Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Meditar para cuidar el corazón y la mente

Practicar meditación puede ser muy útil para gestionar el estrés y reducir las emociones negativas, factores de riesgo de distintas enfermedades

  • Autor: Por MONTSE ARBOIX
  • Fecha de publicación: 11 de febrero de 2015
Imagen: varuna

Mens sana in corpore sano. Este lema clásico no ha caído en desuso, todo lo contrario. No solo la buena salud emocional tiene consecuencias positivas en la salud física, sino que las personas, enfermas o no, que cuidan de su esfera emocional son más resistentes y más capaces de actuar frente las adversidades. Muchos estudios ponen de relieve que técnicas como la meditación o, más en concreto, el mindfulness son beneficiosas tanto para la salud mental como para la física. En este artículo se explica por qué meditar disminuye el estrés, mejora el estado inmunológico y reduce la mortalidad cardiovascular.

Meditar disminuye el estrés y mejora el estado inmunológico

La meditación es una práctica milenaria que se ha asociado a una sensación de relajación física y tranquilidad. Aunque durante mucho tiempo se la relacionó solo con aspectos religiosos, estudios realizados en todos los ámbitos de la salud muestran los beneficios que provoca su práctica tanto en el cuerpo y la mente.

Un estudio español muestra que la meditación tiene efectos beneficiosos sobre el sistema inmunológico

El Dr. Jon Kabat-Zinn es uno de los investigadores que más se ha dedicado a analizar los efectos de la meditación y sus aplicaciones clínicas. Según el también fundador del Center for Mindfulness in Medicine, Health Care and Society de la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts (EE.UU.), la meditación, en especial la técnica denominada mindfulness, lleva a una consciencia plena de la realidad del momento presente, aceptando y reconociendo el aquí y el ahora, pero sin quedar atrapado en los pensamientos o emociones que provoca. Por ello, las técnicas de meditación pueden ser muy útiles para gestionar el estrés y reducir las emociones negativas.

Sin embargo, sus beneficios van más allá. Según el estudio piloto "Valoración de parámetros inmunitarios en pacientes con síntomas de ansiedad y depresión tras un programa de meditación mindfulness", coordinado por Francisco M. Rodríguez-Peña, del Hospital Comarcal de la Axarquía (Málaga), esta técnica tendría efectos psicobiológicos y clínicos. En esta investigación se analizaron sus efectos sobre parámetros del sistema inmunológico (glóbulos blancos e inmunoglobulinas) en pacientes que sufrían ansiedad y depresión. Tras dos meses de seguir un programa de meditación, hubo un aumento significativo de inmunoglobulinas (IgG, IgM), de proteínas que trabajan con el sistema inmunológico (C3 y C4), y un descenso en el recuento de monocitos (un tipo de glóbulos blancos cuya función es fagocitar a diferentes microorganismos o restos celulares, cuyo número aumenta ante estrés o infección).

Meditar reduce la mortalidad cardiovascular

En fechas recientes también la Fundación Española del Corazón (FEC) ha expuesto que la meditación aporta beneficios a la salud cardiovascular, basándose en la evidencia científica que aportan diferentes investigaciones. Los estudios realizados hasta ahora muestran una reducción de la presión arterial y del estrés, además de una mejoría de otros factores perjudiciales para la salud del corazón.

La meditación trascendental aporta beneficios en la gestión de emociones negativas como la ira, la hostilidad o en síntomas depresivos

Así, según un reciente estudio publicado en Circulation, la meditación puede reducir en un 48% el riesgo de mortalidad, infarto de miocardio y accidente cerebrovascular en pacientes con enfermedad coronaria. Esto se debe a que esta técnica disminuye la tensión arterial y los factores de estrés: provoca una reducción de la activación del sistema simpático y de las denominadas hormonas del estrés (adrenalina y cortisol) y, por ello, se contrarrestan los efectos del estrés crónico, como son el aumento de la tensión arterial y de la frecuencia cardíaca. También aporta beneficios en la gestión de emociones negativas como la ira, la hostilidad o en los síntomas depresivos.

Para el estudio se analizaron los datos de 201 personas de origen afroamericano afectados por insuficiencia coronaria; a 102 los incluyeron en un programa de meditación trascendental (practicado de 15 a 20 minutos dos veces al día sentado de forma cómoda y con los ojos cerrados, mientras se repite una palabra o un conjunto de palabras) y a 99 de ellos, en un programa de educación sobre salud. Después de seguir a los participantes durante un periodo de cinco años, los autores concluyeron que en el grupo de meditación hubo una reducción del 49% del riesgo a sufrir un evento cardiovascular, que incluso alcanzaba hasta el 66% en quienes, además, practicaban meditación también en casa.

Los autores apuntan que el efecto de esta técnica es positivo, aunque insisten en la necesidad de seguir el tratamiento pautado y acompañarlo con la adopción de un estilo de vida saludable.

¿Rezar cura?

Son muchos los trabajos que han intentado contestar a esta polémica pregunta. La respuesta es que rezar, meditar o realizar ejercicios de relajación ayudan al proceso terapéutico. De hecho, en los últimos años, ha cobrado gran importancia la dimensión emocional de las personas enfermas. Y son muchas las prácticas que les ayudan a gestionar emociones negativas, como el estrés que les genera su afección. Así, la práctica de taichi o de yoga, la meditación guiada o la musicoterapia, entre otras, otorgan al afectado la capacidad de ser parte activa de su recuperación e influyen de manera beneficiosa en todo proceso, como sucede en el cáncer.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto