Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Psicología y salud mental

Tipos de contenidos: Salud

^

Miedo a la risa ajena

Haberse sentido ridiculizado de forma repetida durante la infancia o la adolescencia es una de las causas de desarrollo de esta fobia

Imagen: mitarart

Reír mejora la salud. En algunos casos, sin embargo, puede suceder todo lo contrario. Un 2% de la población sufre gelotofobia o miedo a que se rían de ellos. Algunos de los síntomas son: sudoración, inseguridad, timidez, tristeza, mareo, temblores, preocupación excesiva e, incluso, aislamiento social o depresión. Este artículo se describe qué es la gelotofobia o miedo a la risa ajena, cómo se evita el miedo que provoca y por qué se relaciona con vergüenza, inseguridad y complejo de inferioridad.

Gelotofobia proviene del griego gelos (risa) y fobos (miedo). Se sabe poco de este nuevo concepto, que se refiere al miedo a la risa ajena. Se la considera una fobia extraña. Es difícil encontrar literatura acerca del tema, ya que los estudios se iniciaron en 2008. Esta fobia se nombró por primera vez en España en el simposio sobre "Humor y Risa: Teoría, Investigación y Aplicaciones", en la IX Escuela Internacional de Verano celebrada en la Universidad de Granada en 2008.

El problema de las personas afectadas de gelotofobia empieza cuando oyen a alguien reír. Asocian esta reacción con hacer el ridículo y la consideran un ataque a su persona. Esta sensación afecta al 2% de la población, sobre todo, a personas jóvenes. Los principales efectos son: miedo social, inseguridad, timidez, tristeza y vergüenza. Incluso pueden darse algunos síntomas psicosomáticos como rubor, mareo, temblores, problemas del habla o pérdida del conocimiento.

Cómo se evita el miedo a la risa ajena

Quienes tienen gelotofobia pueden sufrir distintos grados de ansiedad, por lo que evitan determinadas situaciones y su vida social se puede ver perjudicada.

El afectado evita determinadas situaciones que alteran su vida social

Un estudio publicado en fechas recientes en la revista Humor se planteó encontrar un modo válido de evaluar el miedo a la risa ajena en diferentes culturas. La investigación, respaldada por profesionales de 73 países coordinados por la Universidad de Zurich (Suiza), dio con una solución.

Los autores del sondeo proporcionaron a 93 científicos un cuestionario (traducido a 42 idiomas) para conseguir una muestra de 22.610 personas. Con esta consulta se averiguó quiénes sufrían gelotofobia y la magnitud de las diferencias culturales, claves en cualquier tratamiento psicológico. El análisis se centró en descubrir el modo de evitar este miedo y se clasificaron a las personas en dos grupos: quienes ocultan a los demás la falta de confianza en sí mismos o creen que son graciosos de manera involuntaria (reacciones de inseguridad) y quienes evitan situaciones que provocaron con anterioridad que se rieran de ellos.

Aunque este fenómeno se repite en todas las culturas, el estudio destaca ciertas diferencias. Los habitantes de Camboya y Turkmenistán experimentan, en su mayoría, reacciones de inseguridad. Por otro lado, en Irak, Egipto y Jordania se evitan situaciones en las que antes se sufrió por risa ajena. En España se tiende hacia el polo de la inseguridad, Finlandia es el país donde menos personas sufren esta fobia y el 80% de los encuestados en Tailandia confirmaron alguno de los síntomas.

Gelotofobia: vergüenza, inseguridad y complejo de inferioridad

Algunos niños que son objeto de mofa o ridículo de forma constante desarrollan un comportamiento defensivo y tímido

La gelotofobia se considera un fenómeno específico de la vergüenza. La causa general del miedo a la risa ajena es haber sufrido repetidas vivencias traumáticas, relacionado con la sensación de "haber hecho el ridículo" o "haber sido ridiculizado" durante la infancia o la adolescencia. Estas vivencias son más habituales durante el proceso de la formación de identidad.

Por este motivo, y porque la fobia se debe sobre todo a momentos vividos durante la infancia, es importante que los progenitores se fijen en algunos comportamientos. En el caso de los errores infantiles, estos no deben castigarse, por norma, a través de una humillación. Privarles de atención, cariño o burlarse de ellos de modo sarcástico puede llevar a sentimientos de vergüenza e inferioridad. El sarcasmo es un medio poderoso para castigar o controlar el comportamiento, pero algunos niños que son objeto de mofa o ridículo de forma constante desarrollan un comportamiento defensivo y tímido.

Una familia demasiado cerrada también puede dificultar la socialización de los hijos con grupos de amigos. Si la integración en estos grupos no se hace de forma natural y libre, se generarán situaciones difíciles durante el proceso de adaptación. Estas dificultades se reflejan con momentos de estrés que se manifiestan en forma de torpeza, tensión y comportamiento ridículo.

Objeto de la risa

Una de las principales formas de cohesión en grupos de jóvenes es la risa. En esta edad, "lo diferente" da miedo, ya sea por ignorancia o por desconocimiento. El adolescente considerado "raro" es quien no sigue las normas del grupo o las características de unión, como las diferentes preferencias de música o vestir de un modo diferente al resto. Estos contrastes provocan la impresión de ridiculez en los miembros del grupo que conocen y siguen estas normas. La agradable sensación de satisfacción que produce la pertenencia a la mayoría se exterioriza mediante la risa contra quien no las sigue.

En situaciones extremas, cuando estas actitudes tienden a ser agresivas, intencionadas y repetitivas, culminan en el acoso escolar (bullying). La intimidación hace sentir a la víctima dolor, angustia, miedo e, incluso, puede tener consecuencias devastadoras, como quitarse la vida.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en