Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Energía y ciencia

Tipos de contenidos: Medio ambiente

^

Puntos de recarga de coche eléctrico

Se estudian diversos sistemas para acelerar la carga y llegar a todo tipo de espacios públicos y privados

Imagen: Becky

Los sistemas de recarga son claves para la generalización del vehículo eléctrico. En la actualidad hay varios tipos, desde los lentos, idóneos para recargar en casa, hasta los más rápidos, capaces de completar la carga en diez minutos. En España, al igual que en otros países, se aplican planes para extender los puntos de recarga de vehículos eléctricos por diferentes lugares, como gasolineras, hoteles, cabinas telefónicas o centros comerciales.

Diferentes sistemas de recarga eléctrica

En la actualidad, se pueden encontrar tres tipos distintos de sistemas de recarga de vehículo eléctrico:

  • Carga lenta: es la más estandarizada y todos los fabricantes de vehículos eléctricos la aceptan. Se realiza con corriente alterna monofásica a una tensión de 220 voltios (V) y una intensidad de hasta 15 amperios (A). El tiempo necesario para una recarga completa de la batería ronda las 6 horas. Es apto para garajes privados, ya que es la misma tensión y corriente que la doméstica.

  • Carga semi-rápida: sólo la aceptan algunos vehículos, aunque es previsible que en fechas próximas sea un tipo de recarga bastante común. La carga se realiza con corriente alterna trifásica, con una tensión de 400V y una intensidad de hasta 63A. En este caso, el tiempo de recarga se reduce hasta unos 50 minutos.

  • Carga rápida: concebida a más largo plazo por sus mayores complicaciones técnicas. Además, no hay estándares válidos para todos los vehículos que se comercializan, aunque algunos fabricantes ya la admiten. Consiste en alimentar al vehículo con corriente continua a 400V y hasta 600 A. El tiempo de recarga se reduce a unos diez minutos.

El ritmo de implantación de estos sistemas es similar en todo el mundo, según Enrique Monasterio, responsable de la Unidad de Transporte del Ente Vasco de Energía (EVE), si bien algunas iniciativas son más ambiciosas o han empezado antes, como California o Londres. En estos proyectos se utilizan las recargas lentas, pero se apuesta por la estandarización de la semi-rápida en 2015 y de la rápida sobre 2020. Empresas como la israelí Better Place, o las españolas Circutor o BlueMobility, especializadas en estos sistemas de recarga, empiezan a hacerse un hueco en este emergente mercado.

El sistema de carga rápida tarda unos diez minutos

El objetivo sería implantar la carga rápida en vía pública y mantener la carga lenta en los domicilios donde pernoctan los vehículos. Esta última opción es la más lógica para los consumidores, explica Monasterio, ya que carece de problemas técnicos y aprovecha el valle de demanda eléctrica durante la noche. Además, se usaría la energía renovable sin generar distorsión alguna en el sistema.

Otra ventaja interesante para los consumidores sería la tecnología V2G, que permitiría a los vehículos ser almacenes de energía para sus propias necesidades o incluso para venderla a la red eléctrica.

El precio de los postes de recarga varía de manera enorme en función del tipo de recarga y del emplazamiento del mismo, según Monasterio. En cuanto al nombre de estos sistemas, los expertos prefieren hablar de "puntos o estaciones de recarga de vehículo eléctrico", y no de "electrolineras", como se lee y oye en algunos medios, porque proviene de la palabra "gasolina" que es el combustible que se quiere sustituir.

En el camino a la implantación del sistema, la estandarización es otro aspecto esencial. La Comisión Europea ha dado un paso importante, al solicitar en fechas recientes a los organismos europeos de normalización (CEN-CENELETEC y ETSI) que desarrollen un cargador común para coches, motos y bicicletas eléctricos para mediados de 2011.

Algunos investigadores proponen sistemas más futuristas, como la recarga sin cables. El Instituto Coreano de Ciencia y Tecnología y la compañía automovilística Nissan trabajan en una tecnología de recarga inductiva que han empezado a probar de manera experimental.

Recargar con fuentes renovables

Una cuestión importante que habrá que dejar claro es cómo se origina la electricidad que mueva a estos vehículos. Según Manu Fernández, experto en sostenibilidad de Naider, podría suceder que, por huir de la economía movida por petróleo, se acabe en una economía movida por el carbón o la energía nuclear y no se solucione el cambio climático y la dependencia de fuentes no renovables.

Algunas empresas trabajan en sistemas de recarga con energías renovables. La empresa Beautiful Earth Group ha desarrollado un sistema de recarga mediante energía solar, que ha instalado hace unos meses en Nueva York (EE.UU.). Por su parte, la compañía Coulomb Technologies ha presentado un modelo de recarga basado en la energía mini eólica. En España, las empresas Acciona, Indra e Ingeteam han puesto en marcha el Proyecto Sirve para alimentar vehículos mediante renovables.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto