Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Energía y ciencia

Tipos de contenidos: Medio ambiente

^

El cambio de hora, ¿ahorra energía?

La variación horaria no tiene graves consecuencias en la rutina diaria

La normativa de la Unión Europea establece que cada año, el último domingo de marzo a las dos de la madrugada (hora peninsular), los relojes deben adelantarse una hora para que sean las tres. Se trata de una norma instaurada en 1974 como consecuencia de la crisis del petróleo, que no sólo puso de manifiesto la dependencia de las sociedades más avanzadas de este material, sino que animó a adelantar la hora con la llegada del verano. La próxima madrugada del sábado al domingo, 30 de marzo, perderemos la hora que ganamos el último domingo de octubre (ese día los relojes se atrasaron de las tres a las dos de la madrugada) para aprovechar la luz solar y gastar menos electricidad, pero ¿Hasta qué punto se ahorra energía? ¿Afecta al organismo este cambio horario?

Origen

Este domingo, 30 de marzo, concluye el horario de invierno, momento en que todos deberemos acometer el ritual del cambio de hora en los relojes y en múltiples aparatos electrónicos. Lo consabido: a las 2:00 de la madrugada serán las 3:00 (en las Islas Canarias a las 1:00, serán las 2:00). Así, ese domingo durará 23 horas. Las manecillas no se ajustarán de nuevo hasta el 26 de octubre, fecha en que se retomará el horario de invierno. Ese día sucederá lo contrario: el día tendrá 25 horas, porque a las 3:00 de la madrugada serán las 2:00 (en las Islas Canarias a las 2:00, la 1:00).

El cambio de hora se encuentra regulado en España por el Real Decreto 236/2002 de 1 de marzo, que incorpora a nuestro ordenamiento jurídico la Directiva 2000/84/CE de 19 de enero de 2001 del Parlamento Europeo y del Consejo de la Unión.

En este decreto se estipula que en los siguientes 5 años el horario de verano empezará el último domingo de cada mes de marzo y acabará el último domingo del mes de octubre, aunque la Unión Europea ya ha dado carácter indefinido a esta costumbre.

Los antecedentes de este cambio hay que buscarlos en los primeros años del siglo XX. En España, por ejemplo, ocurrió por primera vez en 1918, pero con el objetivo principal de ahorrar carbón. Durante los siguientes años también hubo modificaciones horarias, pero no tenían continuidad anual sino que eran intermitentes. Desde 1950 a 1973 se abandonó esta práctica.

La crisis del petróleo de 1974 provocó que se volviera a recurrir al adelanto de los relojes en España y en el resto de Europa, con la argumentación de que se ahorraba energía en la iluminación. Desde entonces los países europeos atrasan y adelantan el reloj. Sin embargo, siempre ha existido el mismo debate, ¿realmente interesa cambiar la hora?

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: ¿Ahorro? »



Otros servicios


Buscar en