Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Seguros, legislación y fiscalidad

Tipos de contenidos: Motor

^

A vueltas con el seguro de la moto

Asegurar un ciclomotor es tarea difícil y sale caro, particularmente para conductores jóvenes y sin experiencia: una póliza a terceros cuesta, de media, 825 euros

  • Fecha de publicación: 15 de julio de 2009
Imagen: Mirko Caserta

La moto es más lúdico-deportiva y menos convencional que el coche, y sin dejar de ser práctica (la cara: su utilidad para sortear caravanas y atascos urbanos; la cruz: cuando llueve) trasmite una cierta individualidad ornamentada con destellos de rebeldía y bohemia. Teóricamente coche y moto tienen la misma función, llevarnos de un lado a otro, pero son vehículos bien distintos y no sólo en el terreno simbólico. Lo saben perfectamente las compañías aseguradoras, que penalizan a los motoristas con dificultades y precios que no sufren los automovilistas. Y eso que España es tierra de moteros: el parque de motocicletas y ciclomotores supera las 2.300.000 unidades, lo que nos coloca como el cuarto país con mayor número de motos en Europa, sólo por detrás de Alemania, Francia e Italia, todos ellos con más población. El problema es que las motos son más vulnerables que los coches y que los accidentes en que se ven involucradas deparan resultados más graves que los que sufren los vehículos de cuatro ruedas. Porque la protección del conductor y, en su caso, de quien viaja de paquete sobre una motocicleta, es notablemente inferior a la de quien viaja dentro de un coche. En 2008, el número de motoristas fallecidos en accidente de tráfico, 306, superó en un 33% al registrado cinco años antes: 230 víctimas mortales.

Las motos gustan a la gente, pero no a las aseguradoras

Las aseguradoras ofrecen peores condiciones al motorista que a quien lleva un coche. Conducir con la seguridad de que se encontrará aparcamiento y de que se puede recorrer cualquier distancia, a cualquier hora, sin el temor a sufrir un atasco en el momento menos esperado, hace que las motos sean cada vez más demandadas por jóvenes y mayores. Son muchos quienes, asfixiados por los embotellamientos con los que se encuentran cada día camino del trabajo, se han pasado a las dos ruedas para cubrir tramos cortos. Un cambio propiciado por la normativa de Tráfico, que permite a los conductores con carné B-1 con antigüedad de tres años, conducir motocicletas de hasta 125 centímetros cúbicos sin examen o papeleo extra alguno. En 2001, según la DGT, más del 10% de las motocicletas circulaban por nuestras carreteras sin seguro. Tanta irregularidad sobre dos ruedas tenía su explicación: contratar una póliza para su moto se convertía en tarea imposible para algunos usuarios: las aseguradoras no estaban por la labor. Buena parte de ellas ni siquiera contaba con seguros para motos, y las que los tenían en catálogo no aseguraban a cualquier persona, exigían más requisitos que a un automovilista y cobraban más caro. Ocho años más tarde, la situación ha mejorado pero la discriminación sigue ahí. La proporción de motos que circulan sin seguro ha decrecido y cada vez son más las compañías que admiten como clientes a conductores de motos, ciclomotores y quads, sin embargo, las pólizas de seguros para cubrirlos siguen siendo más caras y las coberturas, más limitadas que las de los seguros de coches.

Asegurar la moto: difícil y caro

En una reciente investigación se analizaron los precios y los tipos de cobertura que las diez principales aseguradoras de nuestro país ofrecen con sus pólizas a usuarios de ciclomotores y motocicletas en seis ciudades: A Coruña, Barcelona, Bilbao, Madrid, Sevilla y Valencia. Para ello, se crearon dos perfiles de cliente y se solicitó presupuesto a las diez aseguradoras de vehículos con mayor cuota de mercado, tres de las cuales sólo operan a través de Internet. En el primer supuesto, un joven varón de 18 años y sin experiencia en la conducción de motos pidió presupuesto para asegurar un ciclomotor de 50 centímetros cúbicos, una Yamaha JOG. Pues bien, sólo hubo respuesta positiva en 18 de las 60 peticiones. Cuatro entidades no aseguraban ciclomotores y otras fijaban como condición que el conductor tuviera más de 25 ó 27 años. Entre las que facilitaron presupuesto, el precio medio de la póliza ascendía a 825 euros/año por un seguro a terceros, única modalidad que ofrecían. Cabe indicar las enormes diferencias de precio entre las compañías: de los 375 euros de una a los 1.230 euros de otra por un seguro muy similar.

La oferta de seguros para motocicletas es escasa, y sólo hay cobertura de responsabilidades civiles obligatoria y voluntaria

Veamos el panorama con que se encontró el segundo perfil de usuario de esta prueba práctica, un hombre de 35 años con cinco años de experiencia a los mandos de una Honda Passion de 125 cc. Las diez aseguradoras ofrecieron solo una póliza a terceros, o de responsabilidad civil obligatoria, cuyo precio medio rondaba los 200 euros anuales, y otra de terceros ampliada que costaba, de media, 40 euros más que la anterior. En otras palabras, poco y caro.

¿Qué incluye cada cobertura?

La oferta de seguros para motocicletas es escasa, sólo hay dos grandes coberturas, la de responsabilidad civil obligatoria, y la de responsabilidad civil voluntaria, a las que añadir el resto de garantías adicionales que complementan las anteriores. El primer tipo de póliza cubre la responsabilidad ante terceros pero no los daños sufridos en la moto ni en el conductor asegurado. Es una manera de garantizar el pago de las indemnizaciones que el conductor estaría obligado a afrontar como responsable de los daños físicos y materiales a otras personas. Si la moto tiene autorización para transportar a un pasajero, y así consta en la póliza, las lesiones que el acompañante pudiera sufrir en un siniestro estarían también cubiertas por este seguro.

Desde que el 1 de enero de 2008 entrara en vigor la nueva Directiva UE, los límites de esta cobertura se han ampliado hasta 70 millones de euros para las lesiones a personas y hasta 15 millones para los daños materiales. Este cambio ha hecho que la póliza de responsabilidad civil voluntaria pierda sentido, ya que su objetivo es cubrir las posibles grandes indemnizaciones y daños que superen los límites de la cobertura de responsabilidad civil obligatoria pero sin los daños físicos ni materiales del conductor. Con estos nuevos límites, no parece necesario contratar este tipo de cobertura. Mejor invertir en garantías complementarias más útiles.

¿QUIERE CONTRATAR UN SEGURO DE MOTO?

  • El conductor declarado en el seguro debe ser el conductor habitual de la moto.
  • Asegúrese de que la marca, el modelo y la versión de la moto que aparecen en la póliza son los correctos.
  • No todas las pólizas de seguro son iguales. Las opciones son variadas, al igual que los precios: antes de contratar un seguro, infórmese de las prestaciones y precios de cada compañía y cada póliza. Compare y, sólo después, decida.
  • Potencia de la moto, edad del conductor y antigüedad del carné son los factores que hacen que la prima de un seguro de moto sea más o menos cara. A mayor cilindrada, menor edad y experiencia, el coste se dispara e incluso cabe la posibilidad de que las entidades se nieguen a asegurar al usuario .
  • El conductor de la moto es el menos protegido por el seguro a terceros ante un accidente. No se conforme con menos cobertura y contrate un seguro que cubra la asistencia sanitaria y el pago de indemnizaciones por invalidez permanente y muerte con un capital mínimo de 150.000 euros.
  • Si ha sido rechazado por varias compañías para asegurar su moto, no se preocupe: hay solución. Póngase en contacto con el Consorcio de Compensación de Seguros (902 22 26 65, de lunes a viernes de 9:00h a 15:00h). Las solicitudes se tramitan vía telefónica, y recibirá un recibo de prima que tendrá que abonar en los 15 días siguientes
  • Circular sin seguro es una falta sancionable que puede suponer la retirada del vehículo y acarrear consecuencias penales. Y una multa de 601 a 3.000 euros.
  • Los nuevos límites de indemnización de los seguros de responsabilidad civil obligatoria -70 millones de euros para lesiones a personas y 15 para daños físicos- hacen de ella una buena cobertura siempre y cuando se complemente con garantías adicionales que protejan al conductor. Elija las adecuadas a sus necesidades y expectativas.

Paginación dentro de este contenido

Etiquetas:

conductor, daños, euros, moto, póliza


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto