Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Investigación médica

Tipos de contenidos: Salud

^

Remodelar las arterias coronarias

El uso de stent recubierto es una técnica común en el tratamiento de la patología coronaria pero se desconoce su eficacia a largo término

Con motivo del Congreso Mundial de Cardiología, celebrado la semana pasada en Barcelona y que ha reunido a más de 35.000 cardiólogos, se han presentado numerosas revisiones entre las que cabe destacar los posibles riesgos del uso de stents recubiertos por fármacos. Además, se han debatido aspectos que relacionan los factores psicosociales con el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Para que el corazón funcione correctamente la sangre debe circular a través de las arterias coronarias. En ocasiones, esta circulación se entorpece llegando incluso a bloquearse enteramente, ya sea porque las arterias se estrechan, por la presencia de trombos o incluso, debido a un combinado de ambos. A esta obstrucción que interrumpe el suministro de sangre a las fibras del músculo cardiaco, se le conoce como angina de pecho (obstrucción parcial de las arterias coronarias) o infarto de miocardio (obstrucción completa de las arterias con muerte de una porción del músculo cardiaco). El tratamiento de ambos cuadros clínicos es el de remodelar las arterias afectadas consiguiendo la reperfusión de la zona.

El stent es un pequeño tubo de malla de acero autoexpandible que se coloca dentro de la arteria coronaria para mantener el vaso dilatado. Su implantación va precedida de una angioplastia, que consiste en cateterizar un vaso arterial e introducir un pequeño balón que, al inflarse, dilata la zona estrechada consiguiendo que la sangre fluya normalmente.

La técnica consigue resultados satisfactorios con una baja tasa de complicaciones pero hay que precisar que tiene dos limitaciones; la oclusión temprana, que suele producirse por un trombo y, por otro lado, la reproducción del estrechamiento (lo que se denomina reestenosis). En los últimos años, y para minimizar la incidencia de reestenosis, han aparecido los stents recubiertos de fármacos (sirolimus o paclitaxel) para ayudar a prevenir un nuevo cierre de las arterias coronarias. Dos estudios efectuados de forma independiente sugieren que la utilización de stents recubiertos puede asociarse a un incremento de mortalidad.

Los riesgos del stent recubierto

Los especialistas creen que los efectos adversos son mayores en los stents recubiertos de la primera generación

Los resultados del primer estudio (BASKET-LATE) presentado por Edoardo Camenzind (Geneva, Suiza), mostraban que la incidencia de muertes cardíacas y de infartos no fatales eran más elevados en los portadores de stents recubiertos que en los portadores de stents convencionales, aunque apuntaba que «probablemente hay datos que desconocemos de personas que han fallecido en la calle y a las que no se ha podido realizar una coronariografía para descartar que la trombosis del stent haya sido la causa».

El segundo estudio presentado por Alain Nordmann (Basel, Suiza), puntualiza que más del 90% de los stents implantados en EEUU y Suiza son de este tipo. Los resultados del seguimiento realizado durante cuatro años mostraban que la incidencia de muerte o infarto era del 6.3% para el stent de sirolimus frente al 3.9% para los stents no recubiertos. Para el stent recubierto de paclitaxel, la incidencia fue del 2.6% comparado con el 2.3%. De las 36 muertes de causa no cardiaca, 15 fueron debidas a cáncer (incluyendo linfomas, cáncer de pulmón, próstata, páncreas, gástrico, riñón y recto). Según comenta el autor, «en estos momentos todavía no puede probarse la relación causa-efecto ya que solo disponemos de datos estadísticos, aunque se especula que el incremento en los casos de cáncer podría deberse a alteraciones en la inmunidad provocadas por el stent».

Para la Salim Yusuf, de la Universidad de Canadá, estos resultados son uno de los hallazgos más importantes presentados en este año ya que la implantación de stents en el tratamiento de las enfermedades coronarias es un procedimiento común. Seis millones de personas en el mundo son portadoras de este tipo de stent del cual, hasta ahora, se desconocía su seguridad y eficacia a largo término.

De la discusión se desprende la sensación de que estos datos que hoy se dan a conocer puedan ser solo la punta del iceberg y se reflexiona sobre las indicaciones del stent. De todas formas, los especialistas creen que los efectos adversos son mayores en los stents recubiertos de la primera generación que en los de la segunda generación.

Factores psicosociales y enfermedades cardiovasculares

En el congreso se han debatido aspectos relacionados con la influencia de los factores psicosociales en el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, tal como corroboran varios de los estudios presentados. El especialista A. Rosengren, de Suiza, perfiló el estudio INTERHEART efectuado con 30.000 personas en 52 países que demuestra que el stres (en el trabajo, financiero y en hogar) estaba asociado a una elevada incidencia de enfermedades cardíacas. El estudio se efectuó teniendo en cuenta la presencia de otros factores de riesgo como la hipertensión y la obesidad. Los resultados son impresionantes y señalan el gran impacto del stress, a través de los continentes y de las distintas culturas.

Otro estudio presentado por J. Denollet de Holanda, demuestra que la personalidad de tipo D (personas negativas que sufren aislamiento social) aumenta el riesgo de padecer eventos cardiovasculares y, asimismo, dificulta su recuperación. Del mismo modo, propone identificar este tipo de pacientes a fin de que sean objeto de una rehabilitación más intensiva después de haber padecido un problema cardíaco.

Por su parte, R. Kanel de Suiza, resumió la conocida evidencia de los efectos perniciosos de la depresión en los pacientes con problemas cardíacos. Apuntó una posible causa biológica para explicar las consecuencias negativas de la depresión sobre el corazón. La solución todavía no es evidente, pero recientes investigaciones con tratamiento farmacológico y terapia de conducta, han mostrado resultados esperanzadores.

Los cardiólogos apuntaban, a modo de conclusión, que hay evidencias de la importancia que los factores psicosociales tienen en el desarrollo y la progresión de las enfermedades del corazón. Intervenciones que permitan un mejor manejo del stres y la atención individualizada en los casos de depresión permitirán una aproximación real al problema que permita aportar soluciones concretas.

MIGRAÑA Y CORAZÓN

Imagen: Kenji Ross / Flickr

Uno de los trabajos más novedosos presentados en el Congreso Mundial de Cardiología tenía este sugerente título: MIST: ¿una nueva esperanza para una enfermedad debilitante?. E. Eeckhout, presentó los resultados de un estudio randomizado, doble ciego y con grupo control en los que se evaluó la eficacia del cierre del foramen oval mediante reparación septal en el tratamiento de las migrañas.

El foramen oval es una comunicación entre dos cavidades del corazón (la aurícula derecha y la aurícula izquierda), que permanece abierta durante el desarrollo intrauterino, cerrándose después del parto. En algunos casos este cierre no es completo, permitiendo un paso anómalo entre la parte derecha y la izquierda del corazón. La presencia de foramen oval permeable en el adulto es relativamente frecuente y puede asociarse a un mayor riesgo de accidentes cerebrovasculares al permitir el paso de pequeños trombos desde la parte derecha del corazón a la izquierda.

Hay evidencias que demuestran que los pacientes que padecen migraña con aura (déficit neurológico), tienen una mayor prevalencia de foramen oval permeable, por lo que se postuló que su cierre podría aportar efectos beneficiosos. La técnica se mostró eficaz para mejorar a los pacientes (un alto porcentaje redujo el número de días con migraña en más del 50%), aunque la eficacia de esta intervención a la hora de mejorar a los pacientes, fue similar a la obtenida mediante fármacos. Por el momento, los resultados no permiten recomendar esta técnica de forma rutinaria aunque en casos seleccionados, sobretodo en pacientes muy sintomáticos, puede resultar útil.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto