Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Problemas de salud

Tipos de contenidos: Salud

Haces compras por la Red?
Λ

Fernando J. Martínez, especialista en patología pulmonar

"La EPOC es la enfermedad más vinculada al hábito del tabaco"

  • Autor: Por JORDI MONTANER
  • Fecha de publicación: 22 de septiembre de 2009
  
Fernando J. Martínez es especialista en enfermedad pulmonar.

No es neumólogo, pero está considerado una de las principales autoridades mundiales en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). En esta entrevista, realizada en Viena, Fernando J. Martínez habla acerca de la quinta causa de mortalidad en el mundo. Este investigador del A. Alfred Taubman Health Care Center, de Ann Arbor, en Michigan (EE.UU.), acudió a la capital austriaca a propósito del XIX Congreso Anual de la European Respiratory Society (ERS), donde informó de los últimos avances en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.

Los últimos datos apuntan que la EPOC pasará a ser la tercera causa de fallecimiento.

En efecto, se calcula que en menos de 20 años la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se convertirá, por detrás de la cardiopatía isquémica y los cánceres, en la tercera causa de fallecimiento entre la población general. Cada año mueren más de tres millones de personas.

¿Y todo por fumar?

Muchas muertes originadas por cardiopatía o cáncer se deben al tabaco, pero la EPOC es la enfermedad más vinculada a este hábito. Sufren esta dolencia, de manera casi exclusiva, las personas que fuman o que han fumado durante muchos años.

Pero se ha descubierto que otros factores genéticos y ambientales también desempeñan un papel importante.

Cuanto más conocemos acerca de la EPOC, más heterogénea se nos antoja. Si nos ceñimos a los factores de riesgo, el tabaquismo acapara toda la atención. Sin embargo, ahora advertimos que el desarrollo fetal o la historia de enfermedades infecciosas en la infancia pueden explicar el origen de esta enfermedad.

Hay estudios que identifican hasta una mitad de población fumadora sin signos de EPOC.

Un matiz: el hecho de que no padezcan EPOC no significa que no vayan a sufrirla. El debut de esta enfermedad es más lento que el de la cardiopatía isquémica o el cáncer de pulmón... Por esta razón, los cardiólogos pueden calcular ya el efecto de las medidas antitabaco sobre la prevalencia de la enfermedad isquémica, mientras que nosotros deberemos aguardar todavía algunos años.

Es una enfermedad prevalente.

"La EPOC afecta a un 10% de la población entre 40 y 60 años"

La EPOC afecta a un 10% de la población entre 40 y 60 años. Es cierto que hay fumadores que nunca llegan a desarrollar la enfermedad. Estos son los individuos que nos interesan para conocer qué les protege contra el deterioro de la función respiratoria y el enfisema.

¿En qué más se apoya la diversidad de la EPOC?

Los pacientes de EPOC no siempre registran los mismos síntomas, la calidad de vida varía mucho de unos enfermos a otros, al igual que las exacerbaciones (los afectados no coinciden en los cuadros de agudización) y la comorbilidad asociada (más enfermedades además de la patología primaria). No siempre hay insuficiente aporte de oxígeno (hipoxemia) o alta concentración de dióxido de carbono en sangre (hipercapnia). Las TAC de dos enfermos pueden ser muy distintas. Algunos no tienen destrucción ni ensanchamiento de las vías respiratorias mayores (bronquiectasia) e, incluso, hay pacientes con respuestas muy distintas al ejercicio... Algunos expertos hablan ya de que no hay una sola EPOC, sino varias.

¿Cómo salir de dudas?

En estos momentos estudiamos la relación entre los genotipos y los fenotipos de EPOC.

Hace menos de 20 años se consideraba la obstrucción crónica como un proceso irreversible, incurable. Sólo quedaba la opción de la oxigenoterapia.

En estos últimos años, los avances terapéuticos han hecho variar la propia definición de la enfermedad. La degradación de los bronquios puede ser irreversible, pero determinados tratamientos detienen el avance de la lesión pulmonar, mejoran la función respiratoria y previenen las exacerbaciones. Muchos pacientes no llegarán ni siquiera a utilizar oxigenoterapia.

En Viena también se ha abogado por el empleo rutinario de fármacos antimicrobianos en estos pacientes.

Hemos descubierto que muchas exacerbaciones están vinculadas a una infección por bacterias o virus que, en su mayoría, ha pasado desapercibida.

Como en el asma, las exacerbaciones configuran en la EPOC un eje clínico de actuación.

No todos los pacientes las desarrollan ni éstas aparecen siempre con la misma frecuencia. Hasta en un 50% de los casos, según las encuestas, no se ha registrado ningún agravamiento en los últimos 12 meses.

Pero las agudizaciones son la peor complicación, en cuanto a calidad de vida de los pacientes.

Sí, y generan un gasto sanitario muy elevado. El empleo combinado de broncodilatadores y antiinflamatorios ha conseguido frenar y reducir su incidencia. Muchos ingresos de pacientes con EPOC por exacerbación conllevan al menos 10 días de hospitalización, con todos los costes que esta medida comporta.

Respecto al tabaco, la EPOC empieza a dejar de ser una enfermedad masculina.

Un estudio reciente llevado a cabo por nuestro grupo revela que la EPOC afecta a las mujeres con intensidad creciente y de manera distinta a los hombres.

EPOC DE GÉNERO

  
- Imagen: István Benedek -
La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica engloba a dos enfermedades pulmonares distintas: la bronquitis crónica (que lesiona el recubrimiento de las vías aéreas) y el enfisema (que lastima los alvéolos). El estudio citado por Fernando J. Martínez se llevó a cabo en Estados Unidos con más de 1.000 pacientes diagnosticados de EPOC. En el 38,8% de las mujeres se comprobó que la bronquitis era el problema más común. Por el contrario, el enfisema es la enfermedad más habitual en hombres.

"Los hombres y las mujeres responden de manera diferente a la exposición al humo del cigarrillo", explica Martínez, "de forma que los tratamientos también serán, en un futuro, distintos". En las encuestas, las mujeres participantes en este estudio informaron sobre una mayor falta de aire, mayor incidencia de depresión y menor calidad de vida que los hombres.

Este especialista añade que la cantidad de mujeres estadounidenses a quienes se ha diagnosticado una EPOC excede el número de hombres enfermos. En EE.UU., esta patología pulmonar lleva camino de convertirse en la cuarta causa principal de muerte. La cantidad de mujeres que fallece por causa de la afección ha excedido la carga de hombres durante cuatro años consecutivos, según datos de la American Lung Association.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto