Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Solidaridad


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Economía solidaria

Tipos de contenidos: Solidaridad

Haces compras por la Red?
Λ

Inserción laboral de las personas con discapacidad

Los miedos y prejuicios de numerosas empresas frenan el acceso al empleo de quienes padecen alguna minusvalía

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA
  • Fecha de publicación: 13 de agosto de 2008
Imagen: Omer Ziv

Numerosos estudios confirman lo que las personas con discapacidad llevan tiempo reclamando: hay que hacer un esfuerzo por mejorar el acceso al empleo de este grupo. Por un lado, pocas empresas se muestran favorables a contar en su plantilla con personas que presentan alguna minusvalía. Por otro, los propios afectados tienen miedo a enviar su currículo porque no se sienten preparados para el puesto. Como resultado: ni siquiera el 10% de las empresas que deberían cumplir la Ley de Integración Social de Minusválidos (LISMI) la cumplen.

Situación actual

La mitad de las empresas españolas (50,4%) no se ha planteado nunca contratar a personas con discapacidad. De hecho, consideran que este grupo conlleva "problemas" dentro de la compañía y su rendimiento es "diferente" al del resto de trabajadores. Ésta es una de las principales conclusiones del I Informe Equipara del Observatorio para la inserción laboral de personas con discapacidad, presentado por la Fundación Equipara. Para llegar a estos resultados, el estudio ha contado con la colaboración de 1.319 empresas de recursos humanos o contratación de personal, seleccionadas entre un universo de 35.113. Entre otros, los requisitos que debían cumplir las compañías seleccionadas eran: contar con 50 empleados o más y conocer la Ley de Integración Social de Minusválidos (LISMI), así como los procedimientos que se deben seguir para cumplirla. El dato, por lo tanto, es llamativo, puesto que la LISMI exige que todas las empresas con más de 50 empleados reserven el 2% de su plantilla a personas con algún tipo de discapacidad.

Los prejuicios disminuyen en aquellas empresas que han contado en su plantilla con personas con discapacidad

No hay duda. La discapacidad supone hoy en día un freno a la contratación laboral. Encontrar un empleo es complicado, pero para 3.528.221 personas lo es más. Todas ellas, según la Encuesta sobre Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud del Instituto Nacional de Estadística (INE), padecen alguna discapacidad o tienen limitaciones "que han causado o pueden llegar a causar discapacidades". Lo que es lo mismo: todas ellas son víctimas de unos prejuicios instalados aún en sectores importantes, si bien, reconoce el informe, disminuyen en aquellas empresas que han contado en su plantilla con personas con discapacidad.

Los datos son similares a los recogidos en el "Estudio de situación actual del entorno empresarial respecto a la inserción laboral de las personas con discapacidad. Conceptos, percepciones y actitudes". Editada por la Fundación ONCE y la Fundación Manpower, la investigación está realizada a partir de 1.500 encuestas a directivos de empresas. Entre sus conclusiones, confirma que las "barreras psicosociales" de empresarios y directivos son "el principal escollo con el que se encuentran las personas con discapacidad para conseguir su inserción laboral". Sus prejuicios más frecuentes son que estas personas "no pueden ocupar cargos de relevancia, ni trabajar de cara al público, ni ostentar puestos que requieran esfuerzo físico". No obstante, en la misma línea que el estudio anterior, asegura que los prejuicios desaparecen cuando las personas con discapacidad pasan a formar parte de la plantilla. De hecho, la mayoría de las empresas que tuvieron empleados con discapacidad afirmó que repetiría la experiencia.

Sin embargo, el desconocimiento tiene otras consecuencias. Las empresas no sólo ignoran la valía de las personas con discapacidad, sino que tampoco son conscientes de las ventajas e incentivos fiscales que podrían obtener si contrataran a estos trabajadores. La normativa concede subvenciones y ayudas a las empresas que apuestan por la eliminación de barreras o contratos a tiempo completo, entre otras cosas.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto