Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Psicología y salud mental

Tipos de contenidos: Salud

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Técnicas de relajación

Conviene ponerse en manos de profesionales para poner en práctica estos métodos

Diferentes maneras de relajarse

Para tratar la ansiedad existen varios métodos. Los profesionales en este ámbito suelen utilizar recursos farmacológicos, cognitivos, de conducta y de relajación. En el caso de la relajación no importa tanto la técnica que se utilice como la constancia con la que se lleve a cabo. Por lo general, los terapeutas tienen que asegurarse de que sus pacientes practiquen diariamente en casa y apliquen la relajación ante situaciones específicas, hasta convertirla en un hábito.

Las técnicas de relajación más utilizadas por los especialistas y aceptadas como procedimientos válidos de tratamiento psicológico son la relajación progresiva, conocida como el método Jacobson; la relajación pasiva, la relajación autógena de Schultz y la respuesta de relajación de Benson. Clínicamente, sin embargo, según explica el doctor González Ordi en un informe sobre el proceso de la relajación "hay una amalgama de estrategias y a menudo los terapeutas plantean programas donde se combinan progresivamente varias modalidades".

Siempre será el especialista quien determine cuál será el método más apropiado de relajación para el paciente en función del trastorno que padezca. Este es, en líneas generales, el contenido de tales métodos:

  • Relajación Progresiva: Fomenta el reposo. Hace énfasis en la importancia de tensar y relajar los músculos. Permite experimentar de forma consciente lo que se siente cuando un músculo está tenso y cuando está relajado. Primero se cierran los ojos, se busca una posición cómoda y tras cuatro respiraciones profundas se procede a doblar y contraer los brazos; arrugar la frente y relajarla, arrugar y relajar el entrecejo, los ojos, la mandíbula…Se trata de hacer lo mismo -tensar y relajar-, con la lengua, los labios, la cabeza, los hombros, el estómago, la espalda, las nalgas y muslos.
  • Relajación Pasiva: Esta técnica procura sólo relajar grupos musculares. No hay tensiones. Con su voz, el terapeuta va guiando al paciente para que poco a poco centre su atención en diferentes zonas de su cuerpo que irá relajando paulatinamente con ayuda de una respiración serena.
  • Relajación Autógena: Este método, diseñado por el psiquiatra y neurólogo alemán J. H. Schultz, se basa, sobre todo, en la autohipnosis. Se trata de una serie de frases que el individuo se va repitiendo a sí mismo y que inducen a sensaciones de pesadez y calor en las extremidades, confianza, concentración en la respiración y regulación de los latidos del corazón. Aunque en un principio se trata de que el paciente conozca este método a través de un profesional, siempre se recomienda que practique a diario en casa.
  • Respuesta de Relajación: La respuesta de relajación es un método creado por Benson en 1975 que se deriva de la meditación. Utiliza un "mantra" o palabra para provocar cambios fisiológicos en el individuo. Se trata de sentarse en una posición cómoda, cerrar los ojos, relajar los músculos, inspirar y cada vez que se expira pronunciar una palabra que permita una buena concentración y que ayude a respirar de forma más lenta y pausada.
  • Otros métodos de relajación conocidos son la visualización o el yoga. De hecho, esta es una de las prácticas más extendidas en el mundo. Con la visualización de imágenes positivas se contrarrestan estados de tristeza y se alejan las preocupaciones. Con el yoga, además, se consigue una relajación física, mental e inclusive espiritual.

La psicóloga Susana Ruiz defiende la práctica del yoga como un buen método de relajación con resultados benéficos para el organismo. Pero aclara que en muchas ocasiones ésta no soluciona problemas mucho más internos y complejos. "Yo he atendido a personas que quieren empezar a hacer yoga y después de tratarlas he visto que les venía bien hacer una terapia. Primero tienen que superar sus miedos y sus trastornos y después pueden utilizar el yoga como una herramienta para facilitar el camino".

El doctor González Ordi destaca el "aspecto lúdico" que tienen las técnicas de relajación caseras. Es decir, las que buscan un estado de placidez pasajero pero que no profundizan en los aspectos internos que provocan desequilibrios en las personas. Lo ideal, insiste, es acudir siempre a un profesional. "El utilizar la relajación como una estrategia para enfrentar los problemas necesita entrenamiento", afirma.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto