Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Salud > Vacunas y enfermedades

Tipos de contenidos: Mascotas

^
Tu canal de Mascotas

¿Por qué jadean los perros?

El jadeo del can le sirve para refrigerarse, pero también puede esconder un riesgo de golpe de calor, una enfermedad y hasta el miedo del animal al veterinario

  • Autor: Por EVA SAN MARTÍN
  • Última actualización: 28 de septiembre de 2015
Imagen: Esparta Palma

Los perros jadean para refrigerarse: abren la boca, sacan la lengua e inhalan aire a gran velocidad. Este complejo mecanismo les ayuda a liberar el exceso de calor de sus cuerpos. Sin embargo, un jadeo excesivo también puede anticipar un peligroso golpe de calor. Pero en otras ocasiones, el can que respira de un modo acelerado avisa de que tiene miedo, sufre estrés, padece una enfermedad o necesita perder algunos kilos de forma urgente. Este artículo da cuatro razones por las que jadean los perros y apunta cómo reconocer cuando la respiración acelerada esconde un problema de salud.

1. Los perros jadean para refrigerarse

Los perros con calor no pueden romper a sudar. La razón es que los canes carecen de glándulas sudoríparas repartidas a lo largo de toda su piel, como sí tenemos los humanos. "La forma más eficiente que tiene un perro de perder calor es a través de su boca, por evaporación", explica el veterinario Fausto Andrés, responsable del portal Másqueanimales.tv. Esto explica que, tras realizar ejercicio o cuando el termómetro sube en la calle, los canes saquen la lengua, jadeen y respiren más deprisa.

Aunque cuentan con glándulas sudoríparas en zonas como sus almohadillas, estas no son suficientes para eliminar todo el calor que nuestros peludos amigos desprenden. Por eso, el jadeo de su boca y la eliminación de vapor de agua a través de su lengua son los mecanismos más eficaces con los que cuenta el perro para refrigerarse.

2. El jadeo del perro se acelera, ¿hay peligro de un golpe de calor?

El jadeo del perro excesivo o acompañado de babas puede anticipar un peligro golpe de calor

El cuerpo de un can funciona como un refrigerador. La temperatura normal oscila entre los 38 ºC y los 39 ºC. Entonces, ¿qué ocurre cuando el animal detecta un exceso de calor? El organismo del perro se pone en marcha, bombea la sangre caliente hacia la zona de la lengua y comienza el jadeo canino. "El perro jadea y saca la lengua. Este proceso logra que el vapor de agua caliente de los pulmones se condense al tocar las mucosas de la boca y la lengua, más frías", dice Andrés.

El can jadea de forma natural para refrigerarse y bajar su temperatura. Esta reacción es normal cuando ha realizado ejercicio. Sin embargo, también puede avisar de que nuestro amigo de cuatro patas tiene problemas: el jadeo puede anticipar un peligroso golpe de calor.

"Un perro sano inhala aire entre 10 y 30 veces por minuto", afirma la publicación científica Web Md. Pero si el ritmo de la respiración se acelera, puede ser signo de que el can se encuentra en problemas o con riesgo de padecer un golpe de calor. Cuando el jadeo está acompañado por un exceso de babas puede ser una mala señal.

El consejo es llevar al perro a un lugar fresco y aireado, ofrecerle agua, mojar sus patas, cubrirlo con una toalla mojada y fría y acudir de inmediato al veterinario.

3. Los perros jadean por estrés o miedo

El miedo del perro también desencadena un jadeo acelerado, algo habitual en las visitas al veterinario

Un can sofocado, que jadea de un modo excesivo, puede tener miedo o sufrir estrés. La angustia, como nos ocurre a las personas, acelera el ritmo cardiaco y desencadena el jadeo desmesurado en el perro. Ello explica que un can que sufre ansiedad suela respirar de un modo excesivo.

Las visitas al veterinario suelen causarles ansiedad. Los perros con temor al veterinario no son pocos: esta fobia está entre los miedos caninos más habituales. Los animales que temen la visita al doctor ladran, gruñen, se esconden y jadean con rapidez, como consecuencia de la ansiedad.

Los perros que tienen pánico a las tormentas también respiran de forma extrema durante los aguaceros con truenos, al igual que los canes con miedo a los petardos o fuegos artificiales.

Si el pánico no remite e, incluso, se incrementa, conviene acudir al veterinario o consultar a un educador canino.

4. ¿Su perro jadea mucho? Tal vez esté obeso

La mitad de los canes que viven en ciudades padece sobrepeso u obesidad, según los datos de la Asociación para la Prevención de la Obesidad en los Animales de Compañía. Esto significa que, en España, cerca de 2,5 millones de perros urbanos cargan con más kilos de los saludables.

La obesidad canina es una enfermedad crónica que favorece ciertas enfermedades en el animal y que, además, puede acortar su esperanza de vida. Un perro con sobrepeso tiene más problemas para refrigerarse y, por ello, es un can que jadea con mayor frecuencia.

¿Cuál es el consejo cuando la respiración de su peludo amigo es exagerada? Someter al perro a la prueba de la balanza.

El jadeo del perro avisa de enfermedades o envenenamientos

Imagen: Ildar Sagdejev

Un can sofocado sin motivo aparente puede haber sido envenenado o tomado alguna sustancia tóxica.

Además, el jadeo excesivo del perro también puede alertar de posibles enfermedades. Algunas dolencias crónicas, como la insuficiencia cardiaca y los problemas respiratorios, causan sensación de ahogo en el animal.

Si su peludo compañero jadea demasiado, conviene vigilarlo. Hay que observar si ingiere agua de forma compulsiva, si deja de comer, orina en exceso o vomita. Ante cualquier síntoma, es importante realizar una visita con urgencia al veterinario.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto