Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Psicología y salud mental

Tipos de contenidos: Salud

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

El primer bebé en la pareja

La preparación para recibir al primer bebé es muy importante porque permite prevenir problemas con la pareja y trastornos motivados por la falta de sueño

Es indudable que la llegada de un bebé se vive como uno de los acontecimientos más importantes en la vida que transforma las relaciones de pareja, generando mucha felicidad pero también ansiedad y conflictos que deben ser superados a través del diálogo. Los trastornos del sueño conllevan un cansancio en la pareja hasta el punto de sufrir estados de ansiedad, la alteración de las rutinas impide encontrar tiempo libre para acudir al cine o leer, y las relaciones sexuales son menos frecuentes. La Asociación Nacional de Educación Prenatal (ANEP) aconseja que los progenitores deben estar preparados para superar todos estos inconvenientes y futuros problemas asociados a la llegada de este nuevo ser a la familia.

Reestructuración en la pareja

La llegada de un hijo transforma por completo la cotidianidad, tanto desde el punto de vista individual como desde una perspectiva conyugal. El bebé cambia los hábitos de los progenitores, que deben acondicionar su tiempo, su espacio y sus costumbres a este nuevo miembro de la familia que no entiende de horarios, días festivos ni fines de semana y que revoluciona con su presencia un hogar formado hasta entonces sólo por dos. Esta transformación en la vida de las parejas, que en general produce enorme satisfacción y alegría, también puede traer consigo otros sentimientos menos positivos, incluso generar crisis y conflictos que deben ser tratados a tiempo.

"Hay que tener en cuenta que tanto el hombre como la mujer son 'uno' antes del nacimiento de un hijo y 'otro' después" -sostiene Pilar Vizcaíno, de la Asociación Nacional de Educación Prenatal (ANEP)-. En un principio se pasa de ser dos a ser tres, es un cambio muy grande que requiere la reestructuración de la pareja. Según la especialista, con la llegada de un bebé la relación de la pareja sufre un proceso de cambio que puede generar conflictos si no se está alerta. Estos problemas pueden ser de muy diversos tipos y uno de los más frecuentes se relaciona con los padres, ya que a los hombres les cuesta encontrar su papel en esta relación de tres: la madre, sobre todo en los primeros meses, está muy pendiente del niño, su mundo se centra en la criatura y el padre se puede sentir desplazado.

"Otro conflicto puede darse porque no conocemos al bebé. Es un 'tercero' con el que tenemos que iniciar un proceso de empatía", agrega Vizcaíno. "Por ello, es fundamental una buena comunicación, abrir el espacio para el diálogo en la pareja". La experta asegura que otras cuestiones no deseadas que puede generar el nacimiento de un hijo son los sentimientos negativos como la ansiedad, la culpabilidad y los temores. "Nos preguntamos si lo vamos a hacer bien, si seremos buenos padres. Por esto, es preciso prepararse para la llegada del bebé, revisar nuestro 'niño interior', las huellas de nuestra propia infancia".

Vizcaíno subraya, además, que la decisión de tener hijos debe estar por encima de la pareja, ya que el bebé no es una forma de "salvar" una relación poco sólida. "Hay algunos matrimonios que creen que el bebé puede arreglar un vínculo que no sea armónico y esto es un error. Por ejemplo, si el bebé 'viene a arreglar algo' probablemente va a vivir con ese mandato a lo largo de su vida, quizás va a tener un afán de excesiva rigidez. Visto lo visto, es fundamental que la pareja se vincule bien, le hable al bebé como un adulto, y que no le mantengan al margen sino que traten de integrarlo".

Por esta razón, la preparación para recibir un bebé es muy importante y para ello existen cursos, libros y terapias que pueden favorecer la llegada de un niño al hogar. Desde la Asociación Nacional de Educación Prenatal (ANEP) realizan las siguientes sugerencias ante la llegada del primer bebé:

  • La primera sugerencia es realizar un trabajo personal, ya sea con ayuda de un especialista o a partir una introspección, para conocer las huellas de nuestra infancia.
  • Una segunda sugerencia es contactar con nuestro yo íntimo, nuestros sentimientos, temores, inseguridades y expectativas.
  • La tercera propuesta es aumentar el diálogo en la pareja, favoreciendo la comunicación y la escucha activa.
  • En cuarto lugar, es indispensable relajarse, buscar momentos de silencio y estar solo para recibir mejor al bebé.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto