euros/año.
  • 16,5 x 29 x 46cm: 153,18 euros/año.
  • 22 x 29 x 46cm: 204,25 euros/año.
  • 33 x 29 x 46cm: 306,39 euros/año.

Las comisiones son muy variables, en función de la entidad. En cualquier caso, si el banco o caja de ahorro dispone un incremento en las comisiones por este servicio, "debe ser comunicado al cliente con carácter previo, además de estar registradas en el Banco de España", según se indica desde esta entidad.

LAS OBLIGACIONES DE BANCO Y CLIENTES

Obligaciones del banco o caja:

  • Entregar al cliente la llave de la caja de alquiler para que el cliente pueda hacer uso de este servicio y permitirle que coloque los bienes que desee.
  • Permitir al cliente -o a la persona autorizada expresamente- el acceso a la caja de alquiler los días hábiles bancarios dentro del horario habilitado, así como facilitar el acceso al lugar reservado a los efectos de realizar la operación en la intimidad.
  • Asegurar la idoneidad del recinto y la integridad de la caja de alquiler. Para esto, debe custodiar de manera permanente las cajas para evitar cualquier daño o violación a las mismas, a fin de preservar su integridad.

Obligaciones del cliente

  • Pagar el coste de apertura y las comisiones de mantenimiento dispuestos por la entidad.
  • Usar la caja de alquiler según lo convenido en el contrato, lo que supone no guardar sustancias peligrosas, nocivas o cuya comercialización esté prohibida.
  • Informar al banco o caja del robo o pérdida de la llave, en caso de que ocurra.
  • Restituir la llave recibida a la finalización del contrato y vaciar la caja de alquiler. Si se incumpliera esta obligación, la entidad podría dar lugar a la apertura forzada de la caja, a través de una orden judicial.

Paginación dentro de este contenido

Etiquetas:

alquiler, caja, cliente, entidad, euros


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto