Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Psicología y salud mental

Tipos de contenidos: Salud

Concurso Interescolar
Λ

Obsesión por la pareja

Lo más característico de este tipo de enamoramiento es el temor patológico a romper con la pareja y a vivir en soledad

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA
  • Fecha de publicación: 20 de marzo de 2006

Nerviosismo, sudor, un nudo en el estómago… Son algunos de los síntomas clásicos del enamoramiento, un sentimiento que la mayoría de las personas experimenta alguna vez a lo largo de su vida. Entre los más comunes destaca el de querer pasar con la persona querida el mayor tiempo posible. Ahora bien, en ocasiones ese deseo se convierte en una obsesión incontrolada. Los expertos dicen que este amor dependiente y patológico se debe a un terrible miedo por perder a la pareja. Un temor que afecta al 10,8% de las mujeres y al 8,7% de los varones, que afirman ser dependientes emocionales. ¿Dónde está el límite entre el amor 'controlado' y la 'obsesión desmedida' por la pareja?

Del enamoramiento a la obsesión

Los psicólogos aseguran que la fuerte necesidad de no estar solos crea tal dependencia que hace que se pueda empezar a hablar de adicción al amor o, más bien, de obsesión, puesto que son equivalentes. "La cada vez mayor dependencia de los individuos genera estilos de vida dependientes", explica María de la Villa Moral. Por su parte, el psiquiatra e investigador clínico de la Fundación Instituto Spiral, Carlos Sirvent, asegura que la obsesión, la adicción al amor "no existe", puesto que -apunta- "cuantitativamente es imposible que haya una patología de adicción al amor porque querer mucho no es una adicción, puede ser un acto heroico o lo más maravilloso que puede ocurrirle al ser humano, pero querer mucho, querer demasiado, no existe, querer demasiado es malquerer". El experto considera que ser adicto al amor o tener desamor significa más que un comportamiento adictivo hacia otra persona, una malvivencia del amor. "Cuando una persona se obsesiona, se instala en una relación depresiva o vive el amor tormentosamente, no es debido al amor ni a la otra persona. La causa se encuentra en una serie de elementos subyacentes que tiene el paciente", insiste.

"Podemos llegar a comprender lo que es una experiencia de obsesión o adicción al amor recordando en nuestras relaciones de pareja la etapa pasional de igual forma que la experiencia de una borrachera. Es una vivencia que ha tenido mucha gente pero sólo una minoría padece etilismo -prosigue Sirvent-. El adicto al amor se instala en la etapa pasional, perpetuándola indefinidamente de manera ansiosa e inmadura,

El adicto al amor se instala en la etapa pasional, perpetuándola indefinidamente de manera ansiosa e inmadura

comportándose dentro de la relación como un drogodependiente lo haría con la droga".

Todas estas conclusiones quedaron expuestas el pasado enero en Madrid durante la celebración del I Encuentro Profesional sobre Dependencias Sentimentales: Dependencia afectiva o emocional, Adicción al amor, Codependencia y Bidependencia, organizado por la Fundación Instituto Spiral. En el simposio participaron diversos expertos que pusieron de manifiesto cómo el dependiente afectivo no suele ser consciente de su problema, ya que además de negarlo y autoengañarse, no tiene canales informativos que expliquen lo que le ocurre. "No hay un conocimiento popular de este problema. La gente desconoce qué es lo que le está pasando y también el profesional, que es el peor desconocimiento. Lo peor es el autoengaño, que el sujeto no reconozca su propio problema e ignore lo que le dicen", precisa Sirvent.

"El amor se convierte en obsesión cuando la otra persona ocupa el lugar más importante y casi el único en la escala de prioridades del sujeto", reconoce Jorge Castelló, psicólogo y autor del libro 'Dependencia emocional'. "Algo muy llamativo de estas personas, que puede ser también indicativo de este componente adictivo en la relación, es la necesidad de acceso constante del dependiente emocional hacia su pareja, intentando hacer todo tipo de actividades con la otra persona, llamando continuamente y controlándola a través de los mensajes de móvil, los que se interpreta como un acto de comprobación de que la pareja 'sigue ahí', como unida con un cordón umbilical imaginario", matiza.

Se puede decir que las personas dependientes se anulan y subordinan tanto a su pareja que sólo tienen ojos para la otra persona, "intentando agradarla continuamente por la gran sobrevaloración de ella que llevan a cabo", describe Castelló. Esto significa una equiparación de la adicción al amor con la dependencia emocional, una de las nuevas adicciones sin sustancias, según el psicólogo, que lleva a quien la padece a sentir, incluso, "síndrome de abstinencia ante la ausencia de la pareja y una necesidad imperiosa del otro a toda costa", afirma Sirvent.

Más dependientes

Las mujeres son más dependientes de los hombres, reconoce María de la Villa Moral, profesora de psicología social de la Universidad de Oviedo, quien asegura que en ocasiones el amor deriva en dependencia emocional o sentimental, y que esa patología la padece una media del 10% de la población, en su mayoría mujeres. "Concretamente, el 10,8% de las féminas y el 8,7% de los varones son dependientes emocionales", recalca. Choca, sin embargo, que sean ellos (64%) quienes más recurren a la Red para buscar pareja, en un porcentaje que casi duplica al de las mujeres (34%), según refleja el estudio elaborado por la compañía Nielsen//NetRatings. Además, el 78% de los amantes internautas son mayores de 21 años y un 66% tiene entre 21 y 49 años. "Curiosamente, el estudio muestra que el 35% de estos visitantes cuenta con hijos de entre 2 y 17 años y un 57% vive en hogares de tres o cuatro miembros", explican los artífices de la investigación.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Miedo a la soledad »



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto