Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Convivencia y psicología > Convivencia

Tipos de contenidos: Mascotas

Feliz Navidad - Consumer 2018
^
Tu canal de Mascotas

Los niños entienden al perro mejor con dibujos

Los pequeños necesitan aprender qué dicen sus perros con su cuerpo, sobre todo para evitar accidentes innecesarios, y las ilustraciones son una buena herramienta para enseñarles

Perros y niños pueden convertirse en grandes amigos. Pero es importante hacer comprender a los críos que no se comunican de la misma manera. El modo más divertido para que los pequeños conozcan qué dice su can con su cuerpo, cómo entenderse con él y cómo evitar accidentes innecesarios es a través de dibujos como los que se muestran en este artículo. Con ellos, los menores aprenderán cuándo el perro tiene interés y cuándo quiere jugar, pero también cuándo tiene miedo o está enfadado y quiere que se le deje tranquilo.

Perros y niños: grandes amigos con lenguaje diferente

Canes y niños pueden ser grandes amigos. Además, compartir su vida con animales enseña a los pequeños importantes lecciones, entre ellas, el respeto por otras formas de vida, la responsabilidad y el valor de la paciencia.

"Perros y gatos son, además, una gran motivación para los menores. Querer a un animal, dormir a su lado, sus caricias y juegos implican una estimulación sensorial y mental esencial para el desarrollo infantil", afirma Tamara García Cid, psicóloga, experta en terapias con canes y profesora de comportamiento canino en la Universidad Autónoma de Madrid. Los perros, además, pueden ayudar a los más tímidos a relacionarse mejor con otros pequeños. "Con una mascota, el contacto con los demás no es tan directo, ya que se realiza a través del animal", añade García Cid.

Pero, ¿qué hace falta para que los menores disfruten su relación de amistad con los canes, sin peligros y de forma sana? Esta experta lo tiene claro: "Hay que enseñar a los niños a identificar el estado de ánimo de sus animales: cuándo están tristes, cuándo contentos y cuándo están agobiados y se quieren ir porque el pequeño les está ofreciendo demasiado cariño".

Los dibujos son, sin duda, una valiosa herramienta para que los niños entiendan cómo se sienten sus mascotas y aprendan a descifrar el elocuente lenguaje corporal canino. El programa "Ladridos y Sonrisas" de la Federación Europea de Alimentos para Mascotas ha elaborado las siguientes animaciones que ayudarán a los menores a entender cómo se siente su can, de forma sencilla y muy divertida.

1. El perro tiene interés

"Cuando los perros están interesados en algo, lo demuestran elevando ligeramente sus orejas o con pequeños olisqueos", explican estos expertos. Sus orejas pueden moverse de detrás hacia delante y su mirada se fija en su objeto de interés.

2. ¡El perro quiere jugar!

Los juegos son una de las actividades preferidas que comparten niños y canes. Pero, ¿cómo hacer entender a los pequeños que su peludo amigo quiere jugar?

"Los perros pueden invitarnos a jugar de muchas maneras: pueden ladrar, adelantar sus patas y arquear su cuerpo y mover su cola con excitación", apuntan estos especialistas.

En este punto, es importante que los padres expliquen a los niños cómo jugar de forma segura con su peludo amigo; por ejemplo, con pelotas lanzadas.

3. El perro se ha enfadado

Como las personas, los canes también se enfadan. Sin embargo, a diferencia de muchos humanos, "la paciencia de algunos parece ser inmensa; y cuando se enfadan suele ser porque ya han avisado antes, sin que hayamos sabido entenderles", comenta García Cid.

Un perro enfadado puede ofrecer un ladrido profundo, enseñar sus dientes y gruñir. Y el pelo del lomo suele erizarse. "Los niños deben saber que en estos momentos mirarles fijamente a los ojos puede ser interpretado por el can como un desafío", alertan los expertos de "Ladridos y Sonrisas".

4. Perros con miedo

Una cola entre las patas, escondida bajo su vientre, es la señal más elocuente de que el peludo compañero tiene miedo. Las orejas del can suelen bajar y las piernas flexionarse, como si quisiera desaparecer físicamente de la escena. Además, eludirá el contacto visual.

Es importante aprender de qué tienen miedo los perros, para poder explicárselo a los niños. La ayuda de un profesional o de su veterinario siempre resulta de gran utilidad.

¿Vive usted con niños y perros y quiere compartir su experiencia o dar su opinión? Puede hacerlo en la sección de comentarios. ¡Gracias!

Lea más artículos de convivencia con perros y gatos. Siga a la autora en Twitter @evasanmartinf.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en