Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Tipos de contenidos: Medio ambiente

^

¿Por qué no se consigue un desarrollo sostenible?

El actual modelo de crecimiento económico basado en la explotación de la naturaleza requiere un cambio en el que los consumidores pueden aportar mucho

El desarrollo sostenible significa no esquilmar los limitados recursos naturales, de manera que las próximas generaciones puedan también hacer uso de ellos. Aunque la idea no es nueva - ya en el siglo XVIII los fisiócratas franceses hablaban de ello - el término y la conciencia de tal hecho se gestaba a finales del siglo XX. En 1987, la Comisión de Medio Ambiente y Desarrollo de Naciones Unidas proponía el "Informe Brundtland" para unir los aspectos ambientales, económicos y sociales desde una perspectiva solidaria. Cinco años después, la Cumbre de la Tierra de Naciones Unidas establecía una Comisión para promover el Desarrollo Sostenible. El camino estaba abierto, y los Programas y Declaraciones para su impulso se sucederían desde entonces hasta nuestros días. Sin embargo, el agravamiento de los problemas medioambientales, económicos o sociales va en aumento, lo que significa que el actual desarrollo es cada vez más insostenible. Para cambiar esta tendencia, la sociedad, y los consumidores en particular, deberán asumir algunos cambios fundamentales, como la distribución igualitaria y el consumo responsable de los recursos naturales.

Desarrollo insostenible en el mundo y en España

El cambio climático, la sequía, el agotamiento de los recursos agrícolas o pesqueros, la reducción de la biodiversidad del planeta, la falta de agua, energía o alimentos para abastecer a toda la población mundial o la contaminación son la expresión de que algo no se está haciendo bien. Según Víctor Viñuales, director de la Fundación Ecología y Desarrollo, "cuando hablamos de problemas fundamentales para nuestro planeta, se trata en el fondo de construir un desarrollo sostenible".

Cada vez más indicadores apuntan que la sociedad actual vive de manera insostenible. El informe Planeta Vivo de WWF/Adena asegura que la huella ecológica, que mide el impacto humano sobre el medio ambiente, ha crecido en los últimos años de tal forma que en 2050 se usará dos veces el valor de los recursos naturales del planeta "si no se han agotado antes". El estudio de la organización ecologista estima que la situación no tiene visos de cambio a corto plazo y coloca en lo más alto de su lista de países con alto consumo per cápita de energía y recursos a Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Finlandia, Canadá, Kuwait, Australia, Estonia, Suecia, Nueva Zelanda y Noruega.

Por su parte, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) advertía recientemente a los delegados internacionales presentes en la conferencia de Nairobi (Kenia) sobre cambio climático que el consumo energético actual resulta "insostenible". Según esta institución, las emisiones de CO2, causantes del efecto invernadero, han aumentado "mucho más de lo previsto". Según sus cálculos, las contaminantes energías fósiles representarán en 2030 el 85% del consumo energético total. Antonio Lecuona, especialista en eficiencia energética asegura que vivimos en una sociedad 'energéticamente obesa': "Consumimos cien veces más que los países subdesarrollados. Hay que analizar dónde están los mayores atracones, y evitar que no se despilfarre".

España, que se sitúa en el decimoquinto puesto de la 'lista negra' de WWF/Adena, padece varios elementos insostenibles críticos, según el Informe 2006 del Observatorio de la Sostenibilidad de España (OSE) : La escasa flexibilidad de la economía, que crece mediante presiones ambientales; una fuerte dependencia energética; el mal uso y destrucción del territorio; y una población creciente que se debate entre el progresivo envejecimiento y el aumento de la emigración.

Asimismo, el aumento incontrolado de las emisiones de gases de efecto invernadero y la carencia de datos sobre el agua unida al avance de la desertificación se subrayan también en el informe. No obstante, sus responsables aprecian motivos para la esperanza, como modestos avances en la implantación de impuestos para amortiguar los costes medioambientales, o el desarrollo de normativas e instituciones que velan cada vez más por la conservación de la naturaleza.

Desarrollo sostenible: ¿Un concepto inapropiado?

Desde diversos foros se afirma que la idea de desarrollo sostenible no se ha consolidado porque supone un deseo ambiguo que no detalla cómo llevarlo a cabo. La mayor parte de esta indefinición procedería del intento de conciliar las ideas de desarrollo económico y sostenibilidad, ya que estos dos conceptos se referirían a niveles diferentes. Ignacy Sachs, consultor de Naciones Unidas, propuso en los años 70 la palabra "ecodesarrollo" para conciliar la necesidad de desarrollo del Tercer Mundo con el respeto a los ecosistemas. Sin embargo, no agradó a los círculos más convencionales, lo que dio pie a que el concepto de "desarrollo sostenible" fuera ganando terreno.

Asimismo, algunos expertos recuerdan que el término está mal traducido del inglés y que en su lugar se debería utilizar "desarrollo perdurable", ya que el desarrollo no se sostiene, sino que perdura en el tiempo. Sin embargo, su utilización ya se ha establecido lo suficiente como para que pueda modificarse.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto